Imagen de Miguel Barrera Lyx
Preguntado por Miguel Barrera Lyx |  Hace 3 años respuestas 42

Te proponemos que participes en este debate para reflexionar sobre los aspectos positivos y negativos de la utilización de las rúbricas en la evaluación de competencias, y específicamente en la evaluación de la competencia digital.

Te invitamos a que compartas tus impresiones relativas a las siguientes preguntas:

  •     ¿Qué tiene de positivo y/o negativo la utilización de las rúbricas?
  •     ¿En qué medida un docente puede complementar en su práctica ambas perspectivas o enfoques evaluadores de la competencia digital?

Los espacios de debate en esta comunidad del MOOC (#CDigital_INTEF) pretenden ser lugares de intercambio de información, de diálogo y comunicación; espacios de socialización, así como de trabajo colaborativo entre los participantes. Por ello también te animamos a que además de aportar tus reflexiones, interactues y reacciones a las realizadas por otros participantes.

Comentarios

Imagen de Ines  Orta Medina

Las rúbricas son un gran instrumento, sobe todo cuando concurren dos circunstancias: que han sido consensuadas y que el alumnado las conoce antes de iniciar la tarea. Pero no son el único recurso, además son engorrosas de manejar en grupos grandes, bastante laboriosas en su elaboración (sobre todo al principio)y si son usadas en exclusiva pierden valor y crean dependencia e inseguridad en el alumnado que "no se atreve" a realizar la tarea sin tenerla delante.
Los dos enfoques de evaluación de la competencia son complementarios. Actualmente la evaluación formal viene en muchos casos dictada desde las instituciones por lo que para mí es la segunda, la evaluación personalizada, más centrada en el proceso, la que mayor validez tiene y más información aporta

El uso de las rúbricas resulta muy positivo en cuanto se valora el aprendizaje cualitativamente. Además, al conocer el alumno lo que se pretende de él, éste tliene claro dónde debe llegar para optimizar su aprendizaje.
Como aspecto negativo de las rúbricas cabría destacar la falta de evaluación del proceso y del progreso que hace el alumnado.
También me he planteado alguna vez, al igual que se ha comentado en el foro, si , en ocasiones , se limita al alumnado que puede dar más de sí mismo.

He puesto en práctica en el aula con alumnos de primaria, el uso de rúbricas y he visto que el aspecto positivo que tiene es que saben perfectamente de qué forma se les está evaluando.
Además es una forma de que dándoles antes la rúbrica puedan hacer mejor sus actividades.
También es método para que puedan autoevaluarse y hacer coevaluación entre sus compañeros.
En el aspecto negativo veo que a veces se hace un exceso uso de las rúbricas como método innovador de evaluación y los alumnos se cansan y dejan de hacer uso de ellas, por lo que hay que hay que utilizar otros métodos distintos como dianas, etc.

Imagen de Berta Civera Coloma

Contesto primero a la segunda:
"¿En qué medida un docente puede complementar en su práctica ambas perspectivas o enfoques evaluadores de la competencia digital?"

Los profesores asumimos las normativas de nuestros Centros, Comunidades Autónomas, Estados, de instáncias europeas. Asumimos estándares. Lo declaramos en nuestras programaciones. Intentamos llevarlos a cabo en muestra práctica, día a día. Son el marco de nuestra actividad en el aula.

Marco, que tendemos a querer conciliar con la variada y compleja realidad que entreteje la combinación de cada uno de los alumnos que configuran cada curso, cada aula.

En este sentido, hacemos bien en atender cuál es el punto de partida de cada uno, en intentar encontrar una velocidad de crucero media que nos permita avanzar a todos evitando aburrirse a unos, descolgarse a otros... atentos a qué niveles se espera que alcancemos en cada embarazo de nueve meses que dura el curso. A conseguir esto, mal que bien, nos ayuda hacer encaje cruzando bolillos de mirada de estándar y de mirada personalizada.

Sólo atendiendo al tranco de cada uno, a su punto de partida, a las potencialidades que ese contexto del que somos parte, le ofrece (mos), atentos a ver desde el él y a cuidar de su vivencia... podemos tener mínimas esperanzas de hacer algo bien como "maestros" y no engañarlo, no engañarles, no engañarnos.

Respecto a la primera pregunta " ¿Qué tiene de positivo y/o negativo la utilización de las rúbricas?" No voy a contestar con voluntad de ser objetiva, ni siquiera he dialogado tanto con otros sobre esto como para esperar estar dando una respuesta con visos de algo de intersubjetiva. Desde el recuerdo de la experiencia que tuve (tuvimos) los que realizamos el proyecto Un día... puedo decir que mi impronta al leer "rúbrica" no fue muy buena: me faltaba algo, dudaba. Así lo dejé escrito más o menos en el segundo cuarto de esta entrada http://bertaprendiendo.blogspot.com.es/2014/05/unidad-5-la-evaluacion.html hecha para ABPmooc. Allí se muestra también cómo fue la potencialidad que le vio una de las alumnas que participaban, y el hecho de que una asamblea de alumnos, en un viaje, acordaran que se utilizaran y además evaluar por pares. El que ella diseñara una que acabaría siendo germen de la que usaríamos... lo que me animó a asumir la responsabilidad de ese cambio. Desde entonces siempre que hemos evaluado por pares lo hemos hecho desde, con y a través de rúbricas. Últimamente, también nos hacíamos servir de ella para autoevaluar el quehacer del proyecto. De evaluar lo evaluado por el evaluador. De evaluar y consensuar o modificar la propia rúbrica. etc., etc.

Ha sido un proceso paulatino, que empezó en #eduPLEmooc_INTEF Un proceso en el que este módulo de nuestro curso ha marcado un nuevo hito justo cuando Area ha hablado de que más que en el uso de la herramienta, haríamos bien en poner atención al proceso. Ahí ha sido cuando he sido consciente de justo eso era lo que habíamos hecho.

Así que, ¿Qué tienen de positivo y/o negativo la utilización de rúbricas...? no sé, de negativo quizás las consecuencias derivas del querer aplicarlas a machamartillo, desde fuera, como una receta. De positivo, al menos para nosotros, el habernos permitido descubrir el potencial de diálogo y apertura de conciencia, de camino de aprendizaje, de miguitas de pulgarcito y grampones, piolety cuerdas que en no vi (mos) -no es evidente- al mirar por primera vez las rejas.

Imagen de Angu Morea Alonso

Creo que como la mayoría, me estoy iniciando en la confección de rúbricas. Como todo lo que se empieza a hacer cuesta un poco y no tienes la seguridad de estar haciéndolo todo lo bien que deseas. Es decir, que el "pero" es mi propia inexperiencia en su elaboración.
Así que todo lo demás son ventajas:
- Son claras, concisas, facilitan la evaluación.
- El consensuarlas con el alumnado favorece su participación y fomenta la superación personal.
- En relación con la Competencia Digital, son herramientas muy útiles: los contenidos que se trabajan en esta competencia son muy "diáfanos". Por comparar, no son equiparables a, por ejemplo, "sabe realizar el algoritmo de la suma", sino más relacionados con los que habitualmente hemos trabajado en valores. Es una competencia transversal y las rúbricas generan una plantilla evaluativa muy útil en este sentido.

No se trata tanto de cuánto ha producido digitalmente como de si lo ha hecho usando las herramientas más idóneas al propósito final, cuidando detalles como la netiqueta, la protección de la identidad digital y participando de forma constructiva en entornos digitales.

Imagen de Celia Ruiz Flores

Conozco las rúbricas desde hace bastante tiempo, las recomiendo a los docentes y considero que son necesarias en el aprendizaje por proyectos pero he de reconocer que no he creado muchas. El motivo tiene que ver con los pros y los contras de utilizarlas.
Lo positivo:
-Ver una rúbrica correcta y claramente diseñada es una maravilla porque se convierte en una herramienta transparente y objetiva de evaluación. Permite que el alumno conozca a priori, cómo va a evaluar el docente y si se realiza una evaluación entre pares, resulta enriquecedor porque puedes conocer de la mano de un compañero los motivos que le han llevado a evaluar tu actividad con una u otra puntuación.
Lo negativo:
- En algunas ocasiones me resulta complicado establecer niveles en algunos aspectos a evaluar, concretamente cuando se trata de aspectos intangibles, como me ocurre con el área de Seguridad de la Competencia Digital. La barrera entre distintos niveles está bastante difusa, términos como "aceptable", "adecuado" o "perfectamente" y su interpretación se convierten en el único elemento objetivo para medir.

Entre los aspectos positivos podemos encontrar que se identifica claramente aquello que se va a evaluar y por otro lado saber calificar el grado de consecución, por lo que podemos hacer partícipes a los propios alumnos del proceso evaluador. El docente puede evaluar, pero también se puede hacer una evaluación entre pares sin temer que la evaluación pueda ser afectada por las decisiones de los propios estudiantes, pues al usar rúbricas es mucho más sencillo todo el proceso evaluador.
En cuanto a los aspectos negativos, quizás la elaboración de rúbricas deben ser cuidadosamente elaboradas para poder diferenciar el grado de consecución de las mismas dentro del proceso evaluado.

Las rúbricas son muy útiles para guiar al alumno, situarlo y evaluarlo de una manera más objetiva. Poco a poco las voy introduciendo en mi trabajo. Necesitaría una herramienta que permitiese cuantificar los resultados automáticamente, tipo moodle.
Sin embargo creo que aporta muchas más cosas desde el principio del proceso de aprendizaje.

Respecto de las rúbricas las veo positivas ya que el alumno sabe, desde el principio, que se le va a pedir y a valorar. Permite una evaluación más objetiva.
Aspecto negativo quizás, decir, que el diseño de las mismas me cuesta un poco por falta de práctica pero que poco a poco voy aprendiendo.

De acuerdo a una investigación del la revista REDU, mencionan dos vertientes la primera es la percepción por parte del profesores donde la rúbrica es un instrumento útil para proporcionar feedback al estudiante en sesiones de tutoría, ya que el docente dispone de información precisa sobre el grado y evolución de las competencias evaluadas. Aporta al evaluador una mayor coherencia al emitir sus juicios de valor y le asegura que los estudiantes serán evaluados con criterios homogéneos. Se muestra también eficaz cuando el docente debe hacer un seguimiento de un número elevado de tareas de evaluación puesto que genera un registro de evidencias. La creación de las rúbricas exige una planificación y reflexión exhaustiva en la definición de los criterios a considerar durante el proceso de evaluación.
Por otra parte está la percepción por parte de los alumnos, donde comentan que su función de clarificación de las metas u objetivos de aprendizaje, la posibilidad de auto-regulación de su progreso en el desarrollo de competencias y la transparencia que introduce en el proceso de evaluación. Las rúbricas les permiten identificar los elementos críticos de una tarea y, por consiguiente, reducir la incertidumbre y hacer más significativo su trabajo, determinando la cantidad de esfuerzo necesario para una actividad, evaluando sus propios progresos, estimando las prioridades en el desarrollo de las tareas y dirigiendo sus esfuerzos hacia la mejora de sus competencias en posteriores actividades.

Imagen de Marisa Elena Conde

Hola a todos, Les comento que normalmentee uso rúbricas de evaluación a las que de antemano se las entrego a mis estudiantes para que sepan en que aspectos me voy a enfocar al momento de evaluar. Positivo: También las utilizo para que ellos co-evaluen a sus pares, siempre argumentando, lo que a la vez me permite revisar sus criterios nuevamente. (si ellos no advierten que alguna cosa esta mal, entonces no pueden individualizar un error) En proyectos interdisplinarias solemos generar rúbricas concensuadas en las que cada docente haciendo foco en sus contenidos curriculares, de manera que los estudiantes presenten un producto pero que a la vez es anilado por todos los espacios curricualres que intervienen en él.
Ahorra tiempo de corrección al tener pre-definido las dimensiones a evaluar.

Negativo: No le encuentro nada. Si hay que tomarse el tiempo necesario para incorporar todos los itemas que se desen evaluar.
Saludos cordiales Marisa

Estoy de acuerdo con la mayoría de las ventajas que aquí se han recogido, yo añadiría que, facilitan la evaluación, en especial cuando las tareas ha calificar son complejas con muchos factores a considerar, como es el caso de las competencias digitales. Que son un elemento que te lleva a reflexionar sobre los aspectos que se quiere evaluar. Y favorecen el aprendizaje del alumnado al generar un proceso de retroalimentación.

Saludos

¿Qué tiene de positivo y/o negativo la utilización de las rúbricas?
Como positivo dota a la evaluación de mayor equidad o justicia al restar regida por unos apartados claramente definidos. Esto también ayuda al alumno a saber qué se le está solicitando y de que modo puede mejorar su evaluación en función de ir completando los distintos niveles de satisfacción dentro de la rúbrica.
Lo único negativo que se me ocurre es lo elaborado que es realizar una rúbrica que permita evaluar correctamente las competencias adquiridas. Pero sin duda, merece la pena realizar tal trabajo.

¿En qué medida un docente puede complementar en su práctica ambas perspectivas o enfoques evaluadores de la competencia digital?
Es necesario que se traten transversalmente las competencias digitales y sin duda alguna deben ser evaluadas en las rúbricas como un punto más a evaluar.

La ventaja principal que aporta la rúbrica de evaluación es la información que da al alumno sobre la forma en que se va a valorar una actividad. Puede ser consciente de sus errores durante el proceso y modificar su trabajo, aunque en la práctica, en general, los alumnos, no muestran demasiado interés por trabajar en función de los descriptores de la rúbrica y como dice Idoia, los resultados de una evaluación con rúbrica son casi un calco de una sin ella. Sin embargo permite la reflexión a posteriori sobre el propio trabajo, no solo para el alumno, sino también para el profesor y da pie a la evaluación entre pares en el entorno del aula.
La evaluación a través de rúbricas de la competencia digital es especialmente interesante, ya que en ella quedan reflejadas las etapas del trabajo, las aplicaciones que se van a utilizar y el uso correcto de las mismas, etc. aportando al alumno una información muy valiosa sobre la tarea, definiendo los descriptores en función de los contenidos, por ello solo adquiere sentido cuando es tratada como una herramienta más para llegar a los objetivos. Es decir, las competencias digitales no se deben evaluar por si mismas sino en el contexto de una actividad cuyo producto puede o no ser digital.

El mayor inconveniente es el tiempo que requiere su elaboración y lo complejo que puede resultar a alumnos y docentes acostumbrarse a trabajar con rúbricas.

Respecto a los aspectos positivos que tiene la utilización de las rúbricas, podríamos decir que facilitan un espacio de trabajo en común en el que se definen y seleccionan las dimensiones que serán observadas y se determinan los criterios de evaluación de las mismas, ofreciendo una descripción precisa de las distintas posibilidades de respuesta, promoviendo la retro-alimentación en los procesos de enseñanza-aprendizaje, y aportando elementos para elaborar evaluaciones de los logros del alumnado consistentes.

En el alumnado promueve expectativas ajustadas acerca de la evaluación del aprendizaje, ya que clarifica los objetivos a alcanzar y las posibilidades que se ofrecen para hacerlo.
En ese sentido, implica una mayor definición por parte del personal docente de los criterios que se utilizarán para evaluar al alumnado y documentar el progreso de los estudiantes, y permite incluir la descripción cualitativa de los logros a alcanzar.

Su aplicación nos da información sobre la efectividad del proceso de enseñanza que se está utilizando y ayuda a mantener los logros de los objetivos de aprendizajes centrado en los estándares de desempeño establecidos y en el trabajo del estudiante, a partir de un registro claro y preciso.

Además proporcionan al alumnado retro-alimentación sobre sus fortalezas y debilidades en las áreas que deben mejorar y permiten que conozcan no sólo los criterios de calificación con que serán evaluados, si no el estándar de desempeño que reflejará calidad en sus trabajos., promoviendo la responsabilidad, la autorreflexión y proporcionando criterios específicos para medir y documentar su progreso.

Inicialmente puede plantear un incremento del trabajo a desarrollar por el personal docente, pudiendo ser necesaria la formación en el tema, pero pienso que se vería compensado en la práctica diaria. Otro aspecto negativo podría ser la disponibilidad del equipamiento y los recursos necesarios para poder llevar a cabo el uso de las rúbricas en los centros educativos.

Por otra parte, creo que el uso de diferentes enfoques en el proceso evaluador permite realizar una valoración más ajustada, y contemplar aspectos del proceso de aprendizaje, que , de otro modo se nos escaparían.

#CDigital_INTEF #EduPLEmooc @Ricard_70
He modificado mi rúbrica, ....he visto la de algunos compañeros y me han dado ideas para modificar la mia.
Os dejo aquí estos cambios.
Está en catalán, pidiendo disculpas de antemano, pero agradecería que si me pediis que os la traduzca....así lo haré. Pensar que es una herramienta que utilizo con mis alumnos, e imparto la asignatura en catalán.
Espero que os guste mi rúbrica.

https://drive.google.com/file/d/0BztUSRSf3yWcNTN2bVNMMjZkRmM/view?usp=sh...

Imagen de Davis Carpio

Las rúbricas son un excelente instrumento para calificar el desempeño de los estudiantes; además de ser una clara herramienta que les permite a ellos mismos entender su progreso. Sin embargo, el profesor debe saber cuáles aspectos serán los evaluados, porque de manera contraria no cumplirían su objetivo.
De acuerdo al tipo de contenido se podría establecer evaluaciones estandarizadas pero en otros casos una personalizada; por ejemplo si se elaborara una rúbrica estandarizada para evaluar la lectura a un grupo de estudiantes que están aventajados con la lectura, los resultados pudieran no ayudarnos para detectar otras necesidades.

Imagen de María Napal

Aparte de lo comentado por el resto de compañeros (rúbricas para potenciar la autorregulación del alumno), las rúbricas son útiles también incluso cuando sólo es el profesor el que evalúa.
Yo llevo utilizando rúbricas, un par de años, y desde que las descubrí las construyo para todo, incluso para las preguntas de desarrollo de los exámenes.
Por una parte, ayudan muchísimo a evitar la subjetividad. Sin rúbricas, es fácil dejarse confundir por la calidad expresiva y no juzgar adecuadamente el contenido. O que, conforme se va corrigiendo, los criterios vayan tomando un cierto rumbo y tras un número de correcciones haya que volver a comenzar.
Por otra parte, si las rúbricas se diseñan al tiempo que se planifica la actividad, es más sencillo darse cuenta de cosas (contenidos, objetivos) que serían deseables (lo notas porque sientes la necesidad de reflejarlos en la rúbrica) pero que no se desarrollan adecuadamente en la actividad propuesta. Es decir, es un instrumento heurístico muy bueno también en la fase de planificación, y no sólo en la evaluación.

Imagen de Davis Carpio

Esa parte de la subjetividad es muy importante, puesto que nos aleja de cualquier estructura que nos lleve a evaluar de una manera inadecuada.

Subscribo el análisis de aspectos positivos y negativos de Hernan. Las rúbricas son probablemente la herramienta de evaluación más transparente. No solo se especifican por escrito y por adelantado los criterios de evaluación sino también la escala que se aplicará al medirlos.

Las rúbricas, en mi opinión, suelen tener impacto positivo en la calidad de los productos presentados.

Lo difícil es escoger y redactar los items y también establecer las escalas apropiadas que sean flexibles por una parte, pero al mismo tiempo permitan discriminar con facilidad. Es una dificultad parecida a lo que sucede cuando elaboramos encuestas. Si usamos escalas impares ya sabemos que la tendencia será ir al centro. Si son pares nos costará más tomar decisiones entorno a los valores centrales.

En los items que me es posible prefiero utilizar una escala binaria simple Si/No. Si puedo establecer valores cuantitativos también los utilizó ya que son objetivos y facilitan la corrección. Por ejemplo "Presenta las 7 evidencias gráficas requeridas / Le falta 1 ó 2 evidencias gráficas / Le faltan 3 o más evidencias gráficas"

Con los items que no se ajustan a escalas binarias o cuantitativas, es decir,con las escalas puramente cualitativas casi siempre me resultan más difíciles de aplicar.

Yo uso Moodle tanto para generar la rúbrica como para calificar con ella. Es muy cómodo, ya que realiza los cálculos automáticamente y vuelca el resultado al libro de calificaciones. Además es reutilizable y se puede compartir con litros colegas. Si no recuerdo mal se incorporaron a la versión 2.4.

Para la evaluación por pares suelo utilizar las rúbricas de la actividad workshop (taller) de Moodle. Funciona muy bien. Yo no encontré otra herramienta gratuita parecida y la recomiendo.

No estoy de acuerdo con que "la evaluación deba separase del proceso de enseñanza-aprendizaje". Todo lo contrario, la evaluación es parte esencial del proceso de enseñanza-aprendizaje y el reto es evolucionar de una concepción tradicional de 'evaluación del aprendizaje' (sumativa) a una 'evaluación para el aprendizaje' (formativa). En este reto, la evaluación digital debe jugar un papel especial.

Las rúbricas son un instrumento de evaluación muy positivo, ya que de manera objetiva, te permite puntuar un mismo aprendizaje y te facilita saber en que grado ese alumn@ lo ha adquirido. Facilitan la tarea de evaluar al profesorado y es una herramienta objetiva pero a la vez sencilla que, en caso de reclamación de una nota por parte de un padre o madre, se puede mostrar.
La principal desventaja que le encuentro es que su realización es una tarea pesada, engorrosa y a la que hay que dedicarle bastante tiempo aunque una vez elaborada te facilita mucho la tarea de evaluar.

Imagen de María Napal

Cristina, la verdad es que la elaboración de rúbricas es un poco pesada, pero una vez creadas vas construyendo un repertorio personal de rúbricas que en las siguientes ocasiones ss pueden volver a utilizar con pocas modificaciones.
O igual es que vas cogiendo práctica y después de un tiempo salen mucho más fácil...

Imagen de Hernan Yapurasi

Las rúbricas en general son positivas. Para utilizarla en aula el profesor debe comprender qué es una rúbrica, cuál es la función que tiene, para qué sirve y qué tipo de aprendizajes evalúa.

Lo positivo:
Cuando hacemos uso adecuado de la rúbrica

- Permite una evaluación auténtica.
- Permite caracterizar los niveles de desempeño de una competencia.
- Facilita la evaluación de procesos y productos.
- Permite tener mayor objetividad en el proceso de evaluación.
- Posibilita la participación de los profesores y estudiantes: Hetero evaluación, Co-evaluación y Autoevaluacipon.
- Es transparente, pues muestra a los estudiantes lo que se espera de sus procesos y sus productos.
- Facilita la autoregulación de los estudiantes, ellos saben qué se espera y por la tanto saben qué deben hacer para alcanzarlo.
- Es reutilizable
- Facilita el aprendizaje, el estudiante aprende cuando se autoevalúa o evalúa a sus pares.
- Fomenta el trabajo en equipo, cuando los estudiantes saber a dónde deben llegar cada uno coopera.

Lo negativo:
A continuación hago un listado del uso incorrecto de la rúbrica. No considero que la rúbrica sea un mal instrumento de evaluación, creo que cuando se usa mal influye negativamente.

- Los estudiantes y profesor pueden caer en restringir su actuación a los criterios de la rúbrica.
- La concepción sobre "evaluación" que tiene el profesor puede influir en su implementación y uso.
- Creer que solo con la rúbrica podemos evaluar.
- No tener claro lo que se pretende que aprendan los estudiantes.
- Separar evaluación del proceso enseñanza-aprendizaje.

Encontré algo interesante
http://riem.facmed.unam.mx/sites/all/archivos/V2Num01/10_PEM_GATICA.PDF

Imagen de Belén San Nicolás

Gracias Hernan por tu valiosa aportación,

Sin duda alguna las rúbricas o cualquier otros instrumento de evaluación deben ayudar a los alumnos en su proceso de aprendizaje, animándolo a superarse y continuar desarrollándose.

Saludos
Belén

Creo que las rubricas constituyen un instrumento valioso para evaluar más exhaustivamente la evolución del alumno en una competencia. En el caso de la competencia digital es muy importante saber qué aspectos concretos se van a valorar en materia digital, porque desde que las NNTT forman- o están formando parte-de las aulas no está muy claro que competencias pueden desarrollarse, ni tampoco existe una planificación en su uso para integrarlas.Por ello es muy importante preparar rubricas , aunque, tal y com apunta apatía, es trabajoso evaluar a cada alumno en aulas masificadas el nivel de adquisición de cada una.

las rubricas permite que los alumnos conozcan como van en el proceso de formación, se da espacio para la autoevaluación y la que se hace con pares.
Lo importante es tener claro el objetivo de esta, que sea comprensible para el estudiante, por ejemplo cuando se trabaja con población con discapacidad se utiliza mucho la imagen y preguntas cortas que sean comprensibles para ellos y que les permita expresar y compartir sus conocimientos.

La parte más positiva en una rúbrica es el hecho que los alumnos pueden autoevaluarse y evaluar a otros compañeros, advirtiendo las diferencias entre su visión, la de sus compañeros y la del profesor. las opiniones de los compañeros suelen tener un gran impacto.

Imagen de Belén San Nicolás

Sin duda alguna la autoevaluación y el ejercicio de coevaluación entre compañeros aporta una visión al trabajo muy enriquecedora para los estudiantes.

Saludos
Belén

Considero que la ventaja principal de una rúbrica es que los estudiantes pueden saber lo que se espera de ellos y de qué manera pueden conseguirlo. Una desventaja es la evaluación de los estudiantes con discapacidades de aprendizaje. A menos que un profesor reorganice la rúbrica, la herramienta de medición no tendrá en cuenta problemas de aprendizaje específicos de un estudiante. Los estudiantes con discapacidades de aprendizaje generalmente están trabajando por debajo del resto y tienen dificultades para alcanzar los mismos objetivos que el resto. Usar una rúbrica estándar para medir un estudiante con dificultades de aprendizaje puede ocasionar que el estudiante obtenga una calificación baja en esa clase o hasta que se desmotive. La competencia digital considero que debe evaluarse desde una forma más abierta, sin tener que fijarse unos objetivos concretos y únicos ya que, al formar parte de la vida cotidiana de nuestros alumnos, pueden hasta sorprendernos con aplicaciones que conozcan.

Imagen de Belén San Nicolás

Gracias Ricard y Carolina,

Una de las actividades que se proponen esta semana es precisamente la construcción de una rúbrica para la evaluación de las diferentes áreas de la competencia digital http://bit.ly/1MoZkt0

Sin duda alguna, existen diferentes métodos de evaluación que pueden ser de utilidad, debemos tener en cuenta cuáles son nuestros objetivos para seleccionar la opción más adecuada.

Para el caso de alumnos con necesidades específicas de aprendizaje seguramente sea necesario establecer rúbricas específicas que se ajusten a los objetivos de aprendizaje de ese alumno, donde sea posible reflejar sus logros.

Cuando planteamos al alumnado una actividad más abierta donde se pueden plantear diferentes respuestas correctas, podemos valorar positivamente el pensamiento divergente que los alumnos ponen en juego, planteando este como un criterio, los niveles que podríamos incluir podrían reflejar algo como lo siguiente:

  • Resuelve la tarea con herramientas conocidas
  • Resuelve la tarea con nuevas herramientas localizadas en la web
  • Desarrolla una solución propia para llevar a cabo la tarea

    Es solo una propuesta, puede resultar descontextualizada ya que no la estamos relacionando con ninguna actividad en concreto.

    Saludos
    Belén (ahora firmo bien)

  • Desde el curso pasado estoy evaluando con rubricas en Tecnología. Es una herramienta muy práctica y muy positiva, ya que en todo momento los alumnos saben que se les está pidiendo en la actividad y como la vas a puntuar. Si un alumno no realiza alguna parte, rápidamente se le enseña que hizo mal y porqué se le ha puntuado así.
    Aún no he trabajado la rubrica entre los alumnos.

    La ventaja de una rúbrica es que da los estudiantes instrucciones claras sobre lo que se espera de ellos. Los alumnos no tendrán que adivinar lo que es necesario para obtener un aprobado; además de que pueden usar una rúbrica para hacer un seguimiento de sus puntos o notas. Esto ayuda al alumno evaluar independientemente su propio trabajo. Las rúbricas proporcionan consistencia en la forma de calificar, lo que hace que asignar puntuaciones a las asignaturas sea más objetivo. Considero que es una buena forma de poner en conocimiento a los alumnos cómo se va a evaluar y fundamentalmente la competencia digital ya que su uso por parte de los alumnos es tan usual que olvidan las pautas correctas de su utilización.

    Imagen de Belén San Nicolás

    Gracias Silvia,

    Utilizar rúbricas en el proceso de evaluación y hacer este recurso disponible al alumno con antelación al desarrollo de las actividades, permite hacer el proceso de evaluación más transparente y menos subjetivo. La compañera Katia, comentaba que la rúbrica le ayuda a fundamentar la evaluación ¿estás de acuerdo?

    Saludos
    Belén

    Imagen de Idoia Rubio Torcida

    Empecé a usar las rúbricas el año pasado en Bachillerato, cuando asistí a un cursillo en el que se aplicaba Doctopus en el Drive. Cada alumno recibía en su carpeta la rúbrica del trabajo que habían realizado. A mí me facilitó la corrección. Cierto es que el resultado final es similar (sino idéntico) a hacerlo sin rúbrica, pero los alumnos pueden ver mejor en qué han fallado. Mi comentario negativo hacia las rúbricas es que casi ningún alumno hacía caso de ellas (por no decir ninguno), por lo que seguían fallando en los mismos aspectos, a pesar de que yo hacía hincapié en lo útiles que eran para reflexionar sobre sus aciertos y errores... Será que no están acostumbrados, o que no les interesa demasiado saber en qué fallan... Pero a mí, insisto, me vinieron muy bien y, aunque era un trabajo extra, sirvieron para dotar a la calificación de una objetividad visible que no tiene la corrección del examen con bolígrafo.

    Imagen de Belén San Nicolás

    Gracias Idoia por compartir tu experiencia.

    Saludos
    Belén

    Imagen de Katia Pedreira

    He conocido las rúbricas hace un par de años (cursos académicos) y les veo aspectos positivos:
    - Dejar claro a los alumnos qué vas a a valorar de forma global (no solo el resultado de un examen) en la asignatura y el trimestre. Y que vean cómo afecta al resultado final cada uno de los aspectos: la falta de puntualidad, la dispersión en clase, la presentación global del trabajo de grupo, las aportaciones al grupo pequeño o grande...
    - Ayuda a justificar ante el propio alumno, los padres o el profesor tutor la nota que un alumno tiene. Es más fácil que los alumnos vean el porqué de su nota (sobre todo cuando intentan compararse con otros).
    - Al usar la misma rúbrica en autoevaluación (en la que ellos se ponen la nota y deben justificarla), entre pares (ponen nota a sus compañeros de grupo y también deben justificarlo) y hacer media con la mía de profe, te das cuenta de que salen cosas paecidas, por lo que que es más fácil también justificar deerminadas calificaciones (sobre todo cuando un padre viene a preguntarte determinas cosas y le enseñas la autoevaluación de su hijo, que algunas son muy jugosas).
    Por ponerle algún pero, son tediosas y largas de organizar, pero luego facilitan mucho el trabajo. Por eso suelo hacerlas por evaluación o generalizables y no las hago por tema o por ejercicio.

    Imagen de Juan Exposito

    Coincido en el aspecto positivo de la rúbricas, es decir, es muy positivo que el alumno conozca las rúbricas que se van a emplear para valorar o evaluar su tarea.

    Sobre como puede influir en que el alumnno tan solo se limite a cumplir lo que describe la rúbrica, es posible, aunque pienso que pueden tomarse las rúbricas como reto, lo que puede implicar ir más allá de lo que se les pide.

    Aspecto negativo díria que hay que ir con los dispositivos móviles en todo momento para poder evaluarlas, y desconozco alguna aplicación dónde podamos llevarla para todo el alumnado, a no ser que la diseñemos con Moodle, aunque puede que existan otras, si alguien puede documentarnos sobre ello sería importante para todos.

    Imagen de Belén San Nicolás

    Además de Moodle, podríamos utilizar formularios de Google. Dejo esta propuesta que quizás sea de utilidad para llevar a cabo esta tarea: http://tecnocentres.org/es/corubrics-una-plantilla-para-evaluar-con-rubr...

    Saludos
    Belén

    No lo conocía. Fantástico.

    Imagen de Belén San Nicolás

    Gracias katia por compartir tu experiencia con el uso de rúbricas.

    ¿crees que la utilización de las rúbricas puede favorecer que el alumno se limite a cumplir los criterios de la rúbrica sin tratar de ir más allá?

    Saludos
    Belén

    Imagen de Katia Pedreira

    Alguna vez me lo he planteado (lo de que se queden en el "10", pero como hay una parte de evaluación en el grupo y ellos no suelen dar esa nota (luego dirán que somos muy rígidos nosotros), depende de cómo lo enfoques.
    Me explico. En la parte de puntualidad parece claro: si llegas puntual todos los días, está hecho. Pero en resto, como dices "ha hecho aportaciones muy interesantes al grupo" o "ha aportado el mayor número de ideas en las propuestas del grupo", pero no indico si son 3, 5 o 20, les dejas abierto quién hace más propuestas.... y siempre motivando que es mejor elegir entre 15 ideas que cuando solo hay 2. Y que si como mis compañeros proponen 3 yo ya no pienso, se quedará más pobre que donde hay 15, porque seguro alguna es buena (que con 3 no siempre es así).
    Y al retarles y presentarlo ante los compañeros, ver lo que hacen los demás, evaluarlo.... hace que la siguiente vez vayan siendo más competitivos y ellos mismos se pongan el listón más alto en cada actividad.
    Pero siempre hay grupos donde se lo toman más en serio y entran "al juego" y otros donde van a cumplir el expediente mínimo y quedarse ahí.

    Imagen de Belén San Nicolás

    Estoy de acuerdo Katia,

    pero además de esto me refería a la posibilidad de que los alumnos recojan criterios adecuados de cara a la evaluación en el desarrollo de sus trabajo, pero que quizás al no tenerlos reflejados en la rúbrica quedan excluidos, sin embargo cuando no se define rúbrica o se utiliza un tipo de evaluación más abierto es más sencillo tener en cuenta otros criterios.

    Saludos
    Belé

    Enseñar y evaluar la competencia digital

    sdsdsd
    326 Recursos
    271 Miembros
    Administradores
    • Clara Cobos Jurado
    • David Álvarez
    • María Jesús García  San Martín
    • Miguel Barrera Lyx
    • Aprende INTEF
    • José María Muñoz Rosa
    • Azahara García Peralta
    • Jesús Santos Cuesta
    Comunidad pública