¿Cuál es el camino a recorrer para que la utilización de recursos educativos abiertos sea una realidad?

Imagen de Isabel González Pérez
Preguntado por Isabel González Pérez |  Hace 3 años respuestas 384

A lo largo de los cursos sobre "Recursos educativos abiertos en la enseñanza" hemos accedido a recursos abiertos y a su proceso de creación, pero a través de este debate queremos valorar cuál es la posibilidad real de utilización de recursos educativos abiertos en clase, o fuera de ella, complementando o sustituyendo al libro de texto convencional o, incluso, qué papel juegan en el cambio metodológico. En una actividad del curso se han citado las posibilidades del aprendizaje móvil (Mobile learning ) o de la clase invertida (Flipped classroom ) como nuevas posibilidades/realidades educativas en las que los recursos educativos abiertos son un elemento a considerar. Pero, ¿estamos preparados para ello?. ¿De dónde partimos y qué recorrido habría que hacer para utilizar recursos educativos abiertos y que sean un verdadero vehículo para potenciar el aprendizaje de los alumnos de los distintos niveles?. El debate queda abierto.

Algunos aspectos a considerar:

Necesidad de equipos. Tipos de equipos, propiedad (centro o alumno), coste.
Qué papel juegan los recursos educativos abiertos en el cambio metodológico. Metodologías pasivas vs activas.
¿Son las tabletas y móviles los soportes que sustituirán a los libros de texto?. ¿Pueden convivir?
Autoría de los recursos: administración, empresas, profesores o incluso alumnos.
Cambiamos el ritmo de las clases.
http://www.theflippedclassroom.es/ . ¿Estudian en casa y dedicamos la clase a otra cosa?
La conexión en los centros.
Formación y motivación de los profesores.
¿Se puede hacer un cambio de este tipo individualmente o debe ser un proyecto común del centro?

 

Comentarios

Imagen de Antonio Liaño Ruiz

Publico mi portafolio :
Letra del grupo: B
Nombre: Antonio Liaño Ruiz
Objetivo del portafolio: Tiene un sentido de iniciación a la trigonometría partiendo de los conocimientos geométricos que poseen y a partir de datos históricos ir introduciéndoles en este mundo para que vean y se den cuenta de todas las posibilidades que tiene este campo de las matemáticas.

Enlace del portafolio: http://antonioliano.blogspot.com/

Imagen de Janete MCSilva

Hola a todos
El tema me ha parecido muy interesante y quisiera participar en él añadiendo algunos comentarios más. Si volvemos en el tiempo todas los inventos tecnológicos que aparecieron en su época fueron motivo de sospecha, miedo e incluso rechazo. Muchas personas en aquél entonces pensaban que tales creaciones eran iventos diabólicos y que deberían ser destruidos, quemados u olvidados. La propia historia demarca uno de estos eventos en Alemania en 1933, con la quema de libros en algunas plazas públicas de ese país. Fuente Wikipedia. Así que no deberíamos extrañar la resistencia de algunos docentes con respecto al uso de las nuevas tecnologías y de su efectividad en clase, ya sea de español u otra asignatura. La posibilidad de utilización de los recursos abiertos es inmensurable, y estoy de acuerdo que tanto dentro o fuera del aula dichos recursos podrían ser muy útiles. Sin embargo la cuestión es que muchos de nosotros no estamos preparados para esto y a veces siquiera nos proponemos a prepararnos. Si por un lado los gobiernos ofrecen los materiales, por otro no ofrecen preparaciones adecuadas para que se usen esas herramientas en clases. Para poneros un ejemplo, en Brasil varias escuelas públicas han recibido miles de computadoras, tabletas, se han creado laboratorios informáticos con varios programas educativos, juegos, libros digitales, pero el profesor simple sincellalmente se rehusa a manejar tales herramientas y crea miles de disculpas para la falta de conocimiento o miedo a que esas tecnologías lo puedan sustituir en un futuro muy próximo. Los recursos educativos abiertos están por ahí en Internet a disposición de cualquier persona que los quiera utilizar, pero la cuestión es cómo hacerlos efectivos en nuestras clases. Dejar que los alumnos se queden delante de la computadora jugando o entrando y saliendo de Facebook, o Twuiteando sin que esto sea algo creado y programado por el profesor no es un uso educativo ni adecuado de las TICs. Desgraciadamente también he presenciado situaciones en las que algunos profesores proponían el visionado de un cortometraje/película para sus alumnos como una excusa para dejarlos solos, mientras ellos salían para conversar, tomar un cafelito o fumar en los pasillos de las instituciones. Para terminar quisiera decir que para que se usen adecuadamente los recursos abiertos, primero se hace necesario una revolución interna en los docentes, necesitamos esa visión de estadios por el que todos pasamos, sorpresa, miedo y rechazo y de estos sentimientos a la curiosidad, estudio y manejo y uso adecuado de esas herramientas. Según Fernando J. Mortera Gutiérrez “El movimiento de los REA (Recursos Educativos Abiertos) es parte de una cultura global en pro del aprendizaje. Una Cultura del aprendizaje tiene como fin preparar a la gente en cómo manejarse en un mundo basado en el conocimiento que rápidamente cambia y evoluciona. Este mundo demanda creatividad, innovación, y productividad” (Atkins, et al., 2007).

Saludos a todos.
JMCS

Imagen de Vanesa Vergara

Hola! les escribo desde Ecuador y quiero contarles que desde el Ministerio de Educación se está promoviendo la inclusión de la tecnología en el aula empezando por los docentes (entregándoles computadores personales a un proyecto piloto) y tabletas (también en proyecto piloto). Adicionalmente he participado en la implementación de la clase inversa (o invertida) en donde parecía que no funcionaría el modelo siendo una institución pública, con aproximadamente 40 estudiantes por aula, y otros aspectos que marcaban una brecha entre lo ideal y lo real. Los resultados han sido muy buenos. El rol de los docentes y autoridades fue fundamental, encontrar aquellos líderes que puedan mover el barco hacia donde estaba el objetivo, fue un factor clave. También integramos a la comunidad educativa (padres/madres de familia o representantes legales, personal del DECE -Departamente de Consejería Estudiantil), el asunto es que sin la predisposición de todos promovió el éxito. Es mucho más fácil hacerlo en instituciones privadas.. en lo público fue tenaz pero lo hemos hecho!!

Imagen de Leo Jani

Great question! Very informative and thanks for sharing the knowledge
http://fcsreviews.com/spyhunter-antispyware-software-review/

Poco a poco. En Extremadura se invirtieron muchos recursos económicos (un ordenador para cada dos alumnos, desarrollo del linex,...)  antes de que estuviéramos preparados para ello (por ejemplo, en algún centro no había suficiente potencia eléctrica para encender los equipos). Ahora, en muchas clases se han quitado los ordenadores de los alumnos, dejando en las mesas los huecos donde iban antes los monitores, mesas que se construyeron específicamente con dichos huecos. Y los citados ordenadores apenas si se usaron. Después se ha apostado por los portátiles, sin que, al menos que yo sepa, se haya sistematizado un aprovechamiento correcto (http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/extremadura/todos-institu...). Tampoco sé si se han generalizado a toda la ESO. Las pizarras digitales sí están ayudando a los profesores que se preocupan por usarlas, aunque unos les sacan más provecho que otros.

Después de lo conocido en mi tierra, mi opinión sobre estos asuntos se resume en el principio que se hizo famoso cuando cambiamos al uso del euro: "no prohibición, no obligación". Creo que debe dejarse la iniciativa en manos de los profesores (individualmente si es preciso, pero mejor en grupo), con una correcta coordinación de los equipos directivos, y un apoyo de infraestructuras sostenible desde la administración, minimizando el riesgo de desaprovechar los recursos.

Si yo, como profesor, decido dedicar una parte de mi tiempo libre a preparar material usando las TIC's (no obligación), sería bueno que pudiera usar dicho material en mi trabajo porque dispongo de un ordenador con pizarra electrónica y una conexión a internet (no prohibición). 

Pero si me obligan antes de que sepa usar las nuevas tecnologías (como se pretendió cuando se llenaron los institutos de ordenadores, con sus mesas y sus cableados, qué buenos pelotazos) o me prohiben tener pizarras digitales (para el bachillerato no hay, solo para la ESO en Extremadura), malamente vamos.

No caigamos ahora en el error de obligar a todos, profesores y alumnos, a usar estas nuevas herramientas o de prohibirlas. Esperemos a que se vean sus ventajas, divulgando casos de éxito y poniendo lo necesario para poder imitarlos, pero no de golpe, sino poco a poco.

Es bien sabido que las nuevas tecnologías son un gran avance del cual el sector educativo, entre otros sectores, puede beneficiarse. Pero hay varios “obstáculos” que los docentes debemos sortear para que la implementación de estas tecnologías sean de forma efectiva, eficaz y sobre todo productiva, que se alcancen los objetivos de aprendizaje que pretendemos en nuestros alumnos y nuestras aulas.

El uso de las nuevas tecnologías en el proceso de enseñanza-aprendizaje tanto en nuestras aulas como fuera de ellas puede ser muy variado: desde el uso de una pizarra digital en clase hasta el uso del mobile learning o la técnica de la clase invertida.

La posibilidad del uso de una herramienta u otra dependerá mayormente del contexto socio-económico que nos encontremos. Con esto quiero decir que, por ejemplo, no es viable usar las nuevas tecnologías donde no tenemos herramientas para ello o tampoco podríamos utilizar el método de mobile learning para que los alumnos se bajaran aplicaciones educativas en sus móviles si el contexto socioeconómico donde nos encontramos y se encuentra el centro escolar donde trabajamos es un área de bajos recursos en los que no es seguro que todos los niños tengan alcance a estas nuevas tecnologías como móviles o tabletas en casa.

Otro impedimento sería la escasez de estos recursos en el propio centro. No todos los centros disponen de las herramientas necesarias para el uso de las nuevas tecnologías aunque sí están en camino a ello.

Por otro lado, según mi opinión, la inclusión de recursos educativos abiertos en las aulas y el uso de nuevos avances tecnológicos como el mobile learning y la técnica de flipped classroom son un gran avance para la enseñanza y se debería hacer todo lo posible para que esta innovadora metodología se pudiera implantar en las aulas y pudiera convivir con los métodos didácticos tradicionales (aunque siempre mirando hacia el horizonte, hacia un futuro más innovador y reciclándonos como profesores y actualizando y ampliando nuestros conocimientos en la enseñanza de la que seamos especialistas). Yo creo que los soportes tecnológicos pueden convivir perfectamente con los libros de texto; es más, creo que el camino que debería seguir nuestros métodos didácticos debería ser el de usar el libro de texto como apoyo y no como herramienta principal de aprendizaje para nuestros alumnos. Nuestras clases deberían ser más interactivas y, por ese motivo, las nuevas tecnologías debería jugar un aspecto de relevante importancia en nuestras aulas.

Con respecto a las autorías de los recursos, desde mi punto de vista, las autorías deberían ser reconocidas ya que es un arduo trabajo tanto crear materiales como editarlos y mejorarlos o ampliarlos. Sin embargo, no estoy de acuerdo a la forma de autoría en la que se prohíbe usar recursos elaborados por otros o parte de estos. En mi opinión, todo lo que se creen para y por la educación debería ser libre de uso.

Por otra parte, los profesores deberían ser formados en los métodos de enseñanza donde se utilicen las nuevas tecnologías y esta formación debería ser propulsada desde las instituciones centrales dándoles prioridad ante otros aspectos ya que los profesores somos el vehículo de transmisión de conocimientos y debería ser obligatorio estar bien formados para ello.

Por último, con respecto a si el cambio se debe hacer individualmente o debe ser un proyecto común del centro, en mi opinión, debería ser un proyecto común ya que tenemos que trabajar en conjunto buscando la homogeneidad y la coordinación entre compañeros/as.

Como conclusión, tras este análisis sobre las nuevas tecnologías y su implantación en nuestro sistema educativo, creo y apoyo firmemente en esta implantación pero es un proyecto que debe o tiene que implementarse poco a poco y sorteando obstáculos que nos vamos a encontrar por el camino.

Hola, en mi opinión no usamos en clase tantos REA como deberíamos, pero son muchos los problemas que se presentan en los centros con relación a internet o quizá estamos obsesionados con cumplir la programación y creemos que el uso de este tipo de recursos ralentiza aún más su cumplimiento.

Por otro lado, creo que el uso de dispositivos móviles en el aula, a día de hoy, no es buena idea. Aunque es cierto que quizá deberíamos ir introduciéndolo poco a poco y de manera que los alumnos tomen conciencia del buen uso que podríamos hacer de ellos en clase.

Los centros educativos, al menos el mío, no  están preparados para atender a todos los alumnos, para que éstos usen un pc y/o internet a mismos tiempo,  con lo que el trabajo del alumno en casa sería fundamental. No se hasta qué punto los alumnos y las familias podrían abordarlo.

Pero lo cierto es que podríamos usar REAs en clase y estas metodológias en clase, al menos de forma puntual, para motivar a los alumnos adaptándonos a los tiempos.

 

Hola compañeros y compañeras, me parece muy interesante este tipo de actividades y su aplicacion en el aula, creo que son mas cercanas a nuestro alumnado y su forma de entender la vida cotidinana en la actualidad, donde el aprendizaje esta unido a la tecnologia digital. De este modo, los docentes no podemos quedarnos rezagados en este ambito y empezar a aplicar dichas metodologías. El problema, en mi opinion, es que muchas veces los centros educativos no tienen los recursos suficientes para llevar a cabo este tipo de actividades y menos aun en la actualidad con los recortes y la situacion económica que viven muchas familias, ademas este tipo de tecnicas o metodologias precisan una formacion mas profunda y exhaustiva.

Hola compañeras y compañeros. Llevo utilizando libros electrónicos de licencia libre (los que el ministerio ofrece para la educación secundaria a distancia) desde hace tres años, en las asignaturas de geografía de 3º, historía de 4º y ética de 4º, como alternativa a los libros de texto de editoriales que (en mi Comunidad Autónoma) llevan 7 y 6 años en uso (imaginaros como están algunos por el sistema de gratuidad o préstamo de los libros de texto), si bien estos últimos siguen estando disponibles para que el alumnado tenga distintas fuentes para elaborar sus propios apuntes, como base para actividades, etc.

Mi experiencia con este tipo de recursos me va indicando determinadas cosas:

- Los recursos tecnológicos y las infraestructuras de redes de telecomunicaciones, dentro del centro y exteriores, se colapsarían si el grupo estuviera en su totalidad conectado a la red para trabajar online.

. Algunos participantes no se aclarán con el uso de la versión electrónica, bien porque en su casa falla o es muy lenta la conexión, bien porque les cuesta ver la información de los diferentes enlaces y opciones que ofrece el libro (aunque tengan la versión descargada)

- El conjunto del alumnado termina imprimiéndose las unidades, de manera que, en lugar de un texto gratuito, tienen un texto más económico pero en formato tradicional (y los libros de centro prestados, imaginaros que peso por duplicado en la mochila)

- Mi centro prohíbe el uso ( y la tenencia) de dispósitivos móviles en el recinto, la ley de protección de la infancia y juventud, también prohibe su uso (como he explicado en la nota que he compartido en la comunidad de recursos para las CC Sociales) la Comunidad Autónoma, si bien establece pa posibilidad de execciones didácticas.

 Ojo, y a pesar de todo esto, yo estoy razonablemente satisfecho por los resultados de aprendizaje y por la retroalimentación recibida del alumnado que posteriormente cursa el bachillerato y que agradece esa manera más "informática " de trabajar

En conclusión, es la senda del futuro, que vamos recorriendo con velocidad demasiado lenta en la actualidad, por todos los condicionantes técnicos y, tambien, por la escasa preparación que tenemos, los docentes, en estas tecnologías

Un saludo desde Albacete, España 

La conversión a DescartesJS de los libros digitales de EDAD están eliminando los problemas que había con Java.  De hecho ahora funcionan desde cualquier dispositivo, incluso tablets y smartphones:

http://proyectodescartes.org/EDAD/

¿Qué problemas tienen los alumnos en casa?  Supongo que en clase sí estáis usando ordenadores, ¿no?

Desde luego, nos encontramos en un momento de cambio desde el punto de vista de la educación. Los dispositivos móviles resultan un elemento altamente motivador, y pensando que es el "futuro" debe ser ya una realidad dentro de las aulas, si bien es cierto que suponen una gran inversión y que se deben manejar con cautela y por supuesto un proyecto común de cada centro

Imagen de Raúl Merino Benito

Hola

Hoy en día, las nuevas tecnologías están muy presentes en la vida. Y eso hace que se observe en nuestras aulas a través de los distintos medios utilizados como pizarras digitales, proyectores y también a través de los nuevos medios de comunicación como el correo electrónico, las redes sociales. 

Este tipo de recursos educativos cada vez se están implantando más en los centros educativos, aunque todavía se nota que debe haber un proceso de adaptación y cambio a la utilización de recursos educativos abiertos, porque el proceso tradicional de la enseñanza con el libro de texto y los apuntes sigue siendo el recurso más utilizado.

Las tabletas y móviles, a corto plazo pienso que no pueden sustituir la enseñanza tradicional, pero que van teniendo mayor peso en nuestra sociedad y que eso se trasladará a las aulas en un futuro, es posible que sea así. Para ello, toda la comunidad educativa, debe ponerse de acuerdo en que sea posible, aunque se requerirán muchos recursos económicos, que actualmente no son posibles.

El uso de móviles es cada vez mayor, pero el uso de móviles en las aulas, pienso que es difícil que llegue a implantarse, porque en la mayor parte de los centros está prohibido, su utilización.

El término Flipped classroom, puede ser que sea posible que se realice en las aulas, aunque no en todas las horas de la asignatura. Resultaría novedoso como un nuevo método de enseñanza. Eso haría que el alumno fuese más autónomo en su trabajo y más independiente, ganando en responsabilidades. 

A mi entender, estaría muy bien que fuera introduciendose en las aulas para ver que resultados se obtendrían.

Resumiendo: estos cambios en la enseñanza deben ser, un proyecto común del centro, donde toda la comunidad educativa sea consciente de ello y participe en ello activamente, porque debe ser un compromiso de todos. Creo que individualmente no se verían los mismos resultados.

 

Imagen de Graciela Bugnot

¡Buenos días!

Yo vivo en Argentina y trabajo en Primaria de dos Colegios de una clase social media. Pensando en Mobile learning, estamos justo en la situación intermedia. Los colegios de menores recursos, dependientes el Estado, recibieron notebooks para cada alumno y docente. Los colegios de altos recursos manejan ya pizarras digitales y tablets personales hace unos años. El tema es, ¿cómo nos equipamos nosotros? Hace rato contamos con la sala de Informática, pero como materia especial. En los últimos años nos fuimos equipando, pero todavía nos falta. Muchos de nuestros alumnos tienen su tablet propia en el hogar, deberá el centro contar con tablets suficientes para que todos puedan trabajar cómodamente.

Los recursos abiertos, en un primer momento, serán experiencias puntuales que complementen al libro en uso. Los docentes están abiertos a trababar en entornos virtuales, hemos hecho experiencias usando redes sociales, compartiendo trabajos inclusive con colegios de Uruguay.

En cada experiencia que realizamos vimos cómo nuestros alumnos trabajaban con entusiasmo e iban más allá de lo propuesto por el docente. Eso motiva al docente a pensr en nuevas propuestas. Los recursos abiertos son una oportunidad fantástica para pensar en experiencias que vayan más allá del aula. 

Creo que el cambio tiene que ser un proyecto común del centro. Porque se necesita la planificación y coordinación del mismo para que todos trabajemos juntos y conectados; y no "pisándonos mutuamente". Además se necesita el compromiso del centro a invertir en tecnología, en horas docentes de trabajo, en personal de mantenimiento, en apoyo con los padres del alumnado.

Por todo lo dicho, creo que estamos en camino. El camino ess largo, tenemos mucho por recorrer, pero nos entusiasma la tarea. 

La utilización de dispositivos móviles en clase creo que puede ser un recurso motivador y práctico. Yo siempre he renegado del libro de texto, pues te ciñe a lo que un equipo educativo ha preparado sin tener en cuenta, muchas veces las caractrísticas de los alumnos que tenemos.

Para mí sería ideal trabajar con unos apuntes bien confeccionados que tengan enlaces a sitios a través de los dispositivos móviles. A esta práctica le dedicaría una tercera o cuarta parte de la clase. Es cierto que internet tiene la ventaja de la inmediatez y la accesibilidad a cualquier sitio, y que te prepara para el ciberespacio. Pero también tiene sus inconvenientes:

- ¿Están preparados los centros para ese volumen de acceso a internet? Los centros deberían tener capacidad suficiente para el acceso de cientos de alumnos.

- ¿Cómo controlar que los alumnos están trabajando o están chateando a través de las redes sociales? Para ello las aulas no deberían sobrepasar el número de 15 alumnos, para poder atenderlos en su navegación.

- ¿Podrían tener todos los alumnos estos dispositivos o se acentuaría una vez más la división entre ricos y pobres? En este caso el centro debería disponer de recursos para aquellos alumnos que no tuvieran dispositivos móviles.

Bueno, estas son las dudas que me surjen, aunque la idea me gusta y la comparto.

El uso de recursos educativos abiertos y la aplicación de nuevas metodologías que se apoye en el uso de los recursos tecnológicos es, a mi parecer, el futuro de la educación, pero aún nos queda mucho camino por recorrer.

Además de la formación necesaria por parte del profesorado, es inevitable tratar el aspecto de los recursos tecnológicos. No en todos los centros se dispone de un ordenador, tablet, móvil... para cada alumno (y ni siquiera para cada dos). Este aspecto podríamos salvarlo en el aula haciendo que el alumnado trabaje en grandes grupos o apoyándonos únicamente en la pizarra digital, pero tampoco la red de Internet está siempre de nuestra parte. A esto he de añadir que aún hay estudiantes que no tienen disponibilidad de ordenador, tablet, móvil... ni de conexión a Internet en casa.

Por tanto, en mi opinión, la falta de recursos es uno de los principales obtáculos para que los REA sean una realidad en el aula.

Por cierto, olvidé decir que tengo un ebook Kindle Dx, con una pantalla de casi 10 pulgadas para poder leer cómodamente.

Sé que son un poco caros (más de 200 E) pero las ventajas son muchas. Los Pdf se leen muchas veces a tamaño natural, se pueden ver mapas, gráficos, etc como en un tablet.

Sorprendentemente Kindle Amazon ha dejado de fabricarlos por las escasas ventas que han tenido.

Su idea era que fuesen una alternativa a los tablets para leer el periódico y similares.  Parece ser que no ha sido así. Yo puedo decir que es una de las compras que me ha dejado más satisfecho.

El ebook de 6 pulgadas está bien para llevarlo en el metro y similares, pero las 10 pulgadas son fantásticas.

NECESITAMOS TINTA ELECTRÓNICA DE COLOR para nuestros dispositivos

Leer, leer, leer.

Cualquier profesor sabe que ésto es lo más importante en las asignaturas de humanidades.

Nos enfrentamos a un 1º problema: el dispositivo en sí. Necesitamos aparatos que no dañen nuestra salud (nuestra vista y nuestra postura).

Para hacer este escrito, me ha bajado 100 páginas de comentarios a word, los he pasado a Pdf y de ahí a mi ebook. La información está ahí, pero no puedo pasarme 2 horas leyendo un dispositivo lumínico. Y menos hacer eso todos los días. Mis ojos valen una fortuna.Con mi dispositivo de tinta electrónica he leído los comentarios de decenas de compañeros cómodamente en mi sofá y sin fatigar mi vista.

Estoy seguro que muchas veces no lemos todo lo que quisiéramos por no estar cómodamente sentados o por no fatigar la vista.

Cuando veo que un escrito determinado me interesa y es un poco largo (más de 1 página, más o menos) me lo paso al ebook.

Mis lecturas han cambiado. Ahora leo Wikipedia y diferentes escritos que obtengo de la Red. Ya me di cuenta hace tiempo de que me iba a pasar horas y horas leyendo información maravillosa que había "al alcance de la tecla".

Nuestros alumnos van a hacer montones de ejercicios motivadores que iremos inventando los profesores poco a poco ( o mejor dicho en muy pocos años) pero también tienen que leer. Hay millones de páginas que van a leer en su vida. Es necesario generalizar el uso de los Ebooks para la lectura de las materias de estudio.

En mi IES ya hay tablets por todos lados y he escuchado quejas de profesores : " estoy harto de que mis alumnos se pasen el día frente a la pantalla" (aparte los problemas técnicos).

Muy resumidamente, lo que se hace es lo siguiente. Se lleva la tablet a clase y se compran los libros de texto para poder estudiar en casa. Para leer. Es lógico.

Necesitamos dispositivos de TINTA ELECTRÓNICA DE COLOR ya   para poder pasarnos horas frente a las pantallas sin miedo a estar quemándonos las pupilas. No vale con poner baja la luz, como te suelen contar. La tinta de color garantiza el acceso a contenidos atractivos, no sólo a textos en blanco y negro.

Otro asunto

El uso de los AUDIO LIBROS  me parece también de la máxima importancia y  eficacia. Leer es hablar con las personas más inteligentes, y escuchar lo que dicen es algo muy parecido. Ni que decir tiene que la información grabada en el teléfono se puede escuchar en cualquier parte y en cualquier lugar. Todo son ventajas, y he encontrado poco material al respecto, para el que creo que debería haber, frente a lo visual, que ocupa la mayor parte del espacio.

Otro asunto

No estoy de acuerdo con quien opina que "no está alcance de todos" refiriédose a conexiones, aparatos, tarifas y demás. Hoy quizá haya algún problema, pero está claro que hace 10 años no había nada, y hoy tenemos mucho. En 10 años habrá muchísimo, y en un poco más de tiempo este debate no existirá. Las facilidades serán todas.

El problema es el de aparcar el libro de texto y el sistema tradicional, el cambio de los materiales y cómo afectan a la enseñanza, no en los medios.Nadie va a quedar fuera. Las compañías y fabricantes se encargan de que toda la tecnología se convierta en un producto de uso cotidiano, habitual, no elitista.

Un saludo

¡Un nuevo método de enseñar, Flipped Classroom, una nueva forma de incentivar! Hasta aquí todo perfecto, pero… ¿Estamos preparados profesores y alumnos?
Supongo que como en todo, depende. En relación a los alumnos nos pasará que para aquellos que  necesitan poca motivación, ya que la llevan de serie, todo es interesante y un nuevo aliciente de aprendizaje es positivo y más si hace referencia y tiene en cuenta las nuevas tecnologías.
La tecnología está presente en sus vidas actualmente y es necesaria para su futuro más inmediato.
En cuanto al profesorado pasa como en todo: se nos exige conocimientos tecnológicos que algunos no tenemos y para ello, nos formamos; necesitamos tiempo del cual no disponemos, y debido a eso, utilizamos tiempo libre propio. Necesitamos recursos técnicos, ordenadores operativos, conexiones rápidas, mantenimiento en condiciones al día…y esto muchas veces no es posible. Nos desesperamos, desistimos y volvemos a lo más conocido y utilizado: el libro.
Pero demonizar el libro de texto es un error, es un recurso muy utilizado y con un alto porcentaje positivo de logro educativo . El libro ha evolucionado muchísimo, no queda tan lejos cuando los libros eran letras y más letras en blanco y negro, no había cambios de colore sque les ayudara a memorizar, no había casi gráficos, ni imágenes. Hoy en día, los libros han mejorado ostensiblemente, son más didácticos y visualmente, más atractivos.
Pero todo esto debe hacernos ver lo que realmente importa, las nuevas metodologías que emplean las nuevas tecnologías ayudan al aprendizaje del alumnado, ofrecen inmediatez, diversidad y portabilidad; y nosotros, los docentes, estamos para eso. Nuestra inversión son ellos y sus logros nuestros logros. Hay que innovar,  o al menos intentarlo. Ahora nos formamos, innovamos con  las clases invertidas y mañana aparecerán otros nuevos métodos pero nosotros ahí estaremos  dedicando nuestro esfuerzo y tiempo.
 

Dejando a un lado la enorme dependencia tecnológica que supone el Mobile Learning, que no sólo supone complicaciones por las diferentes realidades socio-económicas en las que viven nuestros alumnos, sino también por los bajos presupuestos económicos con los que trabajan nuestras escuelas y por el hecho de que estamos prácticamente a la cola de Europa en aspectos tecnológicos como el ancho de banda o el precio de Internet. Es decir, partiendo de la base de que las carencias técnicas que tenemos para el desempeño de nuestra profesión cuando entran en juego las nuevas tecnologías son notables, creo que deberíamos centrarnos más en aspectos de fondo, sobre si nuestra educación es realmente interesante o útil para nuestros jóvenes, o si es capaz de adaptarse a este tipo de innovaciones, o si invertimos lo suficiente en formación del profesorado como para exigir este tipo de innovaciones a claustros que por regla general son bastante estáticos en cuanto a la movilidad de los profesores.

En mi humilde opinión, para explicar los altos índices de fracaso escolar que suceden en nuestro país actualmente, debemos partir de la base de que existe un grave anacronismo entre los contenidos y metodologías con los que interactuamos con los alumnos en el aula, y sus intereses e inquietudes en la actualidad.

Pese a que existen capacidades que deben desarrollar y que están muy enraizadas en la forma tradicional de educar, como la memoria, por ejemplo, es cierto que son una generación que tiene el acceso a toda la información de forma inmediata, barata e instantánea, con lo que posiblemente debiéramos formar más otros aspectos como el espíritu crítico o la capacidad de búsqueda de información y de discernimiento entre lo que es válido y útil y lo que no lo es. En teoría, la educación debe ser entendida como una formación que no sólo cimente su personalidad y sus conocimientos en la vida adulta, sino también como una preparación para su vida futura, y lo cierto es que, lo admitamos o no, no tenemos actualmente ninguna certeza de cómo será ese mundo futuro, con lo que no sólo nuestra tarea se ha convertido en algo realmente complejo, sino que debemos buscar medios y recursos para que lo que enseñamos en las aulas sean recursos versátiles y adaptables que enseñen no sólo contenidos, sino muchas más cosas que les otorguen armas para desenvolverse en todo tipo de situaciones, tanto a nivel humano como a nivel profesional

Buenas noches. Comparto muchas de las reflexiones realizadas en este debate. 

Quisiera apuntar algo sobre  los equipos a utilizar. Si los centros son los propietarios de los equipos, la principal ventaja sería que habría una uniformidad tanto en el hardware como en el software de los mismos. El principal problema es que el paso del tiempo convierte a estos equipos en obsoletos, el mantenimiento de los mismos es caro y la inversión para dotar a todos los centros de equipos muy alta.

Si son los alumnos los propietarios de los equipos, (BYOD) el principal problema vendría con la variedad de equipos, sistemas operativos, mantenimiento de los mismos, saber dar respuesta a cualquier incidencia técnica durante las clases. Los alumnos además deberían traer a clase dispositivos que no son baratos en sus mochilas, solo hay que ver el estado de algunos libros de texto para poder imaginar como acabarían algunos de estos dispositivos.

 

Sobre el mobile learning:

Creo que las verdaderas dificultades están:
- en la disponibilidad de recursos educativos abiertos adecuados, tanto a nuestros objetivos docentes como a las características intrínsecas del medio móvil: cámara (escaneo de códigos QR, realidad aumentada, reconocimento de imágenes, reconocimiento de texto), micrófono, GPS, acelerómetro, bluetooth...).
- en nuestra formación técnica: no es fácil crear recursos abiertos para el aprendizaje móvil.
- en nuestra formación docente: (¿casi?) ninguno hemos participado desde el lado del alumno en este tipo de aprendizajes. No hay un modelo consolidado al que recurrir. Todo consiste en buscar experiencias de otros e intentar reproducirlas con ánimo inquebrantable, improvisando sobre la marcha.
- y en nuestra actitud: todos tememos perder el rol de expertos frente nuestros alumnos y, en este nuevo medio, no lo somos.

Coincido con otros compañeros en que quizá debamos empezar con experiencias puntuales intercaladas en nuestra práctica docente habitual.

Nota. En Castilla-La Mancha, tenemos otra dificultad adicional: la prohibición por ley del uso de teléfonos móviles en las aulas de primaria y secundaria.

 

Imagen de Javier Asturiano

La cuestión central parece que radica en las preguntas "¿estamos preparados para ello?" y "¿De dónde partimos y qué recorrido habría que hacer para utilizar recursos educativos abiertos y que sean un verdadero vehículo para potenciar el aprendizaje de los alumnos de los distintos niveles?".

Contestando a la primera pregunta, en mi opinión, una parte importante del profesorado no está del todo preparado para este cambio, y otra parte es bastante reacia a cambiar su metodología de trabajo. Aunque no pueden realizarse afirmaciones absolutas, seguramente los profesores más tradicionales y que llevan muchos años impartiendo igual sus clases sea a los que más les cueste el cambio. Por otro lado, hay otro sector de profesorado que, por el contrario, son muy receptivos a este tipo de actividades novedosas relacionadas con las TICs y el mundo de internet. Resumiendo, creo que una parte del profesorado (¡pero también del alumnado!) necesita formación al respecto, ya sea de tipo inicial, ya sea como "formación continua".

En cuanto a la segunda cuestión, creo que los REA pueden ser una excelente herramienta de aprendizaje en todos los niveles educativos, y sería interesante empezar introduciéndolos en los primeros niveles para ir acostumbrando a todo el alumnado, y también al profesorado que imparte esos niveles, poco a poco y progresivamente. Tabletas y móviles es posible que acaben sustituyendo a los libros de texto en el futuro (así parecen indicar ciertas políticas educativas de algunas Comunidades Autónomas), pero ello no debería ser solamente por motivos de ahorro económico para las Administraciones, sino por causas de eficiencia y mejora educativa, con un compromiso serio y sincero. En especial los docentes de Humanidades deberíamos fomentar, al mismo tiempo, el uso simultáneo de los libros y documentos en papel, que son perfectamente compatibles, y aún necesarios, para el aprendizaje y la formación integral de la persona. Y de paso, darle un respiro a nuestros ojos de vez en cuando. La convivencia de los dos formatos me parece necesaria y deseable.

Resumiendo, en mi opinión, el "gran cambio" no debe ser brusco sino paulatino, y no solo debe quedarse en lo individual sino realizarse a través del Centro, como proyecto común.

Varias opiniones:

- Se está centrando el debate en el uso de las TIC.  Tengo entendido que para que un recurso educativo sea "abierto" solo es necesario que haya sido publicado con una licencia que permita el acceso gratuito, así como su uso, adaptación y redistribución por otros.

- Bajo esta definición hay muchos profesores que usan desde hace tiempo solo recursos educativos abiertos: materiales creados en el centro o libros con licencia Creative Commons (como EDAD o Textos Marea Verde).  Sí es cierto que las TIC facilitan su difusión.

- ¿Por qué no se usan más?  Porque hacer buenos materiales lleva mucho tiempo.  De hecho muchos REA que circulan dejan bastante que desear.  Por eso se agradecen iniciativas que ayuden a revisar y recomendar los REA que merecen la pena.  Además, los libros de muchas editoriales siguen siendo materiales magníficos que, en mi opinión, son una gran herramienta en manos de un profesor hábil.

- En cuanto a los cambios metodológicos, no tengo claro a qué cambio se refiere exactamente con el aprendizaje "móvil".  En lo que respecta a la clase invertida es darle nombre a algo que se hace desde que yo recuerdo: si la tarea consiste en leer un procedimiento teórico para el día siguiente practicarlo en clase, ya estás "invirtiendo" la clase.  Es verdad que las TIC posibilitan ahora la difusión de vídeos que son útiles para explicar conceptos más complicados.

- Por último, me da la impresión de que este debate plantea un problema con los "recursos educativos abiertos" que no es tal.  Y luego toca demasiados aspectos.  Para mí siempre el problema es de tiempo: demasiados contenidos en el currículo, demasiados alumnos, demasiadas clases...  Ya me gustaría a mí reflexionar más sobre diferentes metodologías, preparar mejor cada curso, acercar el temario a la realidad, atender individualmente a cada alumno...  Mientras tanto,
http://procomun.educalab.es/comunidad/procomun/debate/soy-profesor-y-tra... :-)

Desde mi punto de vista, en el planteamiento del debate se mezclan tres asuntos:

1.- Por una parte se plantea el uso de REA, desde mi punto de vista no debería ofrecer ningún problema para su uso en el aula, después de todo, se trata de un recurso más. No creo que nadie se plantee, cuando usa un libro de texto, que está usando un recurso "cerrado". Por tanto, la posibilidad de su uso depende más del interés que de otros aspectos. Y eso, sin entrar en valorar las presiones que las editoriales puedan ejercer ante la posibilidad de que todo, o gran parte del material, circule gratuitamente por la red (me recuerda "los miedos" del prensa escrita cuando empezó a desarrollarse la prensa digital).

2.- Respecto al "mobile learning" y a la "flipped classroom" está claro que recuieren una metodología diferente, por tanto, no solo debe haber un cambio por parte del profesorado, sino también por parte del alumnado. Luego, no debería ser una decisión personal y sí una decisión de centro o, al menos, de nivel. Excepcionalmente podría ser de tipo personal si por parte del centro existiese una reticencia total que coartase las posibilidades de mejora en las prácticas de cada docente.

3.- Por último, está la necesidad de tener docentes formados y experimentados, así como, el acceso a los dispositivos necesarios (tabletas, ordenadores, proyectores,...).

Imagen de Marina Puente Bats

La verdad es que estoy de acuerdo con prácticamente todo lo que he leido en este debate, pues todos van por la misma línea que es a su vez afín a la mía. Pero está claro que en este debate no están representadas todas las opiniones sobre TICs presentes hoy en día en el profesorado ya que, como algún otro compañero ha comentado, los que estamos aquí escribiendo estamos predispuestos a incluir las TICs en nuestra metodología educativa.

Dado que, como ya he dicho, no voy a aportar ninguna opinión que no haya sido nombrada antes, lo que quiero es plasmar en estas líneas la experienca ( aunque sea poca, escasos dos meses) que he vivido como profesora al intertar incorporar las TICs en el colegio.

Pese a estar en un centro que ha apostado por las nuevas tecnologías ( pizarras electrónicas en todas las aulas son sus ordenadores correspondientes, utilización de plataformas educativas, etc) no han sido una ni dos las clases que tenía preparadas y que me han sido imposibles de llevar a cabo: ordenador roto, altavoz que no funciona, pantalla estropeada, internet desconectado... El día que todo funciona bien parece más un milagro que tecnologías avanzadas. Lo que más difícil me resulta es hacer trabajos con ellos en los que tengan que buscar información y utilizar ordenadores, pues o no hay suficientes (clases bastante numerosas sobre todo en la ESO) o no funcionan todos bien, o todo junto. 

¿A dónde quiero llegar? Pues a que hay que tener en cuenta que aplicar las nuevas tecnologías no se limita a una inversión inicial de dinero y luego asumir que todo va a ir bien; es imprescindible personal preparado y encargado de hacer un seguimiento/mantenimiento de todos los aparatos del centro; además de invertir en formación para TODOS los profesores y alumnos, y conseguir así que se haga un uso responsable de los recursos y que estén todos a punto para que realmente uno pueda realmente saber que va a poder llevar a cabo aquello que ha preparado y que tanto tiempo le ha llevado; si no al final entre el esfuerzo y la frustración la gente acaba desistiendo y conformándose/acomodándose a lo de toda la vida.

 

Por otra parte, me gustaría hacer dos puntualizaciones:

- me parece una muy buena idea una de las propuestas que he leido, que es que los alumnos entren en el colegio con una tablet/ordenador; al fin y al cabo el dineral que se gastan en libros de textos va a ser mucho mayor a lo largo de su vida. Para que todas las familias puedan acceder a este recurso, se podría plantear una financiación a largo plazo, en el que cada año se pagase una muy baja cantidad de dinero por dicha tablet. Además hay que tener en cuenta que se pueden conseguir precios muy reducidos si el colegio hace de intermediario con la empresa que sea y se encargan de una vez trescientas tablets, por decir un número.

- hay que tener en cuenta que hay que contar con el apoyo de las familias para incorporar las TICs en el colegio. A mí me parece una gran idea la metodología flipped classroom pero no sé cuánto de viable es aplicar eso ahora, pues no todos los alumnos disponen de ordenador/internet en casa. De hecho hay familias que se quejan de verse presionados a contratar servicios de internet para que sus hijos puedan hacer los deberes/trabajos correspondientes. Habría que plantear abrir un espacio en el colegio para que los alumnos que lo necesitaran pudieran trabajar desde allí sin necesidad de disponer de este tipo de recursos en casa.

Imagen de ANA DIEZ ALMAGRO

Yo no tengo una postura clara y totalmente definida al respecto.

Me planteo ciertas dudas, algunas de las cuales ya han sido planteadas por otros compañeros en este debate. Una de ellas relacionadas con los equipos, no sólo en lo referente a quién asume su coste, sino también en el mantenimiento y supervisión para que todo funcione correctamente. En ocasiones, al intentar utilizar las TIC´s las cosas no funcionan o el punto de partida no es el que se suponía y en lugar de aprovechar las TIC´s se pierde parte del tiempo lectivo. Esto desconcierta bastante a todos, por lo menos en mi caso, y especialmente a los alumnos.

Considero que al poner en marcha un proyecto de este tipo debe ser un proyecto común al centro, lo cual no quiere decir que todos los docentes deban utilizarlo obligatoriamente, ni de la misma forma. Debe adaptarse a las necesidades y objetivos que se planteen en cada materia.

Respecto a la motivación del profesorado, entiendo el miedo de algunos profesores a enfrentarse a las TIC´s, por eso es necesaria una buena preparación. Esto no se consigue en dos días, sobre todo teniendo en cuenta que en este aspecto suelen tener más ventaja los alumnos, puesto que han nacido en la era digital.

Uno de los principales problemas que veo, es el control del buen uso de una metodología basada en las TIC´s, por mi experiencia puedo decir que parte del alumnado no hace un uso adecuado de ellas durante el desarrollo de las clases. Muchas veces ni siguiera hace un uso académico, si los grupos son numerosos no es fácil llevar un control.

Creo que deben coexistir las dos, no podemos vivir de espaldas al desarrollo y progreso, debemos utilizarlo aunque encontrando el equilibrio adecuado.

Buenas tardes:

Completamente de acuerdo con la compañera anterior. (Nuevas herramientas con metodologías antigüas ) Supongo que el sistema debe adaptarse al cambio en vez del cambio al sistema. Realmente no podemos seguir mirando hacia un lado cuando nos hablan de las nuevas tecnologías. Desde reglamentaciones de centro hasta accesibilidad por parte del alumnado, van en contra de la difusión de unas metodologías en las que quizás los canales de transmisión unidireccionales hayan pasado a mejor vida. En tiempos de ratios al alza nos quedan dos caminos, la senda única marcada por el docente o las multiples sendas marcadas por el alumnado hasta llegar al conocimiento marcado.  

Gracias a las TIC la formación está experimentando grandes cambios. Nuevos espacios, nuevas metodologías, nuevos recursos, pero… ¿está el profesorado preparado para el cambio?, ¿cómo adaptarnos a esta nueva formación? El profesorado dispone de múltiples recursos para utilizar en sus clases pero, para que en realidad haya un cambio, la innovación debe ser primero pedagógica. Tenemos nuevos recursos pero los utilizamos con metodologías antiguas y, por tanto, los resultados siguen siendo los mismos. Tenemos que utilizar las tecnologías como una herramienta que se debe utilizar siempre que suponga un valor añadido. Las TIC bien utilizadas motivan, despiertan el interés de los alumnos y mejoran los resultados. 

A fecha actual estamos viviendo (y en buena medida los docentes sufriendo) el cambio de paradigma en el proceso de E-A determinado por la irrupción de la sociedad del conocimiento. La información es cada vez más, es más accesible, llega al alumnado por medios y canales cada vez más diversos..., nuestro papel como mediadores se ve reducido y ese cambio tan "extraordinario" lo vivimos con bastante desasosiego. Si el profesorado con mejor disposición al cambio y competencia digital (perfil dominante sin duda en la comunidad) lo ve con cierto "dramatismo", ¿qué puede suceder con los compañeros/as que ni siquiera son conscientes de las implicaciones de la sociedad del conocimiento, de la sociedad red en la enseñanza?

A mí, no obstante, lo que más me llama la atención, incluso en los planteamientos más renovadores que aqui se comparten, es que la metodología didáctica es la "gran olvidada". Enseñar exige una estrategia y el método y las técnicas son los instrumentos para que esto sea posible... Y se sigue confiando en que simplemente el uso de las TIC es suficiente para lograr cambios, mejoras, en la enseñanza que se desarrolla en nuestras instituciones. Sigo oyendo (en exceso) que simplemente la mera instalación de pizarras digitales, el que los estudiantes tengan tablets, incluso el que se haga uso de libros digitales es suficiente... A veces más que suficiente, creo incluso que puede ser hasta contraproducente porque perpetúa en las instituciones enfoques didácticos y metodológicos desfasados, centrados en el contenido, en la transmisión... Por ejemplo, las editoriales comerciales saben que en el nuevo territorio de la sociedad de la información se mueven con dificultad y quieren mantener su actividad, el negocio..., y desarrollan proyectos formalmente excelentes en la Red pero que, en la mayoría de los casos, perpetúan la concepción tradicional, y de otra parte tampoco es posible exigir a los docentes a que generen recursos digitales originales para todas las situaciones de aprendizaje, incluso cuando trabajan en comunidades. Experiencias como estas permiten compartir con seguridad y mínimos estándares de calidad, materiales. Me ha enriquecido conocerlas y entrar en la comunidad pero es evidente que aún hay mucho camino por recorrer.

No me resisto a manifestar mi absoluto acuerdo con tu aportación al debate, Luis Miguel: por circunstancias de la vida he basculado de la enseñanza universitaria a la docencia en secundaria, y es curioso cómo esa realidad que planteas en tu aportación es perfectamente aplicable a ambos niveles educativos... La mayoría de los docentes adolecen del "complejo de Prensky", no son capaces de adaptarse a las TIC o ni siquiera lo intentan, mientras que los jóvenes de hoy en día prácticamente han nacido con ellas y las ven como parte indisoluble de su actividad diaria. ¿Debemos subirnos al carro de las tecnologías y actualizarnos? Rotundamente sí, creo yo.

Ahora bien, está claro, como indicas tú y otros compañeros en este debate, que la tecnología en sí misma no basta: es necesaria una metodología integradora, que de verdad garantice un aprendizaje significativo, porque si no, ¿de qué sirve? No nos engañemos: los estudiantes de hoy día viven pegados al móvil y a internet, pero, ¿qué utilidad extraen de su uso? La mayoría no tiene ni idea del verdadero potencial de las TIC más allá del whatsapp, Facebook y alguna otra red social que les permita interactuar o jugar en línea... Al menos eso es lo que he aprendido a base de tratar de integrar las TIC en la docencia universitaria; en secundaria aún no he hecho la prueba, pero dudo mucho que el "mobile learning" sea algo que atraiga a muchos de los chicos y chicas a los que enseño Historia, o que quieran participar de una metodología de aula invertida, por más que a mí sí me guste la idea.

¿Tic? Sí, pero más pedagogía, metodología... E interés por parte del alumnado.

Imagen de Susana Borja

Deberíamos partir de la realidad. Francamente nuestro sistema educativo tiene muchísimas carencias: leyes arbitrarias cada cierto tiempo, mala inversión y restructuración de recursos materiales y humanos, una  consolidada imagen de la ESCUELA como receptor exclusivo  de alumnos mientras los padres trabajamos, padres no involucrados en el aprendizaje de sus hijos ( a cualquier nivel)… entre otros tantos.

Mi experiencia como docente ha sido una línea paralela al deterioro paulatino de nuestro sistema educativo. Y una conclusión: tener más medios no implica mejor preparación académica o profesional. En mi búsqueda de las posibilidades del aprendizaje de la clase invertida leí la frase  “La pedagogía debe impulsar la tecnología nunca al revés , y me llamó mucho la atención porque en los centros se tiene la idea ( o al menos así lo percibo yo) que cuánto más “tecnológico” se es , mejores clases se dan. Y para nada estoy de acuerdo con ello. Todo tiene sus limitaciones, tanto los libros como las tablets. Y según mi experiencia los términos medios siempre fueron buenos y el invertir una clase no significa necesariamente utilizar la última tecnología.

Y todo esto por qué, porque retos en el futuro nos quedan muchos pero también mucho que aprender. El camino debe empezar desde la base planteándonos qué educación queremos y cómo la queremos. Para mí la formación  y motivación de los profesores es un aspecto imprescindible, tan importante como que nuestra administración asuma y valore la importancia de educar. Cualquier cambio debe ser a través de un proyecto, pero no solo de centro porque no tenemos tanta autonomía. Hay muchos centros que tienen equipos suficientes, yo soy afortunada en ese aspecto, pero la mayoría carece de la infraestructura mínima tecnológica.

Por otro lado, los alumnos. Es cierto que es una nueva generación en ese sentido: han nacido con la tecnología. No necesitan “aprender”, para ellos es innato, intuitivo, fácil. Sin embargo  debemos obviar que la mayoría se limita. Usan las redes sociales, el wasap…pero carecen de otras competencias digitales que como docente deberíamos incentivar.

Creo que en el equilibrio está la clave. 

Estoy completamente de acuerdo con tu comentario Susana. Y empiezo por tu final: "en el equilibrio está la clave". 

Pienso que no estamos preparados para sustituir completamente la educación que conocemos por la que parece que se va imponiendo. No tenemos el sistema educativo adecuado, los medios económicos ni la preparación suficiente. Por no hablar de que no todo es tan "sencillo" como "enchufar" a nuestros alumnos a un vídeo. 

Por supuesto que muchos nos beneficiamos de las nuevas tecnologías. Ahora, con internet a nuestro alcance y sitios como Procomún, podemos adquirir nuevas ideas para nuestras clases, crear/modificar/compartir materiales, e incluso, si el centro está preparado, poner todo eso al servicio de los alumnos. Pero, ¿olvidarnos por completo de los libros de texto? ¿Preparar clases basadas tan sólo en las nuevas tecnologías y dejar que los alumnos se las "apañen" en casa? No creo que sea una opción, al menos no todavía. 

A título personal puedo hablar de que enseño a distancia y problemas más que corrientes son que ese día la conexión a internet no vaya bien, encontrarnos con vídeos o links caídos o actualizaciones que no permiten ver contenidos. Tal como he leído en algún comentario, el día que todos y cada uno de los planetas se alinean para que absolutamente todo funcione, dan ganas de hacer una fiesta.

Por último quisiera comentar que trabajar con recursos educativos abiertos también significa dedicar una cantidad de tiempo a creación, adaptación y búsqueda de materiales libres, del que no siempre se dispone. 

Mi opción ideal: usar las nuevas tecnologías en lo que nos sea posible pero sin olvidarnos de los libros de texto. 

Hola.
Es más fácil ser mal profesor. "Abrid el libro por la página... y haced los ejercicios 1, 2, 3..."
¿Creemos en el cambio? ¿Queremos complicarnos la vida? Yo sí (y quienes lean esto, por el hecho de estar en esta comunidad se supone que también), así que se entenderá que las críticas son constructivas, no excusas.

Por seguir el orden marcado por Isabel:
- La cacharrería de los centros... en fin, qué decir: conexiones lentas (cuando hay conexión), ordenadores que tardan en arrancar (cuando arrancan)...
- No confundir REA con digitalización del libro de texto. El recurso abierto participativo, que se adapata a los diferentes ritmos de aprendizaje de nuestros alumn@s, que les plantea proyectos para "aprender a hacer", que fomenta el trabajo en equipo y que además les motiva porque está en su idioma es la panacea. ¿Dónde está eso? Hay que hacerlo. Cuesta trabajo. Pero la ventaja de los REA es que el docente nunca empieza de cero, sino que adapta y enriquece el trabajo de otro compañero.
- Sí, los dispositivos móviles acabarán sustituyendo al libro de texto, pero no al cuaderno, al lápiz y al boli. La escritura a mano o la importancia de la caligrafía son valores de nuestra cultura que no deberíamos perder. El libro de texto como manual es mucho más manipulable en los dispositivos móviles, así que... descanse en paz.
- Por educación y por pragmatismo, hay que citar la fuente y la autoría. Por educación: hay que ser valorar el trabajo de los demás. Pragmatismo: posibilidad de localizar al autor, pedir explicaciones, iniciar un trabajo colaborativo que enriquezca el recurso...
- ¿Estudiar en casa? ¿Te refieres a memorizar en casa? Estudiar es aprender a hacer. Que hagan en clase y que el trabajo en casa (en el autobús, en el metro, en el parque...) sea para esas mentes inquietas con ganas de aprender más, de hacer más.
. Profesores conectados acaba suponiendo centros conectados. Sin perder de vista que las primeras y más importantes conexiones las tenemos en cada departamento. Desvirtualicemos las relaciones sociales.
- Como he dicho al principio, la motivación del docente es la clave. Es más fácil ser mal profesor. Ánimo, complícate la vida, mete horas, tus alumnos te lo agradecerán. Alumnos agradecidos, profe feliz.
- Y, por último, creo que el cambio debe partir de abajo, es decir, de los propios docentes. El centro, como macroestructura fracasaría si quisiera imponer un cambio metodológico porque chocaría contra los "página ... ejercicios 1, 2, 3..." Eso sí, debería, y en mi centro se hace, "apadrinar" a los profesores que apuestan por el cambio metodológico, valorar su trabajo.

Perdón por la chapa. Quizá el cambio debe empezar por ahí, por decir menos y hacer más.

Buenas noches.

Creo que un cambio de este tipo debe ser un proyecto común de todos los centros pero empezando por la administración. Un cambio tan importante no puede depender de la buena voluntad de los docentes.
Debe haber una norma reguladora y unos recursos previos. Deben existir proyectos claros y bien definidos para implementar en las aulas.

¿En qué consiste la "Innovación Educativa"?
“Innovación educativa significa una batalla a la realidad tal cual es, a lo mecánico, rutinario y usual, a la fuerza de los hechos y al peso de la inercia. Supone, pues, una apuesta por lo colectivamente construido como deseable, por la imaginación creadora, por la transformación de lo existente. Reclama, en suma, la apertura de una rendija utópica en el seno de un sistema que, como el educativo, disfruta de un exceso de tradición, perpetuación y conservación del pasado. (…) Innovación equivale, ha de equivaler, a un determinado clima en todo el sistema educativo que, desde la Administración a los profesores y alumnos, propicie la disposición a indagar, descubrir, reflexionar, criticar… cambiar.” 
(Escudero Muñoz, J.M. La innovación y la organización escolar)

Imagen de Leire Herce

Hola a todos,

En mi opinión, para poder introducir los REA y otras nuevas tecnologías que nos brinda la sociedad actual se necesita tiempo. Innovar en las aulas lleva tiempo y muchos docentes carecen de él, no es una cosa que se pueda realizar de un día para otro. Por eso creo que la organización es esencial, y también el primer paso para llevar a cabo estas mejoras en las aulas. 

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta en la gestión de las TIC en los centros. Para que este tipo de enseñanza fuese viable debería gestionarse a través del centro (situación ideal) y no de forma individual (cada profesor). Un buen comienzo podría ser desarrollar este tipo de iniciativas de forma departamental. 

Llevar todo esto a cabo, creo que tendría que venir primero con un cambio de mentalidad de todo el sector educativo. Estamos anclados a una forma de enseñanza que en muchas ocasiones solamente se ciñe a clases magistrales y ejercicios tipo. Tenemos que recordar que estamos en una sociedad tecnológica y que nuestros alumnos son nativos digitales.

Una enseñanza variada, con libros de texto conviviendo en armonía con las nuevas tecnologías (como tablets, smartphones y demás), en mi opinión, es el futuro de nuestras aulas.

Buenas tardes a todos! 

Como muchos de vosotros comentáis, considero que las tecnologías de la información y comunicación (TIC) nos brindan una posibilidad de conseguir cambios importantes en la práctica educativa, pero estos cambios no ocurren de forma automática, es preciso un esfuerzo para llevarlos a cabo pues nos encontramos ante una sociedad en continuo cambio, las nuevas tecnologías son un ejemplo de ello y los maestros debemos ser capaces de afrontar el reto que la sociedad nos propone. 

Uno de los inconvenientes es cómo nos debemos adaptar los maestros a estos cambios en el que los docentes somos aprendices en nuevas tecnologías mientras que nuestros alumnos son más entendidos en la materia, pues han nacido en la era de las tecnologías. Por ello creo que es necesario empezar a ampliar nuestros conocimientos en lo que a recursos digitales se refiere y debemos manifestar una voluntad de cambio y mejora de la práctica docente para así mejorar el proceso enseñanza-aprendizaje y que nuestros alumnos no nos vean como unos “incultos” ante las nuevas tecnologías. 

¿Estamos preparados para ello?

Es posible, simpre que se disponga de los equipos adecuados y profesorado, suficientemente preparados.

En primer lugar hay tener en cuenta que, o bien los organismos autonómicos(conserjería de educación y cultura, por ejemplo), o bien las familias tienen que realizar un importante desembolso económico, no sólo para comprar el dispositivo adecuado sino tambien de su mantenimiento.

En segundo lugar, no todos los alumnos son realmente responsables de lo que tienen que hacer. Creo que funcionaría bien en un determinado prototipo de alumnado cumplidor y motivado. Sin embargo, hay muchos alumnos en los que no funcionaría ni con este ni con otro método educativo.

Sustituir al libro de texto por las tabletas y los móviles, yo creo que no funcionaría porque la batería tiene un tiempo limitado, y además el móvil si se decarga mucha información, internet en sí iría muy lento.

Particularmente a mi me gustan los libros, aunque no estoy en contra de los avances tecnológicos, que proporcionan una importante ayuda en nuestra labor diaria.

Buenas tardes. Me gustaría aportar mi punto de vista a este debate. Mi respuesta a la pregunta acerca de si las NNTT pueden suplir al libro es un sí pero con algunas consideraciones. En primer lugar (y siempre teniendo en cuenta mi experiencia personal) el acceso a las NNTT en los propios centros a veces es limitada, desde la propia conexión a Internet hasta la posiblidad de trabajar con ordenadores (las salas donde se encuentran están ocupadas). En segundo lugar, creo que para poder llegar a conseguirlo, la formación del profesorado sobre NNTT debería tener más relevancia, que no quedara en cursos que el profesorado hace cuando le puede dedicar el poco tiempo que tiene libre (para ello quizás no sería mala idea que dentro del horario tuvieramos un tiempo específico para formarnos en este aspecto). Por último, creo que la inversión económica que se tiene que hacer para que todo el alumnado disponga de un dispositivo móvil, sea un portátil, un smartphone...es muy considerable. Por todo esto creo que todavía nos queda mucho camino por recorrer, que las NNTT cada vez están mas presentes en la enseñanza y que en unos pocos años serán sin duda las protagonistas en los centros educativos. 

Por un lado me parecen enfoques apasionantes para cambiar y dinamizar las clases, pero por otro lado veo las dificultades de llevar estos métodos al aula concreta. En el caso del mobile learning, ciertamente la utilización de aplicaciones móviles me genera las siguientes dudas:

- Los teléfonos o tablets: si son propiedad del centro generan unos costes de compra y mantenimiento. Si son los alumnos los que van a usar los suyos propios, dan lugar a desigualdades en el aula. Me explico. Algunos de mis alumnas y alumnos no tienen teléfono móvil principalmente porque sus familias no se pueden permitir tener una línea y un terminal propios. Sustituir los libros de texto (que en muchos casos han sido proporcionados por el banco de libros ya que las familias no se los pueden permitir tampoco) por tablets o móviles significa que el centro los va a tener que aportar, si queremos garantizar el acceso en condiciones de igualdad en el aula.

- Si dedicamos las clases a otras cosas, como en el ejemplo de Flipped Classroom, y los libros de texto son desplazados por el material audiovisual o informático, tendríamos que garantizar que todo el alumnado por igual tiene acceso a ese material a la salida de clase. 

- En Finlandia, por poner un ejemplo, van a sustituir al parecer las clases de caligrafía en Primaria por mecanografía y uso de procesador de texto. Esta medida no está exenta de polémica, puesto que algunas asociaciones de padres/madres se han quejado de que obligará a las familias a que tengan en sus casas ordenador o conexión a internet propias.

- No sólo tenemos que proporcionar equipos informáticos (ordenadores, tablets, móviles, lo que vayamos a usar en cada momento, incluida la pizarra digital), sino que también tenemos que tener conexiones a internet constantes y estables que nos garanticen que se puedan utilizar los contenidos de la nube en cualquier momento.

El compromiso de la Administración, del centro y de los profesores y profesoras que conforman el Claustro es imprescindible. De poco sirve que uno o dos profesores de forma aislada intenten mejorar sus clases, si no están apoyados tanto por sus compañeros y compañeras como por las familias de nuestro alumnado. Sin un proyecto común de muchas personas y el apoyo del entorno del centro y su comunidad educativa, veo muy difícil que realmente cambiemos la metodología en el aula.

Mi respuesta es un claro y tajante NO.

Sinceramente, creo que las dificultades que se pueden encontrar a la hora de implantar estos nuevos recursos son muchas.

No todos los alumnos pueden costearse dispositivos móviles ni disponer de conexión a Internet, muchos centros carecen de dotación e infraestructuras para hacer de esta propuesta una realidad (aulas bien equipadas, conexión a Internet, equipos de préstamo, aulas masificadas...), imposibilidad o dificultad de controlar los malos usos de esos dispositivos dentro del aula, escasa o nula formación de muchos docentes, poca motivación y escaso tiempo disponible para poder dedicarlo a la creación y organización de estos nuevos materiales, etc.

Estos recursos y estrategias pueden ser de gran apoyo (si se dan las condiciones suficientes en el centro) para complementar y motivar, pero no creo que actualmente puedan sustituir a los libros de texto ni a las estrategias docentes "tradicionales".

 

 

Es cierto, compañero, pero también es verdad que hoy están muy generalizados los dispositivos móviles y la sociedad percibe de modo favorable su uso. Éso permite una fácil introducción pero es evidente que no puede producirse una sustitución. De hecho hay recursos que tradicionalmente se han usado y que son muy válidos. El libro de texto es un buen recurso; el problema está en el uso que se da de él, en, por ejemplo, sostener la organización de la enseñanza a través de él. Todavía hay compañeros que, preguntados por "dónde van con la programación", contestan: la lección X del libro. Eso es lo que hay que superar, pienso yo, y el uso de REA de soporte digital, puede ayudar a ello.

Al hablar de nuevas tecnologías en la docencia de las matemáticas siempre tengo un dilema:

SI NO LAS UTILIZO siento que mi alumnado se está perdiendo unos recursos educativos online que les pueden ser de mucha ayuda (por ejemplo, usar WIRIS, ejercicios online, etc.). Muchas veces pienso que si en mi época hubiera tenido esos recursos, me hubiera ahorrado tiempo a la hora de comprobar si un ejercicio lo tengo bien hecho o no, o me hubieran servido para reforzar los contenidos adquiridos.

SI ACCEDO A UTILIZARLAS, y siento ser pesimista en este sentido, me puedo encontrar con los siguientes problemas:

- Las aulas TIC ya están ocupadas, y me tengo que conformar con mostrarle por proyector desde el ordenador de aula sin que ellos puedan probar.

- Si hay demasiados alumnos, no se les puede vigilar correctamente, teniendo que estar más pendiente de que no hagan un uso indebido de internet que de explicar.

- La conexión a veces no es buena o directamente no hay.

- Los ordenadores puede que no estén debidamente actualizados por lo que al utilizar ciertos programas, en algunos funciona y en otros no, lo que me obliga a reubicar a la gente, con la consiguiente pérdida de tiempo.

- Con los problemas que he mencionado, el uso de los móviles en clase en sustitución del aula de informática me parece bastante inviable: cada uno tiene su tipo de móvil, hay que darles la clave WIFI o dejarla abierta, es mucho más difícil controlarlos.

Quizá, la solución a ello sería tener grupos pequeños para controlarlos mejor, reservar para todo el curso el aula de informática de modo que esté acondicionada para que puedas utilizarla o dotar a las clases de ordenadores para alumnos, aunque sé que esa solución requiere de recursos materiales y humanos.

Hola a todos.

La verdad es que andaba yo poco puesto en esto de los dispositivos móviles orientados a la educación, pero a raíz de este curso, he leído muchas cosillas interesantes en los últimos días, algunas de ellas en este debate. Ya no me cabe duda que las tecnologías móviles están destinadas a jugar un papel cada vez más importante en cualquier sistema educativo.

Primero por su versatilidad: se puede hacer hoy con un móvil la mayoría de las cosas que se hacen con un ordenador (leer, escribir, buscar información, entrar en redes sociales...). Luego por su coste: un móvil o una tablet es más barato que el más barato de los ordenadores (no hace falta un iphone de última generación o la última tablet Samsung note), y además apenas requiere manteniento (muchos secretarios de instituto saben lo que cuestan mantener en buen estado las aulas de informática). Luego por su transportabilidad: lo llevo en el bolsillo a todas partes, de manera cómoda (intenten hacer eso con un PC...); si soy alumno, eso me permite además ir de clase en clase trabajando sobre la misma máquina, sin tener que cambiar y adaptarme a cada momento. También está el coste medioambiental: la energía que necesita un móvil no es la de una computadora... En general, los defensores del mlearning lo ven como una herramienta en expansión, popular, generalizada y eficaz, tanto para estudiantes como para profesores. y evocan los beneficios que aporta al sector de la educación.

Los críticos, que los hay,  argumentan que el uso de las tecnologías móviles distrae a los estudiantes. Eso es cierto ahora, porque el móvil es una ventana al exterior, sin conexión con lo que se aprende dentro del aula. Pero si lo pones encima de un pupitre y empiezas a trabajar con él, se conecta con los contenidos de la materia, y ya no distrae, sino que ayuda a la concentración.
También argumentan los detractores que esa tecnología puede destruir la organización tradicional del aula, obligando a muchos cambios importantes a todos los niveles. Entre otras cosas, afirman que esa tecnología, una vez bien desarrollada, amenaza con hacer inútiles a los maestros. Seguramente no sea así, y simplemente se trate de que nos tengamos que volver a actualizarnos, una vez más.
En cualquier caso, creo que no debemos, y no podemos, dar la espalda a la historia. El mlearning parece destinado a ser una opción educativa muy viable.
Aún es pronto para confirmarlo. El tiempo dirá...

Me parece que el debate que se plantea aquí es muy interesante. En primer lugar, es importante tener en cuenta el coste y la propiedad de los equipos. Yo creo que todos los alumnos podrían tener un fácil acceso a un portátil o una tablet. Si sumamos el gasto medio que un estudiante hace sólo en libros de texto a lo largo de la educación primaria (a una media de 150 euros por curso, sería de casi 1000 euros), las familias ahorrarían considerablemente al hacerse con un dispositivo de este tipo al comenzar la educación obligatoria y, si se cuida bien, podría durar toda la etapa.

Sin embargo, no me parece que las tabletas puedan llegar a sustituir los libros de texto por completo. Siempre queda la posibilidad de utilizar libros de texto a modo de consulta, lo cual sería mucho más enriquecedor, porque en un mismo aula habría libros de diferentes editoriales y niveles a los que se podría recurrir en función del tema a trabajar. Por ello, creo que ambas cosas deberían convivir y los alumnos deberían tener acceso a ambas y saber utilizarlas adecuadamente.

Para comenzar, y que de mi análisis pueda ser de provecho, me parece necesario que establecer cuál es la realidad en la mayor parte de los centros. En mi centro de trabajo no faltan los medios materiales pero sí que hay buena parte del profesorado que se resiste a la utilización de cualquier recurso que esté relacionado con las nuevas tecnologías.En mi opinión, lo primero sería ofrecer al profesorado una formación constante que sea continua, sistemática y muy pragmática. Es innegable que nuestros alumnos manejan los ordenadores, tablets, teléfonos inteligentes con mucha mayor facilidad que nosotros: Si queremos poder llevar a cabo un cambio metodológico tenemos que ser capaces de manejar de forma precisa heterogénea de los medios informáticos y tecnológicos y que de este modo capaz de guiarles. Para ello la formación es clave.

Esto no quiere decir que el profesor, de la noche a la mañana, deje de utilizar otros recursos más tradicionales que siguen siendo útiles. Creo que para lograr que nuestras clases sean exitosas, participativas e instructivas, debemos alcanzar un equilibrio en el uso de todas las técnicas tecnológicas y tradicionales que contribuyan mejor a la formación global y específica de nuestros alumnos aplicando, en la medida de lo posible, aquellos recursos adaptables a las necesidades de nuestros alumnos

EL AULA INVERTIDA, UNA ALTERNATIVA MOTIVADORA:  REINVENTEMOS  EL AULA

Nadie sabe qué está pasando con nuestros alumnos. Sí sabemos que pocas cosas les motivan.

Parece ser que convertirse en los partícipes de su proceso educativo resulta más eficaz que la tradicional clase pasiva. Así la alternativa podría ser,la clase invertida. Invirtiendo los papeles: El Alumno busca la información en casa y la desarrolla en el Aula. El profesor es ahora el "espectador". Pero no un espectador "mudo". Es él quien "debe" que aparte de gestionar el proceso, "extrae" la información, la ubica en el Blog, plataforma o lo que sea que la contenga y además  explica las dficultades.

¿Es eso viable?   Pienso que sí, aunque mis objeciones ya las he desarrollado antes.

¿Porqué no cambiar los papeles?  No  hacemos eso constantemente cuando queremos que "entender" la situación del "otro".    Si queremos que aprendan a esforzarse, ser más autónomos y responsables......¡ Démosles RESPONSABILIDADES !    y Qué mejor que lo aprendan por sí mismos !

Seguro que todos nosotros hemos oído que "cuando mejor se aprende, es explicando". El aula invertida de alguna manera sigue esta máxima. El alumno investiga, ve videos en casa y otros materiales, los prepara y resuelve al día siguiente en el aula las actividades que se le encomienden . 

Pero el aprendizaje aún mejorará más, si las actividades a realizar las confecciona él mismo

(Este punto es crucial para que comprendan el grado de dificultad que conllevan así como su viabilidad y aceptación entre sus compañeros. No todos los ejecicios que cualquier alumno plantea, sirve o funciona. Será entonces la experiencia del Profesor la que intervenga en su auxilio. Esto me recuerda bastante a la metodología del "trabajo cooperativo".

Creo que sí, que hay que apostar por el Aula invertida, independientemente de que haya o no suficientes recursos. La labor docente es siempre.... "reinventarse" y "el aula es, como la vida misma, cambio y adaptación. Ya lo decía Sartre, un existencialista, "La existencia precede a la esencia": No estamos predeterminados, como los objetos. Somos INDETERMINADOS y constantemente LIBRES para REINVENTARNOS cada día.

Saludos

Luis.

Imagen de Azucena BM

Pienso que el teléfono móvil es útil para muchas cosas pero que para desarrollar conceptos o ejercicios no lo es tanto. Para ello es mejor usar un ordenador portátil o una tablet. Sí es valioso para intercambiar información cuando usamos el bluetooth. Además podemos usar la cámara de fotos o grabadora de sonidos. Hoy en día todos los alumnos tiene un teléfono móvil y saben manejarlo perfectamente y sacarle mucho partido, por lo que están perfectamente preparados para ello. Pero no me parece la mejor herramienta ya que el móvil es algo que está prohibido usar en algunos colegios y de esta manera se potencia su uso en el centro, aunque sea con motivos educativos.

Las flipped classroom me parecen muy interesantes. De esta manera realizan en clase actividades que requieren mayor participación e interacción. Con esta metodología  podemos mantener a los alumnos más concentrados y facilitar la atención a la diversidad. Además, el proceso de aprendizaje se personaliza. Con una formación adecuada por parte de los profesores , me parece muy interesante y fácil de llevar a cabo.

 

Desde que comencé en esta profesión me ha interesado el tema de las nuevas tecnologías aplicadas al aula. Pero casi veinte años después me siento como si estuviera corriendo una carrera en la que todo el mundo me lleva mucha ventaja y por mucho que me esfuerce no consigo ponerme a la par, ni siquiera del último.

Por un lado tengo un sentimiento de soledad, porque, aunque somos muchos con una misma finalidad, en esta profesión trabajamos muy solos, demasiado para mi gusto. Y este es un objetivo que no se puede llevar a cabo de manera individual.

Por otro lado, se nos exige incorporar tecnología; pero mi realidad es que no está al alcance de la mayoría. Pocos medios, mantenimiento muy deficiente, ya que la persona que se encarga de ello suele ser el docente que más sabe o que más disposición tiene; pero es docente, no puede estar toda la jornada pendiente del mantenimiento de la dotación tecnológica del centro.

Generalmente, todo trabajador que necesita trabajar con un ordenador, impresora, tablet, etc, cuando llega a su puesto de trabajo lo tiene. Nosotros, en la mayoría de los casos, no. Tienes que repartirte un ordenador entre no sé cuántos, la impresora no digamos, se ha convertido en un lujo. ¿Tablet, portatil y otros dispositivos...?

En definitiva, si te interesa incorporar nuevas tecnologías en tu día a día laboral:

1. Te buscas la vida y te formas por tu cuenta.

2. Te traes, en muchas ocasiones, los dispositivos de tu casa.

3. Y por supuesto, cruzas los dedos para que en ese momento que los va a usar, no haya problemas "técnicos"

De todas manera, y aunque mi intervención parezca un poco pesimista, sigo creyendo en lo nuevo. Creo que habría que hacer una reforma educativa de verdad, pero en esta línea, en la de dotar a la enseñanza de medios, materiales y personales, para que la docencia, no sólo incorpore, sino que se base en el uso de nuevas tecnologías. Creo que habría que ayudarnos en vez de juzgarnos tan a la ligera. Porque al final, desde mi punto de vista, la base de la educación es la motivación y eso no cambia. Lo que sí cambia y a velocidad de vértigo es lo que le motiva a nuestro alumnado y ahí es donde tenemos que "darlo todo"...

Imagen de Cándido Carrero

Es cierto que el uso de los REA pueden mejorar el proceso enseñanza-aprendizaje de forma significativa. No obstante, la aplicación directa en el aula no es tan sencilla como en un principio se podría pensar. En primer lugar comentar que no en todas las aulas se dipone de la herramienta necesaria para tal fin. De hecho, En muchas ocasiones, dependiendo del nivel académico considerado, puede no existir  ni pizarra digital.

Por otro lado es interesante comentar que, el profesaorado actual, en el cual me incluyo, no posee la formación necesaria para la elaboración de dichos recursos educativos. Además sería interersante, además d euna formación a distancia, también una formación presencial o semipresencial. En cuanto alas posibilidades del aprendizaje móvil (Mobile learning ) o de la clase invertida (Flipped classroom ) como nuevas posibilidades/realidades educativas en las que los recursos educativos abiertos son un elemento a considera, cabe destacar la arbitariedad de las mismas y en ocasión no es posible  por diferentes motivos tales como necesidades de herramientas específicas y la falta de tiempo durante las sesiones diarias.

Me gustaría comentar que recursos tales comomóviles, tablets, ordenador... deben ser una herramienta más que podemos utilizar en el aula, como lo es el libro del texto. Estidios pedagógicos aseguran d ela eficiencia de la conjunción de estas emtodologías  con otra menos acuales. Debberíamos por tanto, basarnos en el pasado para que apoyandonos en el presente consigamos un futuro educativo mas eficiente y efectivo

Creo que los días de los libros de texto clásicos están contados, ya que no pueden competir con las nuevas tecnologías en interactividad, inmediatez y variabilidad de actividades que pueden generar, el tiempo dependerá del interés que tenga la sociedad en resolver todos los problemas que presentan estas tecnologías y que están muy bien explicados en las diferentes aportaciones de los compañeros (problemas con acceso a internet, formación del profesorado, incentivar la creación de recursos, etc).

En cuanto a la Flipped classroom y Mobile Learning no son más que otras formas de enseñar aplicando las nuevas tecnología con sus pros y contras y que junto a otras y los REA suponen un incremento de las opciones pedagógicas que los docentes tenemos a nuestra disposición para intentar llevar a buen puerto nuestro trabajo.

Páginas