DIARIO: REFLEXIÓN DEL PROFESOR

%user(r)en irudia
Honek argitaratu du:  piedad isabel garrido ruiz |  25/01/2020
Talde batean
erantzuna 0

DIARIO: Reflexión del profesor

Piedad Isabel Garrido Ruiz.

 

  1. INTRODUCCIÓN.

 
            A raíz de la implantación del paradigma naturalista, se incrementa la utilización de los documentos personales como instrumento para el conocimiento del pensamiento de los profesores y el documento personal más utilizado es el diario del profesor. Así, se suministra información respecto a la estructura y el funcionamiento de la actividad mental de los profesores y constituye uno de los instrumentos básicos de evaluación que debe elaborar cualquier docente que pretenda una actitud reflexiva en su labor. No es un método objetivo de observación, ni una catalogación exhaustiva de las actividades de la clase pero permite recoger observaciones de hechos calificados como relevantes que nos permitirán conocer a partir de su descripción e interpretación parte de la realidad escolar. (VAN MANEN (1975), GRUMET (1980), BURGESS (1984), citados por ZABALZA (1991) y por DEL VILLAR (1994)).

            Según PORLÁN (1987) el diario es "una herramienta para la reflexión significativa de los docentes", un instrumento básico para la investigación en el aula, pues puede adaptarse, por su carácter personal, a todo tipo de circunstancias.

LATORRE (1996) lo define como "un instrumento de formación, que facilita la implicación y desarrolla la introspección, y de investigación, que desarrolla la observación y la auto observación recogiendo observaciones de diferente índole".

            Para KEMMIS y McTAGGART (1988) (citados por TRAVÉ (1996)), el diario es: " un informe personal sobre una base regular en torno a temas de interés o preocupación. Los diarios pueden contener observaciones, sentimientos, reacciones, interpretaciones, reflexiones, pensamientos, hipótesis y explicaciones".

            TORRES (1986) considera que el diario no sólo es un elemento primordial para conocer lo que sucede en las aulas, sino que también es un instrumento adecuado para la investigación del propio profesor.

            PORLÁN y MARTÍN (1993) (citados por TRAVÉ (1996)) definen el diario como un "instrumento de análisis del pensamiento reflexivo de profesores tanto en formación como en ejercicio".

De tal modo que sentí curiosidad por la elaboración de uno, por tanto, el trabajo que he hecho para  esta asignatura de doctorado consiste  en un diario sobre las reflexiones que como profesora he tenido durante un cierto tiempo dando clases de español a una niña inglesa.

 

Este verano empecé a dar clases de inglés como lengua extranjera, sin embargo, nunca antes había dado clases de español para extranjeros  hasta septiembre de 2004 en una academia.  En esta academia me habían contratado principalmente para dar clases de español  sin tener ninguna experiencia. Así, en un abrir y cerrar de ojos, a finales de septiembre me vi dando clases de español para adultos ingleses y en el mes de octubre dando clases de español a niños tanto  ingleses como  alemanes.

Desde mi punto de vista, es más fácil enseñar español a adultos que a niños y, probablemente,  hasta que no  me habitúe dando español a niños lo seguirá siendo.

Las clases de español que se dan en esta academia a los extranjeros son en grupos muy reducidos; a los adultos se les da clase de dos en dos y a los niños de uno en uno. Supongo que será porque así lo deciden los padres pensando en que los otros compañeros no tengan el mismo nivel que sus hijos ya sea más elevado o inferior y pueda no ser beneficioso para éstos.

Hasta que no he  empezado a dar clases en la academia nunca antes había tenido experiencia dando clases a grupos reducidos ni siquiera  en inglés por lo que al principio se me hacían muy aburridas las clases dedicándome todo el tiempo a un solo alumno/a pero poco a poco he ido acostumbrándome.

Los libros que ofrece esta academia para dar a los  niños las clases de español no son de mi agrado como para seguir uno sólo durante todo el año, por tanto,  sigo un temario   que voy sacando  del libro que más me conviene. De tal modo, se puede decir que trabajo a base de fotocopias.

Libros de los que saco el material para dar  clases de español a  niños :

  1. Castro, Francisco (1996) Gramática y ejercicios de sistematización para estudiantes de E.L.E. de nivel elemental. Madrid: Edelsa.
  2. Lopez Barberá, Isabel et al. (2003) Español Lengua Extranjera: Mañana 1.  Curso de Español. Libro del Alumno. Madrid: Anaya.
  3. Lopez Barberá, Isabel et al. (2003) Español Lengua Extranjera: Mañana 1. Curso de Español. Cuaderno de  ejercicios. Madrid: Anaya.
  4. Pasa tiempos en Español, volumen 1 y 2 (1994) Eli: European Language.
  5. Blas Nieves, A. (2001) El crimen de la Ñ. Madrid: Anaya.

 

El diario que he escrito está basado en mis reflexiones sobre una clase que imparto los martes y jueves de 18’30 a 19’30 donde sólo tengo una alumna, Michaela, una niña de 12 años cuya lengua materna  es el inglés.

Michaela llegó a España en septiembre y se apuntó a la academia en octubre por lo que su conocimiento del español era prácticamente nulo, sólo sabia decir: hola, adiós, gracias y por favor. Por tanto, las clases que primeramente le di fueron casi totalmente en inglés, y así lo preferían los padres y la niña ya que se quejaban de que  su hija no podía seguir la lengua española del instituto porque la profesora no sabía inglés y no se lo podía contrastar. De tal modo que mi forma de dar la clase, al principio, era de tipo contrastivo en cuanto a la parte gramatical y, el vocabulario de campos semánticos sencillos se lo enseñaba mediante traducción. Poco a poco, el uso de la lengua meta tanto en la alumna como en mi iba siendo mayor pero la gramática todavía necesita que se la contraste con el inglés.

 

2. DIARIO.

Calpe, 15 de febrero de 2005

 

            La clase de hoy la he dado  en el aula más grande de las dos que suelo utilizar. La  pizarra que tiene esta clase es blanca y se escribe en ella con rotuladores.  Me gusta mucho utilizar los rotuladores de colores porque así cuando hago esquemas escribo los títulos, las explicaciones y los ejemplos con colores diferentes. El tener una pizarra en la clase es muy positivo, porque al hacer uso de ella no estoy sentada y así parece que hay mas dinamismo, además,  no me gusta estar sentada. Necesito levantarme para  dar mis explicaciones, cuando lo creo conveniente, en la pizarra.  Normalmente, dando clase a Michaela sólo me siento mientras ella  hace los ejercicios, se los corrijo y cuando estamos hablando.

Para  hoy, consideraba necesario repasar las formas del presente simple y las formas del presente continuo, con la idea de explicarle pronto las formas del pretérito imperfecto. Por tanto, como era un repaso y ya hizo en su día muchos ejercicios que trataban los dos tipos de presente indicados no he preparado fotocopias sino  que he elaborado yo misma la práctica.

            La alumna ha conjugado el verbo cantar, leer y reír en las dos formas en una tabla similar a la siguiente que le hecho en su libreta.

 

CANTAR (PRESENTE SIMPLE)

CANTAR (PRSENTE CONTINUO)

 

 

 

 

 

 

 

 

LEER (PRESENTE SIMPLE)

LEER (PRESENTE CONTINUO)

 

 

 

 

 

 

 

 

REIR (PRESENTE SIMPLE)

REIR (PRSENTE CONTINUO)

 

 

 

 

 

 

 

 

           

            Le he dicho que hiciera primero las formas del presente simple y no ha tenido ningún problema. Sin embargo, no ha pasado lo mismo cuando tenía que conjugar el presente continuo. Le han surgido dudas diferentes al primer día que se lo expliqué. Por ejemplo, no entendía por qué en está (tercera persona del singular del verbo ser / estar) se pone acento y  en esta (determinante demostrativo) no. Así que  le he explicado en la pizarra las diferencias entre una palabra y otra haciendo uso de la lengua materna de la alumna. He divido la pizarra en dos partes, una para está y otra para esta y cada una de estas parte en otras dos más para explicarle el determinante demostrativo y el la forma verbal con su equivalente en inglés poniendo siempre ejemplos claros y breves en las dos lenguas  Una vez  explicada y entendida la duda  ha conjugado los verbos  sin ninguna dificultad.  Para estar segura de que había entendido las diferencias entre un tiempo verbal y otro, le he dicho que me lo explicara ella a mi dándome ejemplos en castellano pero la explicación me la ha dado en inglés.

El  uso que hago de  su  lengua materna es desde mi punto de vista bastante elevado, casi excesivo, porque su dominio de la lengua meta no es el suficiente como para entender explicaciones gramaticales y necesita que se las contraste continuamente todo a su primera lengua.

            La última vez que le expliqué el uso del presente continuo para la alumna fue algo complicadísimo y yo era consciente de que sólo había captado la esencia. Es decir, había comprendido que se formaba mediante la conjugación del verbo estar en presente con la combinación del infinitivo añadiéndole la terminación –ndo. Sin embargo, esta vez, al terminar la clase, he tenido un sentimiento de tranquilidad y digamos también de satisfacción, al ver que finalmente  ha entendido las diferencias de uso entre ambos tiempos verbales, incluso, se había acordado de que las formas leer y reír eran irregulares y las ha puesto correctamente. Por tanto,  le he puesto en la libreta: ¡MUY BIEN! Y le he dicho: ‘ves como las cosas ya no te resultan tan difíciles como al principio y vas avanzando’. 

El color de bolígrafo que ella ha  utilizado para hacer el ejercicio ha sido el negro y yo le he corregido con uno azul. No tengo preferencia en el uso de un color u otro mientras se distinga del color que los alumnos utilizan.

            Aunque tengamos una hora de clase, a mi modo de ver, se pasa volando, y no da tiempo a hacer casi nada y más cuando salen dudas imprevistas y la clase no puede continuar su curso. Entre hacer los ejercicios, las explicaciones y las dudas sólo hemos tenido unos 10  minutos para hablar.  En este tiempo le he pedido a Michaela que me contara lo que hace diariamente durante la semana y que me dijese concretamente lo que ha hecho hoy para practicar las dos formas verbales oralmente.

            Como considero el estudio  de vocabulario muy importante en el aprendizaje de una lengua le he mandado para deberes unas hojas que contienen vocabulario y se puede memorizar jugando, ya que en la primera página tiene que unir  las palabras con sus   dibujos correspondientes, en la segunda fotocopia se practica ese vocabulario en un crucigrama y en la tercera y,  última, fotocopia en  una sopa de letras. El vocabulario que le he dado hoy era sobre “animales domésticos”.  Estas fotocopias las corrijo al día siguiente y es el vocabulario que entrará para el examen que le pondré antes de las vacaciones de Semana Santa.

            Hoy he acabado tan contenta  con ella que le he dado dos pegatinas en vez de una.

 

Calpe, 17 de febrero de 2005

 

            En la clase anterior me acordé mientras le explicaba a Michaela la diferencia entre un verbo y un determinante que cuando estuve en Escocia de Erasmus los alumnos nativos del país llegaban a primero de Filología Inglesa sin saber distinguir un verbo de un adjetivo o de un nombre y, que para ello cursaban una asignatura llamada  Essential of Language. En cambio, aquí, en España, no pasa eso y ya en el colegio se nos enseña bien pronto a distinguirlos. 

Supuse que Michaela al proceder de un sistema educativo británico tampoco sabría distinguirlas y, efectivamente, no me había equivocado. Cuando ha llegado a clase, como siempre le he preguntado  qué tal estaba, si se ha divertido en el colegio... y he acabo preguntándole si sabia  lo que era un artículo, un nombre, un adjetivo, etc. Tenía una ligera idea de los adjetivos y los verbos pero nada más. Así que   prácticamente he dedicado   toda la clase para que supiera distinguir entre un verbo, un nombre, un adjetivo, un artículo y una preposición. La explicación se la he dado en inglés pero todos los ejemplos han sido en castellano  con un vocabulario muy sencillo.

Como hoy también he estado en la clase con la pizarra que puedo utilizar los bolígrafos de colores la explicación se ha quedado  plasmada en un cuadro muy claro que Michaela ha copiado. Luego, le he dictado una serie de palabras que ha clasificado entre verbo,  nombre,  adjetivo, artículo y preposición y  ha hecho seis frases en las que tenía que  utilizarlos.

La clase de hoy se me ha hecho muy amena porque lo que le he explicado parecía comprenderlo. Una  vez corregida la clasificación, las frases que tenia que hacer  y las fotocopias del vocabulario que le había mandado de deberes hemos  estado hablando hasta el final de la clase. Como hacía muy poco que había  sido el día de San Valentín hemos estado hablando en español acerca de este tema. Le he preguntado que si recibió  alguna carta de algún admirador secreto y, a partir de ahí hemos tenido una breve conversación.

Hasta que no he llegado a mi casa y me he puesto a escribir en este diario no he pensado que  el tema de San Valentín hubiese sido una buena idea para la clase del martes 13. Incluso, hubiese sido interesante haber hecho alguna tarjeta con un breve poema en español. De esto tomaré nota para el año que viene.

            Como la clase ha sido muy dinámica y he acabado muy contenta con la alumna por haber hablado bastante en español y se veía muy motivada porque el tema le gustaba para premiarla le he dado dos pegatinas.

            Para deberes le he vuelto a dar  tres fotocopias de vocabulario para que practique otro campo semántico: “animales salvajes I”.

 

Calpe, 22 de febrero de 2005

 

            La semana  pasada como había quedado contenta con Michaela por haber ya consolidado  las formas verbales del presente simple y el presente continuo hoy he empezado ha explicarle el pretérito imperfecto que para ella lo he llamo pasado simple porque así se parece más al equivalente en inglés.

Le he tenido que dar muchos ánimos al decirle que hoy íbamos a ver otro tiempo verbal, diciéndole que ya quedan menos tiempos verbales que al principio y, nos hemos reído. También, le he dicho que  para poder hablar bien necesita conocerlos porque sino sólo podrá hablar en presente y así se ha quedado más tranquila.

Le he dado  una fotocopia donde el pretérito imperfecto aparece conjugado en las tres conjugaciones. A Michaela le gusta mucho que le contraste las terminaciones entre unos tiempos verbales y otros.  Así, con las fotocopias  que le di anteriores y estas nuevas ha visto que son muy similares las terminaciones.

Le he dictado verbos  diferentes a los que se dan de ejemplo en la fotocopia  y los ha conjugado  en presente simple, presente continuo y pretérito imperfecto y luego ha escrito tres frases.  La explicación se la he dado medio en español y medio en inglés.

 Este  tiempo verbal lo ha entendido con más facilidad que los anteriores porque ya está acostumbrada a ponerle una terminación diferente a cada persona  pero al principio le sonaba a chino. Le tengo que repetir varias veces  que  nos complicamos más con las conjugaciones verbales porque  solemos omitir los sujetos a diferencia de ellos y, por tanto,  necesitamos marcarlos de alguna manera y esa manera se hace con las diferentes terminaciones.

            Hoy no he podido hacer uso de la pizarra porque  he tenido que dar la clase en un aula que no tiene pizarra ni de bolígrafo ni de tiza. Desde mi punto de vista, no es un aula, sino el despacho de la directora de la academia ya que ahí tiene la mesa del ordenador y todo lo que un despacho suele tener, lo único que han metido dos pupitres para que pueda dar la clase. Dar la clase ahí es muy agobiante porque la habitación es muy pequeña y tiene demasiados muebles.

            Para aprovechar las explicaciones del pretérito imperfecto, Michaela me ha estado contando lo que hizo el día anterior  los diez últimos minutos de la clase.

Para deberes, le he dado otras fotocopias de vocabulario como siempre le doy. Esta vez, el campo semántico ha sido: “animales salvajes II”.

Ejercicio que he elaborado para  que practique los tiempos verbales:

-AR

 

Present Simple

Presente Continuo

Pasado Simple

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribe 3 frases, 

 

-ER

 

Presente Simple

Presente Continuo

Pasado Simple

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribe 3 frases

 

-IR

 

Presente Simple

Presente Continuo

Pasado Simple

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribe 3 frases.

Calpe, 24 de febrero de 2005

 

            Otra vez nos ha tocado en el aula de tamaño reducido y lleno de trastos de oficina. Es muy incómodo dar clase en un espacio tan pequeño aunque solo seamos dos personas. Menos mal que me había imaginado que hoy íbamos otra vez a esta clase y he preparado unas fotocopias para repasar lo que hicimos en los meses anteriores. 

Michaela cuando habla las concordancias entre número y género todavía no las domina, por lo que hoy lo ha practicado con los ejercicios que contenían las fotocopias que le he preparado. Por ejemplo, en el primer ejercicio tenía que  poner el articulo adecuado. También, hemos visto los gentilicios para que aprendiera tanto sus formas masculinas como femeninas, concordancia entre el adjetivo y el nombre, pasar  de singular a plural y, escribir el adjetivo de la nacionalidad correspondiente distinguiendo  entre masculino y femenino. Luego, ha tenido que formar frases con el verbo ser  en las que se le daba el sujeto y la profesión. En el siguiente ejercicio, tenia que completar los huecos con el verbo ser y el último ejercicio lo ha tenido que completar con el verbo ser y la profesión.

Esta clase ha sido prácticamente sólo haciendo los ejercicios de las fotocopias porque hemos tenido que colocar las mesas en este aula y nos ha quitado ya un poco de tiempo.

Tampoco se acordaba de lo que eran vocales y consonantes cuando le he recordado como se formaba el plural y le he hecho un esquema para explicárselo en su libreta ya que no tenia pizarra. En fin, que hoy la clase he notado que ha sido de mucha gramática y poca práctica oral.

Los ejercicios los ha hecho bastante bien incluso le ha dado tiempo a hacer más de los que yo creía, así que le he puesto en las fotocopias muy bien con bolígrafo verde,  en mayúscula y con los signos de exclamación.

Si no estuviese escribiendo este diario hasta que no llegara el próximo día que tuviese que darle la clase a  Michaela no me hubiese dado cuenta de que  hoy no le he dado ningún campo semántico para que se estudie en casa.

 

Calpe, 1 de marzo de 2005

 

Hoy he llegado diez minutos antes a la academia  porque  quería fotocopiar unas actividades para continuar repasando. Sin embargo, el libro  que quería utilizar no se encontraba en la academia y no consideraba suficiente lo que tenía para dar la clase. Por lo tanto, he buscado en otros libros alguna actividad interesante para complementar con los ejercicios que ya tenia fotocopiados previamente del verbo ser y he encontrado otros en los que se trataban las profesiones.

Cuando Michaela ha llegado, le he dicho que fuera a la clase de la puerta azul que yo iba enseguida y, cuando ya estábamos acomodadas para dar la clase la subdirectora del centro me ha dicho que nos cambiáramos a la clase pequeñita. A mi no me ha hecho mucha gracia  porque en el traslado de una clase a otra se pierde tiempo  aparte del que tenemos que utilizar para colocar las sillas y las mesas de esa clase.

Cuando ya estamos por segunda vez acomodadas, la alumna me ha dicho que le ayudara con sus deberes de español porque su profesora le había tachado lo que había hecho en el instituto sin explicarle que tenía mal y como hacerlo otra vez para que estuviera bien. De tal manera que lo que había pensado hacer en la clase de hoy lo tenia que posponer.

Entonces, hemos hecho el ejercicio de su libro de clase. Se trataba de hacer un diálogo entre un camarero y un cliente. Primero lo ha hecho en un borrador, y cuando se lo he corregido lo hemos leído en voz alta. Yo he leído la parte del cliente y ella la parte del camarero y, luego lo ha pasado al libro, he preferido que lo hiciera conmigo en la clase porque siempre se le olvida poner  los signos de interrogación y los acentos.

Hacer el diálogo nos ha llevado más tiempo del que yo pensaba  porque he aprovechado para  distinguir entre una forma más coloquial y una más formal en la manera que un camarero puede tener a la hora de dirigirse a sus clientes.  Ella había escrito: ¿ Qué quieres? y le he dicho que lo cambiara a ‘¿Qué desea?’. Al igual que a modificado la parte del cliente cuando responde ‘Quiero....’ por  ‘Desearía...’

Luego, he  considerado interesante la práctica de este tipo de diálogo, por lo que hemos hecho dos más, pero esta vez sólo oralmente, sin escribirlos previamente. En el primero, ella ha sido la cliente y yo la camarera. Aquí le he tenido que corregir otra vez la forma coloquial por la formal y, en el segundo  aunque  nos hemos cambiado los papeles, esta vez ha utilizado la forma  educada  con el rol de cliente.

Una vez hechos los diálogos,  hemos estado hablando de su profesora de español, ha empezado a decírmelo en inglés pero le he dicho que me lo contara en español.

             Para deberes, le he dado las  fotocopias de vocabulario para que lo memorice  como suelo hacer siempre que no se me olvida dárselo y  a ella se le olvida pedírmelo. El vocabulario de hoy trataba sobre  “naturaleza”.

            Como todos los días, le he dado una pegatina porque aunque  tenga 12 años le hace ilusión y a mi me gusta verla pensando cual elige y cual o no.

            Probablemente, hoy sea ya el último día que de la clase  en el aula pequeña  porque he comentado que el no tener pizarra me condiciona el tipo de clase que tengo que dar, ya que desde entonces no estoy dando explicaciones gramaticales y, sólo repaso con ella. Aunque, viene bien repasar  porque todavía hay muchas cosas que no tiene consolidadas y son básicas.

Calpe, 3 de marzo de 2005

 

            ¡Por fin, hemos vuelto a una clase normal! He dado la clase en el aula pequeña que tiene una pizarra  pero porque he puesto de excusa que necesitaba utilizarla  aunque luego no la he usado y, entonces la chica que da ahí clase se ha cambiado a donde a mi me habían empezado a mandar estos últimos días. Espero tener la misma suerte el próximo día.

            Michaela ha traído unas fotos de los animales que tenía en Inglaterra y, también me ha enseñado las fotos de cuando estuvo en Estados Unidos. Iba a empezar a hablarme en inglés pero yo le he dicho que a mi se me había olvidado el poco inglés que sabia y que tenía que hablarme en castellano si quería que la entendiese. De tal modo que hemos pasado casi unos 15 minutos hablando. El que haya traído las fotos ha sido muy útil porque así ha practicado el tiempo pasado que recientemente le había explicado.

Hoy no he tenido que prepararme la clase de antemano porque ya tenía los materiales fotocopiados. Le he dado unas fotocopias  en las que tenía que complementar huecos con el verbo ser y, me ha impresionado que se supiese todo el vocabulario que contenían las frases. En otro ejercicio, tenía que  ordenar frases y también lo ha hecho sin ningún problema y, por último, para acabar de repasar ha hecho un ejercicio en el que tenia que describir el color de algunos objetos y, por tanto, tenía que concordar el género y número del objeto con el color que se le asignaba. Hemos pasado a otra fotocopia  que he considerado interesante porque quería tratar más profesiones y el lugar donde éstas se realizan. Ya las vimos a finales de  febrero pero quería que aprendiera alguna más. De las nuevas que le había puesto no se sabía más de la mitad del listado de profesiones que aparecen y las ha ido traduciendo para poder contestar las preguntas ¿qué hace Paloma...? No le ha dado tiempo a hacerlo y en vez de mandárselo como deberes prefiero que lo haga en la siguiente clase conmigo.

            Como lo que ha trabajado en clase lo ha hecho muy bien le he puesto en las hojas: ¡perfecto! y le ha dado mucha alegría, tanta que hasta se pone roja.

            El resto de tiempo de clase que nos ha sobrado, Michaela lo ha dedicado a contarme que hoy por habérsele olvidado una hoja de actividades en casa para la clase de física la profesora le ha puesto un examen, así que hemos estado hablando de sus profesores en general y yo le he contado mi experiencia de hoy con las prácticas del CAP.

            Como siempre, le he dado una pegatina pero luego he pensado que no lo debería haber hecho porque no se había estudiado el vocabulario que le había  mandado para hoy. Si que había hecho los ejercicios del vocabulario  de unir con flechas,  el crucigrama y la sopa de letras pero al no repasarlo no lo había memorizado. Por tanto, no iba a darle  vocabulario para hoy para que se repasara el que ya tenía, pero ella me  lo ha pedido,  me ha dicho que  se lo diera de castigo y, así no perdía el ritmo que llevábamos, lo que me ha parecido muy bien . De manera que le he dado  un vocabulario relacionado con “las profesiones”.

            El porcentaje de lengua meta que hemos utilizado hoy ha sido prácticamente 100%,  pero todavía no podemos empezar con conversaciones complejas, lo que considero una pena. Desde mi punto de vista avanza muy lentamente porque dos horas de clase  no son suficientes. Michaela aunque tenga inmersión total en la lengua española al estar en una clase en la que el número de extranjeros es mayor que el de españoles y al haber ingleses,  se relaciona poco o mejor dicho casi nada con ellos, incluso, el novio que tiene ahora es belga y se comunican en  inglés. Un dato del que me acabo de acordar y es importante es que  en su casa no ve la televisión en español, tiene solamente canales ingleses.

 

Calpe, 8 de marzo de 2005

 

            ¡Qué suerte he tenido hoy! No he tenido que dar la clase en el cuarto que me estaban empezando a meter últimamente. Lo mejor ha sido que esta vez, no he tenido que echar ninguna excusa como por ejemplo que tenia que utilizar la pizarra.

Los saludos como siempre los hacemos en la lengua meta de la alumna y le he preguntado qué tal le ha ido en el colegio y si le había pasado algo novedoso.  Luego, me ha dado para que le corrija las fotocopias de vocabulario que le di los días anteriores pero no se lo había estudiado  así que hoy ya no le he dado ninguno más, bastante tenía con el vocabulario atrasado. Prefería que se estudiara el que ya tenia bien en vez de darle más  y que no se estudiase ninguno.

Hemos continuado con la fotocopia que le di en la clase anterior y  las hemos acabado (los dos ejercicios que tenía). Para que redactara un poco le he dicho que me escribiera a lo que se dedicaban sus padres. Así que ha redactado a lo que se dedicaban en Inglaterra pero en presente: mi padre/ madre es y trabaja en... Al hacer este ejercicio me he dado cuenta de que le expliqué el pretérito imperfecto para cada conjugación, sin embargo, se me olvidó ver el pretérito imperfecto del verbo ser / estar y por eso había redactado a lo que se dedicaban sus padres en presente. Entonces, lo  hemos visto hoy y  se lo he presentado con este ejercicio que me he inventado sobre la marcha.

 

Presente Simple

Pretérito Imperfecto

SER

ESTAR

SER

ESTAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo era

Tu eras

Él/ella era

Nosotros éramos

Vosotros erais

Ellos eran

 

 

 

 

            Le he dado el pretérito imperfecto del verbo ser y ella ha complementado los otros, ya que el verbo ser es irregular y no lo sabia. De tal modo que ha podido escribir en un par de líneas a que se dedicaban sus padres en su país utilizando esta vez la forma de pasado.

Esta explicación, me ha llevado a volverle a recordar las diferencias de uso entre  ser y  estar porque en la lengua inglesa estos dos verbos se utilizan con el verbo to be.  Para practicar las diferencias entre el ser y estar yo le decía  frases en inglés y ella las iba traduciendo al español.

Por ejemplo:

- The table was dirty,

- The table is big

 

La clase de hoy ha sido casi completamente en español, porque desde el principio le he dicho que  no me hablara en inglés porque no la iba a entender.

Considero importante que vaya empezando a entrar en contacto con libros sencillos de lectura y entonces  he llevado unos cuantos a clase (la Sirenita, Pinocho ,Blanca nieves...) y hemos estado hablando sobre estos cuentos. Yo quería que eligiera uno para leer poco a poco los últimos minutos de clase pero me ha dicho que en el instituto le había mandado uno y que prefería leerse ése primero. Me ha parecido muy bien,  y supongo que el próximo día ya lo traerá a clase.

Aunque hoy ha hecho las actividades muy bien, ha hablado todo el tiempo en castellano y acerca del comportamiento no digo nada porque es una niña muy educada, no le he dado ninguna pegatina porque no se había estudiado el vocabulario que le había mandado. Ella, de todas formas, se ha ido muy contenta porque la he animado mucho al haber entendido muy bien la diferencia de uso entre ser/estar, hacer  los ejercicios bien  y por haber hablado español todo el tiempo.         

Quizá tengo que decir que su español, aunque diga que ha hablado durante toda la clase, es muy básico pero por lo menos lo intenta y yo sólo le hablo en español  y me entiende pero haciendo uso de un español muy modificado en cuanto a sencillez de vocabulario, velocidad... También le he dicho que ella en total aunque empezase en octubre  sólo le he dado 34 horas de clase y que para conseguir un nivel básico es necesario unas 1200 horas. Al decirle esto y ver que ella ya habla se ha ilusionado mucho.

El último día que leí lo que había escrito en el diario acabé con la sensación de que casi no le enseño nada a esta alumna. A mi me gustaría que avanzase más rápido pero la hora pasa volando en la academia y no me da tiempo a hacer más cosas.

 

Calpe, 10 de marzo de 2005

 

            Ya parece que no vamos a tener que utilizar más la clase en la que no hay pizarra y directamente la dueña de la academia me ha dicho que pudo dar las clases otra vez  en la clase que tiene pizarra de tiza.

            Le había mandado a Michaela que se estudiara el vocabulario de dos campos semánticos que había acumulado pero hoy tampoco se los había estudiado aunque las actividades que  tienen las fotocopias si que las había hecho.  Por tanto, en vez de seguir dándole más vocabulario, le he dado diez minutos para que memorizara las palabras y luego se lo he preguntado.  No me gusta perder el tiempo en dejar a los alumnos unos minutos para que estudien porque opino que eso es un trabajo que deberían hacer en casa pero esta vez lo he considerado necesario. Una vez  preguntado el vocabulario, le he dado una fotocopia en la que aparece un diálogo en el que se practican las profesiones. Yo he leído un personaje y ella otro.

Me ha dado bastante alegría cuando me ha dicho que lo entendía casi todo pero para comprobarlo le he dicho que subrayara todos los miembros de la familia que aparecen en el texto y que hiciera un círculo a todas las profesiones que aparecían. A continuación, ha hecho dos columnas en la libreta para poner en una todos los oficios y en otra  los miembros de la familia y, ambas columnas tenían que tener la traducción de todas las palabras. El cuadro que ha hecho era similar al siguiente:

TRABAJOS-jobs

FAMILIA-family

 

 

 

            Como en la sesión anterior me dijo a lo que se dedicaban sus padres en Inglaterra tanto utilizando la forma de presente como la de pasado una vez que se lo había explicado, hoy me ha dicho a que se dedican aquí. También  me ha dicho a que se dedican otros miembros de su familia. Una vez hecho esta  actividad, me ha preguntado  en qué trabajan diferentes miembros de  la mía; ¿En qué trabaja tu madre?, ¿En qué trabaja tu hermana?, etc.

            La clase de hoy ha sido totalmente en español  con más actividades para trabajar oralmente que para escribir porque se había pillado los dedos de la mano derecha con una ventana y no podía escribir bien.

Las conversaciones que puedo tener con Michaela son de índole muy sencilla  debido a su nivel en la lengua meta que todavía es muy básico. También al ser una niña muy tímida y sensible soy muy cuidadosa con el tipo de correcciones que le pueda hacer. Por tanto, lo que hago es que cuando comete algún error, yo lo repito pero diciéndolo bien y con una entonación que no suena a corrección sino que parece que lo hago para que vea que voy entendiendo lo que me dice. Por ejemplo, cuando me estaba contando lo que le había pasado en los dedos me ha dicho: ‘hoy no escribir porque que mis dedos están mal’. Y yo le he contestado: ‘ahhh, hoy no puedes escribir’. Entonces ella me ha dicho: ‘siii, hoy no puedo escribir’ y ha continuado contándome lo que le había pasado.

            Le he comentado la idea de escribir un diario en español. Cada día tendría que escribir unas cinco líneas contando lo que quiera.  El próximo día, por tanto, traerá una libreta pequeña y le daré unas pautas para que siga cuando escriba como, por ejemplo, que indique la fecha siempre y que lo divida en: por la mañana,  por la tarde y,  por la noche o, que me ponga las horas pero en letra.

            Ahora que doy clase en un aula con pizarra no la utilizo, a mi me gusta mucho hacer uso de ella pero de momento con lo que estoy tratando  no la necesito.

Hoy no le he mandado ningún vocabulario para que se  lo estudie en casa porque me ha dicho que tenía muchos deberes para mañana del colegio. La verdad es que no debería mandarle deberes nunca según las normas de la academia pero yo siempre lo hago. Desde mi punto de vista, no es suficiente para el aprendizaje de una lengua sólo las horas que puedan darse en el aula sino que el alumno debe dedicar un tiempo extra en casa.

 

Calpe, 15 de marzo de 2005

 

            La clase de hoy ha sido totalmente diferente a como tenia pensado de darla. Quería acabar los ejercicios del día anterior y revisar los pronombres posesivos para el examen que le pondré a Michaela el 29 de marzo, sin embargo, tenía que leerse un capitulo de un libro para el colegio y contestar unas preguntas de verdadero y falso sobre el capítulo. Por lo tanto, hemos dedicado los primeros minutos a hablar un poco: ¿cómo estaba?, ¿Qué tal le había ido el día en el colegio? y, nos hemos puesto a leer el libro.

            Había pensado que lo mejor era que lo fuese leyendo en voz alta e ir traduciendo cada párrafo. Mi intención era que fuese apuntado también sobre las palabras que no sabia la traducción pero al decirme que la profesora no les dejaba las ha ido anotando en la libreta. Desde mi punto de vista, el libro es de un nivel mucho más avanzado del que ella tiene y la mayoría de las palabras no las sabia por lo que íbamos avanzando muy lentamente.  Cuando ya quedaban sólo diez minutos para acabar la clase directamente se lo iba traduciendo yo para que pudiese contestar las preguntas en casa porque no nos iba a dar tiempo a hacerlas. Por si acaso no entendía las preguntas que se le hacía sobre el capitulo las hemos leído juntas y como sólo era marcar verdadero y falso lo tenia bastante claro.

            La clase, por tanto, ha sido en  español exceptuando el uso de la lengua inglesa que he hecho yo para traducirle las palabras pero ella me ha hablado todo el tiempo en español.

            Hoy si he tenido que hacer uso de la pizarra para explicarle de nuevo la diferencia entre esta y está  porque en el texto aparecían muchas veces y no se acordaba.  Le he puesto otro ejemplo donde mediante el acento puede cambiar totalmente el significado de la palabra. Los ejemplos que le he puesto han sido los siguientes:

Esta mesa / Está leyendo el libro

Él está leyendo el libro.

A Michaela se le ha olvidado traer una libreta pequeña para que le explicara como quería que escribiese el diario por lo que lo hemos dejado para el próximo día si no se le olvida otra vez.

Como no me he dado cuenta de que se habían pasado  cinco minutos de la clase y Michaela ya tenía que irse no me ha dado tiempo a mandarle deberes (el vocabulario) ni a darle una pegatina.

            La clase de hoy no me ha gustado nada, porque yo tenía pensado  leer un libro pero poco a poco, para poder hacer otras actividades en las que se pudiesen practicar el resto de destrezas.  Teniendo que leer un  capítulo entero en una clase  no da tiempo a hacer nada más. Así que le he dicho que  se traiga el libro todos los días y le dedicamos unos minutos a  leer un par de páginas y de esta manera podemos hacer más cosas y no sólo leer porque los capítulos del libro son tan largos que habiéndonos dedicado todo el tiempo a él  no lo hemos podido acabar.

Calpe, 17 de marzo de 2005

 

            La clase de hoy se me ha hecho muy amena porque se ha pasado volando. Michaela cuando ha llegado me ha estado contando que tal lleva los exámenes del instituto y que hoy ha hecho 3, mañana tiene uno de valenciano y el viernes otro de lengua española. Decía que quería repasar en esta  clase para su examen del viernes las horas  y así lo hemos hecho.

Con un reloj que tiene las agujas móviles  le iba poniendo diferentes horas y preguntándole qué hora era y las  ha contestado todas bien. Al quedarse tranquila porque se las sabía, hemos continuado con la fotocopia en la que aparecía un diálogo sobre los trabajos y la familia. 

La actividad número 10 no la hemos hecho porque la última vez que trabajamos con esta fotocopia ella ya me preguntó a que se dedicaba mi familia y, también, había escrito a lo que se dedicaban sus padres tanto en Inglaterra como a lo que se dedican ahora en España.

Hemos traducido, también, las oraciones que aparecen en la fotocopia tales como ¿Quién es éste (a)?, ¿Quiénes son éstos (as)?, etc.

En la actividad número 11 hay una serie de adverbios de frecuencia  de los cuales sólo recordaba el significado de normalmente y nunca, por lo que hemos traducido el resto y ha escrito la traducción de todos. A continuación, le he preguntado con qué frecuencia hacía los deberes,   iba al colegio,  veía la televisión, salía con sus amigos, etc. Al final de tanta pregunta se acordaba de todos los significados.

            En el ejercicio número 12, le he preguntado si conocía al hombre de la primera foto.  Yo sabía perfectamente que me iba a decir que no y, efectivamente, no sabia que era el rey de España así que no he continuado preguntándole si conocía al resto de personajes y me he centrado en hablarle un poco en el rey de España. Seguidamente, lo que ha hecho ha sido describir lo que ella hace en un día normal y, posteriormente, me ha contado que podría hacer un rey  en un día normal.

            Una vez acabada esta fotocopia, hemos continuado con otra para repasar los adjetivos posesivos. Para explicárselos le he dado el equivalente en inglés y le he recordado que en español la primera, segunda y tercera persona del singular distingue entre singular y plural a diferencia del ingles que no hace distinción en género. Luego,  que la primera y la segunda persona del plural hacen distinción de número y de género. Por último, le he dicho que la tercera persona del plural se hace igual que la tercera persona del singular.

            Para explicarle los puntos gramaticales, siempre contrasto la lengua materna de la alumna con la lengua meta ya que desde el principio de darle clase comprobé que era efectivo.

            A  continuación de la explicación de los adjetivos posesivos, ha hecho el ejercicio 1, 2 y 3 de otra fotocopia que le he dado. En estas actividades también se pedía  los pronombres posesivos pero  los he preferido dejar para la siguiente clase que le daré un esquema con ellos y le diré también las equivalencias en el inglés.

            Los ejercicios los ha hecho sin ningún error, y le he escrito en la fotocopia con bolígrafo rojo: ¡MUY BIEN! Y le  he dado una pegatina.

            No le he mandando ningunos deberes, ni siquiera las fotocopias de vocabulario que le suelo dar porque la he visto un poco agobiada con los exámenes del instituto.

            Para finalizar la clase, le he dicho lo que va a entrar en el examen que le tengo que hacer y, que finalmente será el 31 de marzo.

 

Calpe, 22 de marzo de 2005

 

La clase de hoy ha sido totalmente diferentes a las que anteriormente le he dado desde que empecé a darle clase porque hemos estado la hora entera solamente hablando y probablemente esté durante una larga temporada dándole sólo conversación. No considero muy normal que todavía no hable tanta cantidad de español como debería. Sin embargo, teniendo en cuenta que en su clase sólo se rodea de compañeros de habla inglesa, en su casa sólo tiene televisión inglesa, se podría entender la situación. Desde mi punto de vista,  Michaela  vive en España pero sigue haciendo vida inglesa. De tal modo que  ya no hemos visto los pronombres personales que tenía pensado explicarle hoy.

Aunque haya sido una clase solamente conversacional no se ha hecho pesado. Para empezar he sacado un juego que tiene unas fichas gigantes de gente de todo el mundo (esquimales, indios, indígenas) y  ha descrito; la vestimenta, el lugar donde viven, etc. Cuando hemos acabado de describir todos los personajes, he cogido una revista ( la revista Pronto) que tenía en la portada al príncipe de Inglaterra y a su hijo menor. Por lo tanto, hemos hablado de la monarquía inglesa y de la española que no se acordaba de cómo se llamaba nuestro rey y le he dicho también como se llama la reina de España. En otra página había una fotografía de una mujer muy mayor, de un bebé y de un médico y, sin dejarle leer la noticia, le he dicho que se inventara una historia con esos personajes. Luego, hemos ido a las últimas páginas donde están  todos los canales de televisión para ver lo que  van a hacer durante la semana. Así que le he preguntado cuál era la película  más reciente que había visto. Como no, la película la había visto en inglés: Los padres de él.  Por tanto, ya hemos acabado la clase con este tema.

No le he mandado deberes porque bastante tiene ya con prepararse el examen que  tengo que ponerle el martes 31 de marzo. Aunque hoy la clase haya sido muy amena y, ella haya participado totalmente en la conversación y en español no la he premiado con una pegatina como suelo hacer porque se me ha olvidado pero de todas formas ella ha salido muy sonriente de verse capaz de haber mantenido diferentes conversaciones  durante la  hora.

 

Calpe, 31 de marzo de 2005

 

            La clase de hoy ha sido muy fácil de dar porque era el día en que mi alumna tenía que hacer el examen.  Una vez terminado, se lo he corregido y le he dado la nota, ha sacado un 8’9. Podría haberle puesto más nota pero le he restado unas décimas en unos ejercicios que había hecho casi perfectos si no hubiese sido porque se le han olvidado los acentos en los verbos está y están y, en otro ejercicio porque se le ha olvidado poner las marcas de interrogación. Con éste examen escrito sólo le he evaluado la gramática y el vocabulario.

La parte oral la he evaluado en los diez minutos restantes al hacer el examen escrito. Me ha tenido que contar el argumento de una película y lo ha hecho de ‘los increíbles’. Aquí la nota no se la he dado numéricamente, sino que le he puesto: ‘bien’.

            Los resultados de este examen escrito y oral me han hecho ver que voy a dejar de darle más gramática y  voy a dedicarme solamente a la conversación con ella. Aunque le haya dicho que  el oral lo ha hecho bien, en cierto modo, yo le hubiese puesto regular pero en la academia no se me está permitido poner menos nota de un bien.

            Debería haberle dado una pegatina  pero he salido tan desmotivada por no poder ponerle la nota en la parte oral que se merecía que se me ha olvidado. No considero beneficioso para la niña ponerle una nota que no se merece ya que ello evitará que se esfuerce, aunque, supongo que se habrá dado  cuenta cuando le he dicho que a partir de  ahora nos íbamos a centrar, exclusivamente, en la conversación.

            Como hasta el 5 de abril no le vuelvo a dar clase porque me tengo que marchar de viaje  para deberes le he dicho que cada día se repase un poco  lo que hemos hecho durante el trimestre porque no le sirve de nada escribir en la libreta y luego no revisar las actividades que hace.

 

Calpe, 5  de abril de 2005

 

            Con la vuelta de las vacaciones, Michaela  me ha parecido más animada de lo normal a la hora de hablar por lo que yo me siento más motivada para dar la clase. Me ha estado contando lo que ha hecho durante las vacaciones y, luego ella me ha preguntado a mi lo que yo he hecho. Luego, le he dejado tiempo para que escriba una corta redacción sobre lo que me había contado previamente sobre las vacaciones y me he quedado sorprendida de lo bien que la ha escrito. Una vez corregida la redacción, esta vez con bolígrafo rojo para los pocos fallos que tenía ya que ha escrito las líneas muy juntas y quería que viera bien que se le había olvidado poner los acentos , hemos seguido hablando.

Como considero muy aburrido hablar por hablar, he cogido un juego en el que hay varias tarjetas con dibujos de ángeles, dragones, niños tocando instrumentos, etc.  He cogido cuatro al azar y he creado una historia para que ella lo hiciese posteriormente pero con tarjetas diferentes. Cada vez que elegía cuatro tarjetas (le ha dado tiempo a contarme 3 historietas) le dejaba de 3 a 5 minutos para que pensara. No las ha contado muy mal. Yo le iba corrigiendo los fallos repitiendo lo que ella me había dicho erróneamente pero con la forma bien dicha por lo que ella repetía lo que  yo le decía y así adquiría la forma correcta sin interrumpirla diciéndole que  había dicho mal algo.  Los 10 minutos antes de acabar la clase los he dedicado a darle las fotocopias de vocabulario (“los edificios”) que solía darle para deberes, pero esta vez las ha hecho en clase y en casa sólo tiene que memorizarlas, así descansaba ella y yo también.  Para finalizar la clase la he premiado con una pegatina.

 

Calpe, 7 de abril de 2005

 

            Para la clase de hoy he utilizado una revista y un cuento. La portada de la revista era un mercado de frutas en Bagdad y Michaela lo ha tenido que describir. Hemos hablado un poco de aquellas gentes, no se veían casi mujeres comprando, la suciedad que se podía apreciar en la calle, en los coches, etc. El cuento que le he llevado hoy a clase era el de Blancanieves, y como era muy corto lo ha leído entero  para practicar un poco la lectura y su comprensión. Después de  leer cada página, con sus  palabras me decía lo que había entendido, quería contármelo en inglés pero no se lo he permitido como es lógico.  Desde mi punto de vista, no lo ha hecho nada mal pero tengo la sensación de que las palabras que han surgido a lo largo de la lectura para el día siguiente se le habrán olvidado (bruja, enanitos, bellísima, guardabosques, etc.)

            Nos han sobrado cinco minutos por lo que le he dado las tres fotocopias de vocabulario (“los instrumentos musicales”) que le suelo dar para que haga, no le ha dado tiempo a acabar las tres que le doy siempre por lo que  la sopa de letras se la he mandado para deberes y también le he dicho que le voy a preguntar el vocabulario, así que espero que lo memorice.

 

Calpe, 12 de abril de 2005

 

            La clase de hoy no la tenía preparada, sólo había pensado en coger una revista y hablar sobre algunas fotos interesantes. Sin embargo, no lo hemos podido hacer porque Michaela tenía que leerse un capítulo del libro que anteriormente ya me trajo una vez para leer: El crimen de la Ñ.

Cuando Michaela ha llegado lo primero que le he preguntado ha sido qué nota había sacado en valenciano así que hemos estado hablando unos minutos sobre el instituto y de paso me ha contado que ya no tiene novio al preguntarle yo si ya  hablaba más con él en español.

A continuación,  Michaela se ha puesto a leer el libro y, más o menos, sobre cada párrafo se detenía para contarme lo que había entendido, pero también a la vez que iba leyendo me preguntaba alguna que otra palabra que encontraba rara. Cuando pronunciaba una palabra mal yo la repetía y ella entonces la repetía otra vez. Esta vez no ha hecho conmigo los ejercicios que tiene  el capítulo al final porque ya los había hecho en el colegio. Nos ha dado tiempo a leer un capítulo entero y las dos primeras páginas del siguiente.

Hoy he acabado bastante contenta con la clase que le he dado a Michaela  porque más o menos iba entendiendo lo que leía. Supongo, que quizá se debe a que ya se haya familiarizado con los personajes y la trama. Una vez que ella acababa de contarme lo que sucedía tras cada párrafo si yo veía que se le había olvidado decirme algo que pudiese ser importante se lo decía yo. Por tanto, la clase de hoy ha sido 100% en castellano.

Para deberes, le he mandado vocabulario y hoy trataba sobre “las posiciones”.

El próximo día no le puedo dar clase porque me marcho de viaje por lo que tengo que dejarle el trabajo que pensara hacer con Michaela a la profesora que me sustituya.

Hoy, ya estamos a 12 de abril y a Michaela, todavía, se le  sigue olvidando traer un cuaderno para que le explique como escribir el diario que le comenté que hiciese.

 

 

 

 

 

3. CONCLUSIÓN.

 

            La elaboración de este diario me  ha sido de gran ayuda porque me ha hecho reflexionar y valorar día a día mi modo de dar clase de español a esta alumna.  Nunca antes me había planteado cosas como las que me he planteado  hasta que las he escrito, como por ejemplo, si la clase ha sido muy aburrida, si he dado más gramática de la que debía haber dado, etc.  Incluso, a veces el escribir lo que he hecho en cada clase me ha hecho pensar que no se enseñar español y todavía no estoy segura de saber hacerlo.  Por lo tanto, debido a mi nula experiencia en la enseñanza de español considero de gran ayuda que se evalúe el trabajo que estoy haciendo y he pensado en, también, entregar  este diario a la dueña de la academia para que me  aconseje si lo estoy haciendo bien o mal porque estoy interesada en continuar en la enseñanza de español como lengua extranjera.

            Esta alumna, a mi modo de ver, ha avanzado mucho y se ve su progreso  tanto en la academia como en el instituto ya que ha aprobado los dos trimestres que se le han evaluado. Sin embargo, a mi todavía me desconcierta la lentitud que tiene para desenvolverse hablando y, como no puedo comparar  con el resto de alumnos de español que tengo porque ya sabían hablar español antes de yo darles clase pues no sé si es normal la situación de Michaela o no.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4. BIBLIOGRAFÍA.

CAÑAL, P.; PORLAN, R. (1987) Investigando la realidad próxima: un modelo didáctico

 alternativo.; vol: 5,2,; pag: 89-97.

 

DEL VILLAR, F. (1987) "El Diario del Profesor". Revista Investigación en la Escuela, 2 (pp.

 77-78).

 

DEL VILLAR, F. (1994) "El Diario de los Profesores de Educación Física. Un Instrumento de

Investigación y Formación Docente". Revista Española de Educación Física y Deportes, 4 (pp. 20-23).

 

DÍAZ, Jovia (1998), “El diario como instrumento de investigación de los procesos de

enseñanza-aprendizaje de lenguas extrajeras”, en MORENO, F., GIL, M. Y ALONSO, K., (eds.) (1998), La enseñanza del español como lengua extrajera: del pasado al futuro, Actas del VIII Congreso Internacional de ASELE, Alcalá, Publicaciones de la Universidad de Alcalá de Henares, 271-280.

 

JIMÉNEZ RAYA, M. (1994), “ El papel del diario en el  aprendizaje de lenguas extrajeras”,

 RESLA (Revista Española e Lingüística Aplicada, 10,121-135.

 

KEMMIS, S. y McTAGGART, R. (1988): Cómo planificar la investigación-acción.

Barcelona: Alertes.

 

LATORRE, A. (1996) "El Diario como Instrumento de Reflexión del Profesor Novel". Acta

del III Congreso de E. F. de Facultades de Educación y XIV de Escuelas Universitarias de Magisterio. Guadalajara: Ed. Ferloprint.

 

PORLÁN, R. (1987) "El Maestro como Investigador en el Aula. Investigar para Conocer,

 Conocer para Enseñar". Revista Investigación en la Escuela, 1 (pp. 63-69).

 

PORLAN Rafael, MARTÍN, José (1993). El diario del profesor un recurso para la

investigación en el aula. Buenos Aires: Editorial Díada Colección investigación y enseñanza.

 

TORRES, J. (1986) "El Diario Escolar". Revista Cuadernos de Pedagogía, 142 (pp. 52-55).

 

TRAVÉ, G. (1996) “Consideraciones sobre la utilización de técnicas e instrumentos de

investigación educativa para la evaluación de unidades didácticas de contenido social”. En Investigación en la Escuela, 30, 87-97.

 

ZABALZA, M. A. (1991) "Los Diarios de Clase". Barcelona: Ed. PPU.

 

Jakintza arloa: 
Ikaskuntzaren testuinguruan: