Imagen de Isabel González Pérez
Preguntado por Isabel González Pérez |  Hace 5 años respuestas 385

A lo largo de los cursos sobre "Recursos educativos abiertos en la enseñanza" hemos accedido a recursos abiertos y a su proceso de creación, pero a través de este debate queremos valorar cuál es la posibilidad real de utilización de recursos educativos abiertos en clase, o fuera de ella, complementando o sustituyendo al libro de texto convencional o, incluso, qué papel juegan en el cambio metodológico. En una actividad del curso se han citado las posibilidades del aprendizaje móvil (Mobile learning ) o de la clase invertida (Flipped classroom ) como nuevas posibilidades/realidades educativas en las que los recursos educativos abiertos son un elemento a considerar. Pero, ¿estamos preparados para ello?. ¿De dónde partimos y qué recorrido habría que hacer para utilizar recursos educativos abiertos y que sean un verdadero vehículo para potenciar el aprendizaje de los alumnos de los distintos niveles?. El debate queda abierto. Algunos aspectos a considerar: Necesidad de equipos. Tipos de equipos, propiedad (centro o alumno), coste. Qué papel juegan los recursos educativos abiertos en el cambio metodológico. Metodologías pasivas vs activas. ¿Son las tabletas y móviles los soportes que sustituirán a los libros de texto?. ¿Pueden convivir? Autoría de los recursos: administración, empresas, profesores o incluso alumnos. Cambiamos el ritmo de las clases. http://www.theflippedclassroom.es/ . ¿Estudian en casa y dedicamos la clase a otra cosa? La conexión en los centros. Formación y motivación de los profesores. ¿Se puede hacer un cambio de este tipo individualmente o debe ser un proyecto común del centro?  

Comentarios

Imagen de Antonio Liaño Ruiz

Estas nuevas metodologías de enseñanza me perecen muy interesantes pero las veo ciertos problemas, "el papel aguanta todo pero la realidad es otra" me explico:

Por un lado hay que partir de la base de que los alumnos tienen  acceso fácil a los me dios necesarios que por ejemplo en el mundo rural no es así.

Por otro lado en clases numarosas de 25 o 30 alumnos no es tan fácil pues al principio si estan interesados pero van perdiendo la fijación de las ideas.

Esto no quiere decir que no sea positivo sino complicado en ciertos casos.

Saludos

Quisiera hablar sobre las ventajas e inconvenientes del M-Learning

El abaratamiento de los dispositivos móviles ha propiciado la universalización de la herramienta principal para el acceso al M-Learning.

Las redes de telecomunicación abarcan gran parte del pais, pero no aquellas zonas con una orografía montañosa y de población dispersa que no hacen viable el cableado urbano y dificultan la expansión dentro de los parámetros considerados de banda ancha de la red móvil celular, condenadonos a un ancho de banda insuficiente para tener una actividad de estudio fluida.

Hoy en día todo se mide con indicadores de rentabilidad, una compañia privada no va extender su red a zonas de baja población y por tanto nulo negocio, estamos en lo de siempre, las zonas rurales de montaña y las pequeñas poblaciones, tendrán la banda ancha con una generación de retraso, la "generación desconectada" anclada en el siglo pasado.

Existen otros aspectos como el tiempo disponible del sujeto participe en el apredizaje. en el caso de madres y padres con una doble jornada laboral, la propia y la otra en el seno de la intimidad del hogar; a lo largo de mi trayectoria como docente, he conocido la situación personal de muchos personas que venian a un curso presencial, como único evasión de un entorno absorvente familiar, nesesitaban el espacio que les proporcionaba el aula par poder desconectar de sus vidas y centrase en el estudio, aunque sea con dispositivos móviles u ordenadores.

Considero que no todas las personas son capaces de hacer una gestión rentable de su tiempo, y que solo las personas con una disciplina horaria pueden llevar a su fin los objetivos del M-Learning, se necesita el tiempo y el espacio para poder hacerlo y no simpre es fácil hacer converger estas dos variables para la consecución satisfactoria de este tipo de aprendizaje.

Ya se han hecho muchas e interesantes aportaciones a este debate. Voy a intentar dar mi visión como profesor a distancia de adultos en Andalucía. Desde 2009 trabajo en el
http://www.juntadeandalucia.es/educacion/permanente/materiales/index.php . Cada curso los revisamos, en la medida de lo posible, y creamos tareas para nuestros alumnos que son puestas a disposición de todos los profesores que imparten nuestras mismas asignaturas pero en la modalidad semipresencial. Contenidos y tareas son descargables en formato elp y por lo tanto reutilizables. 

Nuestros alumnos son adultos que trabajan desde casa y por tanto usan sus dispositivos y las conexiones a Internet particulares. En este sentido no contamos con el handicap del equipamiento aunque sí es cierto que un porcentaje del alumnado que abandona nuestros estudios no tiene conexión en casa y se matricula con nosotros pensando que es posible hacer un curso trabajando esporádicamente desde una biblioteca u otro centro comunitario con conexión o bien no tiene las habilidades mínimas imprescindibles para estudiar online.

En nuestros contenidos abundan las animaciones y simulaciones aunque ciertamente no están todas las que nos gustarían o las que están no siempre responden a nuestras necesidades. La generación de contenidos interactivos en flash o java requiere de un proceso de aprendizaje que lleva años. Tenemos la suerte de contar en nuestro departamento con un compañero que tiene grandes conocimientos en este campo, pero está claro que en término medio el profesorado no es autosuficiente para generar estos recursos. La aparición de Geogebra ha venido a compensar un poco esta laguna por la facilidad con que permite generar contenidos. En
http://geogebratube.org/user/profile/id/6460 que voy creando pero es necesario que se genere comunidad en torno a necesidades didácticas para así compartir esfuerzos. No sé si esta iniciativa del INTEF permitirá la generación de estas comunidades que hagan factible la generación de recursos de forma sostenible. En nuestro caso los diseñadores y revisores de contenidos no tenemos hilo directo con los supuestos usuarios de estos, los profesores de semipresencial, ni tampoco tenemos datos de estadísticas de uso.

Uno de los problemas que tenemos en nuestro centro es que debido a la forma en que se ha concebido el trabajo del profesorado, esencialmente encargado de atender al alumnado, la tarea de remodelación de contenidos y generación de tareas quede en segundo lugar dando como resultado un envejecimiento de los materiales y una reiteración en los planteamientos didácticos. 

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la integración de los contenidos digitales en plataformas que permitan la grabación de trazas. En nuestro caso los paquetes SCORM que se generan no se usan para interactuar con las aulas Moodle perdiendo así una información determinante para el análisis de los procesos de aprendizaje de los alumnos así como de orientación para nuestro alumnado. Un cuestionario generado en exelearning y respondido por un alumno no graba la información en la plataforma por lo que parte de la riqueza del contenido interactivo se pierde.

Por último, considero que la motivación del profesorado es fundamental. El momento que vivimos no es nada alentador y la motivación va en descenso. Por otro lado considero que el trabajo colaborativo entre profesores podría ayudar sobremanera a superar barreras y solventar problemas de nuestro sistema educativo. La integración de contenidos educativos en abierto, como la utilización de nuevas metodologías o el desarrollo de las competencias requieren de proyectos de centro y estos a su vez, de profesorado motivado. 

Esperemos que de todos los profesores y profesoras que nos movemos por aquí surja la masa crítica necesaria para ir dando pasos en pro de la mejora de la calidad del servicio que damos a nuestros alumnos.

Gracias por compartir un análisis completo desde la experiencia en el IEDA, Antonio. Las comunidades son un buen punto de partida para la generación y publicación de contenido. Saludos

Mi opinión al respecto del uso de REAs no puede ser más favorable. Desde hace años utilizo en la plataforma Moodle una colección de recursos que me ha permitido motivar a mis estudiantes ( incluso a los PCPI, de gran dificultad), que se ha potenciado con la sinergia que supone la pizarra digital. Sin embargo, mi experiencia al respecto de la sustitución del libro de texto no es satisfactoria.

 

Para los estudiantes, entre los que me incluyo, es necesaria la utilización de un manual “de cabecera”, en el que puedan encontrar las lineas generales, demostraciones y aplicaciones que sirvan de soporte al curso. Ello debe estar complementado por mis REA, ya que ningún libro de texto se ajusta al diseño de curso que hemos ideado.

 

Para la utilización de las nuevas técnicas veo dos grandes dificultades en mi área. La primera de ellas viene derivada de la situación socioeconómica del Centro en el que presto servicio, por la cual la conexión a Internet es una rareza. La seguna, la falta de voluntad del profesorado en general, ya que el diseño, uso y evaluación de resultados de éste tipo de Docencia implica necesariamente la salida de la zona de confort de los docentes, con el consiguiente rechazo explicito a los proyectos con la excusa de que no serviría de nada.

 

Finalmente, estoy esperanzado en la incorporación progresiva de ésta nuevas técnicas, ya que la tendencia de nuestra cultura se dirige cláramente hacia la digitalización y trabajo autónomo.

Imagen de BELEN GARCIA ORVIZ

Mi comentario no hará más que repetir lo dicho ya por mis otros compañeros. 

¿Qué es necesario el uso de los REA en el aula?  Pues decir que sí porque como recurso que permite incluir multitud de formas de compartir conocimiento, sería muy enriquecedor para todos.  Los alumnos podrían aprender de una forma más parecida a lo que realmente son,  es una forma más cercana a lo que es su realidad.  El profesorado se renueva y experimenta con la tecnología que les rodea,  incluyéndola por tanto en el aula y haciendo sus clases más acordes con la realidad que les afecta.

Hasta aquí todo bien pero como todas las cosas buenas también trae aparejadas un montón de  inconvenientes que hace que no sea tan sencilla su implementación en el aula.  Hay una gran falta de recursos en los centros,  lo que hace que impartir clases de esta manera sea prácticamente imposible.  Habría que invertir gran cantidad de recursos y de tiempo para que el profesorado se formase en nuevas tecnologías y este es también un gran inconveniente porque no todo el mundo ve la misma necesidad de incluírlas en sus clases ni tampoco todo el mundo está dispuesto a invertir parte de sus recursos y de su tiempo en formarse para ello.

Hay que hablar también de la mentalización por parte de las familias, del alumnado y de los organismos educativos de que formar de esta manera es dar una formación completa y eficiente que cumple con los mismos mínimos que la educación tradicional.  Por tanto antes de que la educación digital se introduzca de lleno en el ámbito educativo, es necesario que todos los agentes que intervienen en el proceso perciban estos medios y estos instrumentos como los que sustituyen de lleno a los medios tradicionales, pero sin ningún tipo de nostalgia hacia lo de antaño y con plena confianza de que lo que se está utilizando es un recurso dotado plenamente de las facultades que se le pretenden dar.  HAY QUE EDUCAR EN LA CULTURA DIGITAL Y POSTERIORMENTE EDUCAR CON MEDIOS DIGITALES.

Estaríamos hablando y debatiendo sobre este tema infinitamente y tengo que ponerle un punto final.  Todos tenemos algo que aportar, tomando de lo nuevo y de lo tradicional todo aquello que creamos que pueda dar un valor añadido a nuestra educación

Actualmente la utilización de los recursos educativos abiertos (REA) en la actualidad es una necesidad. Soy profesora de inglés en una Escuela Oficial de Idiomas y cada curso (independientemente del nivel que imparta) siempre me enfrento a la misma problemática: actualmente no hay ningún libro de texto que cubra al cien por cien mis necesidades y las de mi alumnos, por lo que siempre me veo obligada a completar contenidos con material extra. La creación y uso de REAs es una solución que, si bien exige una inversión de tiempo y esfuerzo importante, el aprovechamiento en clase y los resultados a medio, corto y largo plazo son excelentes. En mi caso, aunque no he creado ningún REA hasta la actualidad, sí que estoy utilizando uno creado por la Junta de Andalucía para la enseñanza semipresencial del idioma en EOI. En un comienzo no sabía de lo que se trataba y era escéptica ya que pensaba que los alumnos no sabrían trabajar con la plataforma Moodle, pero me he encontrado con la grata sorpresa de que los alumnos no muestran ningún problema en su utilización al tratarse de una plataforma bastante intuitiva. Lo que más me gusta de este tipo de REA es que puedo eliminar, modificar o añadir materiales y de esta forma poder personalizar el curso de forma permanente, lo cual antes tenía que hacer por medio de fotocopias. Por otro lado la utilización de un REA online supone un ahorro económico para el alumnado, ya que los libros de texto de inglés para adultos suelen ser muy caros, algo que con los tiempos que corren el alumno o alumna siempre agradece.

Algo que también me gusta mucho de este tipo de REA es la posibilidad de estar siempre conectada con los alumnos y de que ellos puedan interaccionar. Imparto los dos tipos de modalidad de enseñanza: presencial y semipresencial y puedo afirmar que la interacción, grado de autonomía y participación suele ser mucho mayor en el caso de los alumnos que trabajan con un REA personalizado.

Por supuesto, siempre nos encontramos con obstáculos: escuelas que aún no están preparadas tecnológicamente (saturación de redes wifi), falta de material de apoyo (portátiles, pizarras digitales, proyectores, etc.), pero puedo afirmar que no es el caso de mi escuela que, aunque es una escuela pequeña y situada en una localidad pequeña, está muy bien equipada.

Personalmente, pienso que el mayor problema es la falta de formación del profesorado. El primer año que me tocó utilizar un REA no sabía cómo manejarlo, sacarle partido y aplicarlo en clase. No nos dieron ningún curso de formación, tuve que aprender de manera autónoma a fuerza de "ensayo-error" y en muchas ocasiones el foro de consultas con otros profesores me sacó de más de un apuro. Por ello pienso que el máximo escollo que hay que salvar es el de la formación del profesorado, pero desde las universidades e incluso desde la enseñanza secundario, cuando somos alumnos. Pertenecemos a una generación que no ha utilizado ningún tipo de tecnología en clase y el profesor impartía la clase de forma magistral: él hablaba y nosotros escuchábamos. Por lo tanto, este cambio de metodología implica un cambio enorme de mentalidad al que no todo el mundo está dispuesto, lo cual pienso que es un error. Por supuesto que supone un esfuerzo muy grande e incluso en ocasiones romper muchos esquemas mentales que tenemos no es fácil, pero animo a todos mis compañeros a que lo hagan y animo a que las escuelas en su conjunto se suban al carro de este tipo de metodología mucho más democrática y eficaz. Los resultados y la satisfacción tanto de alumnos como de profesores compensan ese esfuerzo.

Imagen de Conchi CALVO

Utilizar actualmente los REA, es posible entre comillas, mi colegio aún no tiene disponible todos los recursos informáticos para que cada alumno tenga su dispositivo preparado. No obstante los encuentro muy utiles y factibles.

También opinaré sobre "the flipped clasroom", lo encuentro de utilidad siempre y cuando los alumnos sean autonomos y dispongan de todas las herramientas posibles para poder utilizarlos. Estoy a favor de hacerlos servir en clases puntuales, como en mi caso que es de primaria, ya que los contenidos no son tantos como los de secundaria.

 

En mi opinión, que los tablets o móviles lleguen a desplazar a lo libros (o al material fotocopiado elaborado por el profesor) de manera sistemática es un futuro aún muy lejano. Como ya se ha comentado en este foro, son muchos los inconvenientes con los que nos encontramos. Además de las limitaciones económicas de las familias o de los Centros, creo que sería necesaria una continua formación del profesorado y ello además de dinero (por parte de las administraciones) supone tener que disponer de mucho tiempo. Y desde la administración cada vez se nos recorta más el tiempo: aumento de horas lectivas, aumento de la ratio, el avance del inicio de curso que se acaba de anunciar en la Comunidad Valenciana, tener que impartir asignaturas afines etc.....   En los cursos se nos enseñan las herramientas que podemos utilizar y un poco su manejo, pero incorporar estas herramientas al trabajo diario y de manera continuada, requiere dedidar muchas horas a la preparación y/o búsqueda de materiales. Creo que hoy en día muchos profesores experimentamos otras maneras de dar la clase (  ya sea, M_learning, flipped classroom  o utilización de REA) con alguna que otra unidad del curriculum, pero  aplicar el flipped classroom, por ejemplo, de manera sistemática requiere tener una planificación muy elaborada de todos los temas, de todos los niveles y a veces de varias asignaturas que un mismo profesor imparte. Creo las nuevas metodologías coexistiran durante mucho tiempo todavía con la metodología tradicional. 

 

Imagen de Juan Ramón Pérez

El uso de los Recursos Abiertos (REA) es perfectamente posible en nuestras escuelas. Pero hoy por hoy hay mucho camino por andar antes de que el profesorado esté preparado para su uso. La realidad es que la educación es de las pocas actividades que todavía en muchos casos se desarrolla como hace un siglo, es decir un profesor que imparte una clase magistral y un alumnado que aprende. Cualquier otra actividad humana ha avanzado años luz; un carpintero no trabaja actualmente como lo hacía hace un siglo, tampoco un zapatero lo hace, pues bien la educación sí lo hace. Parece increíble que un lugar donde preparamos para el mañana, trabajemos como se hacía en el pasado.

El primer peldaño que debemos solucionar es preparar a un profesorado al que a veces le viene demasiado grande el salto cualitativo que le estamos pidiendo. Quizás nuestras Universidades de Magisterio deberían ponerse las pilas para adaptarse a los nuevos tiempos, deben entender que el maestro ya no es el depositario del conocimiento, para ello hay bastantes espacios que seguro lo podrán hacer mejor y sobre todo estarán mas actualizados y acorde con las nuevas habilidades y competencias que tienen nuestros alumnos. El maestro debe ser el conductor en el aprendizaje de los alumnos. Es un cambio de concepto de gran calado que no todo el mundo entiende. Salvado este escollo, que no es pequeño, y que hay solucionar exigiendo una adaptación metodológica, un reciclaje continuo a nuestros maestros y un compromiso de la Administración para proporcionar esta formación a la vez de exigirla.

Las herramientas para usar los REA las tenemos en muchas de nuestras aulas, aunque la verdad sea dicha no en todas, por lo que habría que seguir apostando por proporcionar los recursos tecnológicos adecuados al alumnado, llámense tablets, smartphone... y demás artefactos móviles. Habría que mejorar las conexiones a internet de nuestros colegios para no colapsar las wifi.

En cuanto a los recursos REA, lo cierto es que existen mucho ya publicado, yo diría que casi tanto como para cubrir las necesidades de las áreas del curículum. Lo que hace falta es que esté suficientemente sistematizada y organizada para poder acceder a ella. En este sentido es loable la labor e AGREGA, PROCOMÚN... que intenta procurar estos recursos al profesorado. El profesorado debemos estar convencidos de la cultura de la colaboración y de compartir nuestros recursos con otros compañeros, publicando y dando a conocer los mismos a través de las redes sociales profesionales. Cuando todo lo anterior esté listo el avance será rápido. Pero no podemos esperar a que todo esté listo para empezar, como decía el poeta “se hace camino al andar..” en este sentido los pioneros que están convencidos han empezado a andar y estoy convencido que harán de cabeza trastora para que todo el sistema funcione.

Buenas tardes.

Comparto vuestras opiniones. Creo que los recursos educativos nos abren un campo de nueva metodología que se puede llevar al aula y que al principio pueden convivir con el libro de texto pero poco a poco iremos utlizando tablets o móviles, para que este camino no sea demasiado largo, pienso que se debe invertir en recursos materiales y humanos para la formación, como ha comentado Joaquín Ayllón.

Con respecto a la clase invertida, me encanta la idea pero creo que no podemos suponer que el alumnado se va a preparar la teoría en casa, en estos tiempos cada vez se hacen más actividades extraescolares y los alumnos no disponen de mucho tiempo como para preparar muchas asignaturas en su casa. Debería haber mucha coordinadición del profesorado para no recargar al alumnado y hacer imposible el proyecto antes de ponerlo en marchar. 

La verdad es que hoy en día la necesidad de crear Recursos Educativos Abiertos es una realidad. Personalmente, como profesora de inglés en EOI, cada curso me veo ante la problemática de que ningún libro de texto se adapta a mis necesidades ni a la de mis alumnos, por lo que la creación de REA puede ser una solución.

Imagen de Antonio Jurado

En el mundo que nos rodea la sociedad ve como a cada segundo, va aumentando la información disponible. En este aumento es indudable el gran papel  que están realizando los medios de comunicación y las nuevas tecnologías en una sociedad de la información. Este avance hacia una sociedad con mayor posibilidad conocimiento y mayor información se puede pensar que se va en un buen camino, un camino positivo hacia una sociedad con mayores conocimientos pero hay varios que pueden pensar que este avance es también hacia un abismo de dudas o incertidumbres.  Si nos preguntamos:  ¿Cómo saber como elegir el medio correcto para obtener un conocimiento? ¿Tenemos la respuesta rápida y sin dudas?, ¿Cómo saber que es correcto y qué no?,  ¿Cómo saber donde encontrar las respuestas de nuestras cuestiones en un mundo cada vez más amplio y en algunos momentos confuso?

¿Sería como pescar algo concreto en un océano cada vez mayor?

 

Imagen de Marta Llamas Velado

 

Que duda cabe que a lo largo de la historia la escuela ha ido incorporando nuevas herramientas al aula, ¿qué sería hoy de nosotros sin calculadora, sin compás, sin libro de texto…? Hoy en día, ¿quién de nuestros alumnos no utiliza el móvil con insultante facilidad? su uso está totalmente incorporado a su vida cotidiana, y el aula forma, desde luego parte de ella. Si queremos una educación enriquecedora y motivadora, no podemos obviar esta realidad, ¿o preferimos, acaso, que  el sistema educativo viva de espaldas al mundo que el adolecente de hoy frecuenta? Dicho esto, consideremos, sin embargo, los siguientes aspectos:

Para trabajar de forma habitual con recursos educativos abiertos serán necesarios tablets u ordenadores para todos los alumnos, ¿quién se los facilitará a los Centros? ¿Quién haría la inversión necesaria? ¿La administración educativa? ¿empresas privadas? ¿corre la educación pública algún riesgo con ello?

¿Qué pasaría con aquellos alumnos que no tienen tarifa de internet? ¿sería el Centro el encargado de facilitarles la conexión? ¿Cómo, si no, podrían utilizarlo en el aula? ¿Podría la red del Centro soportarlo o debería ampliarla? Y de nuevo, ¿quién correría con los gastos?

¿Quién formaría al profesorado en el dominio de estos recursos? Es cierto que cursos como el que nos ocupa podría ser una solución, mas, al ser a distancia, ¿no es verdad que requieren un esfuerzo suplementario, una inversión de tiempo del que no siempre disponemos con los horarios que actualmente rigen para los docentes en los Centros educativos? ¿De qué nivel formativo partimos?

Conclusión: Creo que aún falta para que veamos a nuestros alumnos sin sus mochilas cargadas de libros.

Imagen de Belén Muñoz

Yo creo que los tiempos de recortes son malos tiempos para innovar. Yo veo, que en la medida de lo posible, los compañeros(excepto, en general, los que les quedan poquitos años para jubilarse, que ya les cuesta mucho cambiar) tratan de incorporar las nuevas tecnologías al aula. Pero, de ahí a que todas las clases sean realizadas con móviles, tablets, portátiles..... creo que aún pasarán muchos años para poderlo ver. Lo primero, porque todos los alumnos deberían tener el mismo equipo, con lo cual debería de comprarlos el centro, ¿Y, con qué dinero?. Por otro lado, para crear recursos, saber buscarlos, los profesores necesitamos formación, y motivación para perder tiempo de nuestro tiempo libre realizando cursos. Y entre muchos compañeros, detecto un gran malestar, sobre el poder adquisitivo que hemos perdido, que cada vez tenemos que perder más tiempo rellenando papeles burocráticos y que no están dispuestos a trabajar más sin remuneración económica....

Y por último, cuánto tiempo perdemos intentando cosas, para al final no llegar a nada por falta de medios, eso quema mucho.....En nuestro centro, por ganar un concurso, nos regalaron una pizarra digital; un grupo de profesores formamos un grupo de trabajo para conseguir utilizarla, nos bajamos tutoriales, metimos un montón de horas, y finalmente nos dimos cuenta de que no conseguíamos progresos porque nos faltaban un montón de iconos.....¿qué pasaba? que nos había venido con una versión demo y había que gastarse el dinero comprando todo el software, al final, que si lo compraban, que si no, nos dimos por vencidos.....

Bueno pues como todos, por un lado vemos que cada vez es mas necesario el uso de estos dispositivos móviles, con sus defectos y virtudes, problemas de conexión, que se cae la red, no vienen cargados, falta de actualizaciones....

Está claro que la motivación que produce el uso de estos dispositivos y de los recursos es alta, además tiende a favorecer la realización de actividades tanto en el aula como en caso, lo que permite motivar y que trabajen alumnos poco motivados.

¿ Pueden sustituir al libro tradicional?, pues si, y además las editoriales van en esa dirección con la creación de libros digitales, aunque me niego a que desaparezca el tradicional.

Ahora viene el gran problema: el económico. ¿ Quien paga esto?. Hay que aumentar el ancho de banda, proporcionar a los profesores dispositivos y formación, aunque cada vez más prehistóricos como yo nos habituamos más a los móviles y tablets, y si no ahí estará nuestros hijo/as adolescentes para ayudar, y ¿ compran los alumnos ó dan las administraciones?. Algunas noticias comentan por ahí que algunas comunidades autónomas han realizado un gran esfuerzo económico para dar tablets a los alumnos. Creo que se debe dotar a los centros de los dispositivos y que se genere un contrato o acuerdo de sesión entre éstos y las familias de los alumnos pero siempre propiedad del centro.

Finalmente indicar que estoy de acuerdo y abogo por el uso de estos recursos desde hace tiempo y que cada vez que puedo trabajo y hago trabajar alos alumnos con ellos, hasta ahora con los ultraportátiles de la Junta de Andalucía. Ya veremos más adelante.

Muchas opiniones ya. Voy a dar también mi opinión a algunos temas tratados aquí. Como dicen algunos abajo, el uso de los REA es cada vez más habitual, al menos en mi caso y en mi entorno de compañeros. Es una herramienta muy novedosa para el alumnado. No están aún acostumbrados a trabajar con REA y les sorprende y motiva, en general. 

¿Tablet SI/NO? Por su puesto, SI. Pero aún no acabo de ver que pueda sustituir por completo al material tradicional (libro de texto, cuaderno). Es cierto que yo, particularmente, el libro de texto lo uso como complemento, al igual que la entrega de otros materiales, REA, enlaces, libros. Veo la tablet, y la pizarra digital, como un recurso más. Eso sí, con unas aplicaciones brutalmente amplias para la enseñanza. Ahora mismo veo un inconveniente económico para usarla. No todo el alumnado puede acceder a ellas, como tampoco todos los centros disponen de equipos informáticos adecuados o suficientes.

Creo que es el profesorado el primero que tiene que dar el primer gran salto a este tipo de recursos. Y para ello está la formación. La autofortmación es muy habitual entre nosotros, pero las administraciones pueden y deben facilitarnos la formación para poder mejorar y ponernos al día. Ya hemos aprendido a crear nuestros recuros abiertos en este curso. Paso gigantesco. Pero lo fundamental es compartirlos y saber buscarlos. Todos podemos ser autores, incluso nuestro alumnado, ¿por qué no?

Imagen de Sheila Dotes

   Estoy de acuerdo con el comentario de Tania, es un instrumento bastante llamativo para el alumnado. Y, si conseguimos educar amenizándolos pues tanto mejor para ellos y para nuestra labor, así conseguimos convertir los rezagados en nuestros "adeptos".

   Es una realidad que supone mucho trabajo para prepararlo y gran planificación. Pero si hemos de adaptarnos y evolucionar, ¿qué mejor opción que la de subirnos al carro de los REA? Son muchísimas las ventajas que nos ofrecen al profesorado puesto que podemos ayudarnos de materiales ya creados, y que son compartidos, o podemos crearlos nosotros para hacerlos llegar a un gran número de compañeros, que de otra perspectiva, no sería simultáneo, ni tan divulgado.

   La incorporación en el Aula depende de múltiples factores. Desde el punto de vista de la educación pública la conexión o el material electrónico no está a la orden del día en todos los centros. Tampoco el profesorado está formado. Pero sí que hay bastante interés en este sector, por lo que con tiempo se podría incluir como una metodología más dentro del aula.

Imagen de Tania Negrín Díaz

Hola! desde mi punto de vista la posibilidad de usar en clase los REAs es viable y además muy aconsejable.  El uso de este tipo de recursos motiva al alumnado, ensancha nuevas formas de hacernos llegar hasta nuestros/as estudiantes y ayuda a trabajar distintas áreas de entendimiento o procesos de aprendizaje. Esto, entre otras muchas cosas, nos proporciona un gran avance a la hora de trabajar en clase. Es natural pensar que igual que las tecnologías han avanzado, nosotros debemos adaptarnos a ellas y aprovecharlas al máximo en nuestro beneficio. Por todo esto pienso que los REAs pueden y deben sustituir a los libros de texto, entre otras muchas cosas, se abaratarían costes de material escolar y no se obligaría a cargar al alumnado con tanto peso.

Por supuesto, poder usar estas tecnologías al nivel idóneo no es fácil, para ello no sólo necesitamos un presupuesto elevado para acondicionar los recursos e instalaciones necesarias para el uso de los REAs y para el mantenimiento de estas instalaciones, sino que también necesitamos que el profesorado esté dispuesto a poner de su parte e intentar formarse adecuadamente, buscar o crear sus propios recursos e intentar motivar a sus alumnos/as a seguir sus pasos no sólo en clase sino también fuera del aula.

Creo que pretender tener todo a nuestro alcance de un día a otro es complicado, pero sí es accequible ir poco a poco poniéndonos al día y progresando en el camino hasta la consecución de un aula en buenas condiciones de trabajo.    

En este curso he conocido la posobilidad de realizar recursos abiertos propios. De momento es una herramienta muy útil que debería ser utilizada como complemento a los libros de texto, ya que como dice Gregori sería un trabajo enorme e inabarcable para desarrollar todos los temas mediante recursos abiertos, incluso aunque sean compartidos.

Tambien es importante la colaboración entre profesores más directa que no solo compartir recursos, sino además evaluar dichos recursos y compartir experiencias.

Creo que el uso de recursos interactivos en clase, ya se está realizando, el problema sería que los alumnos dispongan de los medios necesarios en casa para poder llevar a cabo el método flippedroom. El uso de un libro electrónico sería un cambio con respecto a los libros tradicionales. Pero sigo considerando importante el intercambio de experiencias y una práctica evaluación de los recursos y el aprendizaje de los alumnos

Imagen de Sara Miguel Lazaro

Estoy de acuerdo en que la Escuela actual tiene que haber un cambio de paradigma de la enseñanza/aprendizaje y ese cambio de paradigma tiene que incluir las nuevas tecnologías.¿Por qué es necesario un cambio de paradigma?porque está demostrado que la clase "magistral" no es efectiva, al contrario, es desmotivadora, hace que la relación profesor-alumno sea bastante conflictiva en ocasiones, los alumnos/as aprender a "repetir" lo que se les dice, no aprenden a aprender ni a pensar. Las  nuevas tecnologías se deben utilizar con este cambio de paradigma educativo, en el que se busca la autonomía del alumno/a en su aprendizaje, y el papel del profesor/a como mediador de ese aprendizaje. Por eso, el modelo "flipped classroom" me ha gustado mucho porque refleja exactamente cómo se podría poner en práctica este cambio de concepción, en el que ya no se pierde tiempo dando clases magistrales, sino que el alumno/a aprende los nuevos conceptos en casa y la clase sirve para poner en práctica dichos conceptos y para resolver dudas. Esto implicaría mucha preparación por parte de los profesores/as y participación de las familias(sobre todo en el nivel de primaria) para su exitoso desarrollo.

Por supuesto que los recursos educativos abiertos pueden sustituir el libro de texto, no solo sustituir sino mejorarlo, desde luego( con un cambio de paradigma educativo, vuelvo a insistir, porque si se introduce la tecnología bajo la misma concepción es más de lo mismo).

Creo que la introducción en la Escuela de Recursos Educativos Abiertos a través de ordenadores, tablets, móviles es un proceso muy lento por varios motivos:

-No hay una preparación adecuada de los docentes ni una predisposición a cambiar de mentalidad en muchos casos. El cambio mental tiene que ser a nivel de centro, tiene que ser un proyecto de centro, de la  Comunidad Educativa del centro(profesores/as, padres/madres y alumnos/as) y de la Administración Educativa.

-No hay presupuesto suficiente para la implementación de las tecnologías.En muchas aulas no hay pizarra digital y no hay conexión a Internet.

Sé que el cambio es lento pero espero que sea imparable porque con el modelo actual la brecha entre la sociedad y la escuela es cada vez más honda. No solo tenemos, sino que debemos reducir esa distancia.

 

Los REA en teoría són de utilidad, como mínimo, para la persona que los ha creado. Si además de crearlos los comparte, y posibilita que se adapten a otras situaciones, puede ser que haya más gente que los aprovechen y les sean de utilidad.

A día de hoy hay muchísimos recursos digitales abiertos, producidos o impulsados por las entidades públicas, por personas físicas o por otras entidades sin ánimo de lucro. Claro está que el producto que ofrecen las editoriales es un producto integral y completo para toda la asignatura, mientras que los recursos abiertos no suelen ser así. Esto implica un aumento de trabajo para el profesorado, ya que debería elaborar toda la programación didáctica a base de recursos abiertos. Tarea que no todos están dispuestos a llevar a cabo.

De todas formas, no debe ser un trabajo que se haga de golpe, sinó paso a paso, es decir se empieza por un curso, o por unos temas y poco a poco se va ampliando, además una vez hecho el trabajo es totalmente reutilizable, y en poco tiempo ya se tendría una programación completa.

Pienso que si el profesorado empieza a utilizar recursos digitales todo lo demás irá seguido, ya que automáticamente se le presentarán necesidades que fácilmente las tecnologías de la información y la comunicación, junto con las nuevas metodologías le darán las respuestas que necesita.

Si para facilitar las cosas al profesorado que siempre ha ido con su libro de texto, empieza a trabajar con libros digitales o materiales de editorial, con programaciones completas y cerradas, pues bienvenido sea también.

Hola a todos y a todas.

La verdad es que leyendo vuestras aportaciones me doy cuenta que vamos casi todos en la misma línea puesto que comparto la mayoría de vuestras opiniones.

Por un lado,es innegable que se hace cada vez más necesario cambiar la forma en la que se presentan los contenidos a nuestros alumnos de manera que se acerquen más a su realidad personal, sus necesidades y sus gustos; pero por otro lado, sabemos que en los centros de enseñanza actuales, los medios técnicos para usar recursos educativos abiertos y para usar la tecnología en general, son escasos, de mala calidad, y lo que es peor, asistimos a su deterioro continuo provocado por la falta de inversión en renovación de materiales, actualización de equipos, incluso el mantenimiento de los mismos.

Además, nuestro horario laboral dentro y fuera del centro ya está muy cargado y como dice Minerva, el tiempo de preparación que se necesita es mayor para la utilización de este tipo de recursos.

Creo que el aumento progresivo en la utilización de las nuevas tecnologías en la educación es inevitable pero si se quiere que sea rápido y eficaz debe haber una apuesta importante en recursos materiales y humanos para la formación del profesorado en este campo.

Hola a todos/as

Estoy leyendo vuestros comentarios y me siento reflejada en la mayoría de ellos. Yo también creo que la realidad de nuestros alumnos/as debe estar reflejada en la enseñanza y no podemos desvincularnos de esta era tecnológica, pero como profesor tengo necesidad de una mayor preparación tanto para desarrollar las técnicas necesarias para llevar a cabo los proyectos como para ser capaz de convencer a los padres en esta nueva manera de enseñar.

Por otra parte y contando con mi buena voluntad muchas veces al llegar a clase me ocurren cosas parecidas a las de Rosana, llego a clase y no puedo comenzar el trabajo por problemas con la red, para ello y por si es el caso me llevo preparado lo que llamo trabajo alternativo. Las horas invertidas en este doble trabajo acaban cansando demasiado.

Hola, yo soy de la opinión que es muy importante introducir todo lo que los alumnos emplean en su vida diaria en el aula, ya que para ellos es una herramienta más y la dominan a la perfección. Como ya se ha comentado anteriormente nos encontramos, por lo menos en mi centro, que la red no es lo suficientemente buena como para contar con ella en todas mis clases, alguna vez que la necesito suele falla, en cuanto a lo de pasar faltas que comentaba Minerva, yo me encuentro con el mismo problema y eso te frena a la hora de hacer más cosas. También opino que tiene que haber una gran formación detrás y muchas horas de dedicación para poder adaptar todas las clases. 

En cuanto a la si las Tablet y móviles pueden sustituir al libro de texto, opino que sin problemas, pero que el alumno debe conocer y manejar un libro, sin tener dificultades de encontrar la información que necesita. 

Os cuento mi experiencia personal con Tablet y móviles, aplicada esta semana en el centro con alumnos de 2º ESO. Tenia miedo de dejar a los alumnos sus móviles para hacer una actividad en el aula, pensando que estarían todo el rato con el whatsup, pero gratamente me sorprendieron y estuvieron trabajando y divertidos. Creo que a veces son mayores nuestros miedos que la realidad.

Estoy de acuerdo con el comentario de Rosana Sánchez. En mi instituto, el simple hecho de pasar las faltas en el programa Delphos (Castilla-La Mancha) me lleva más de un intento durante la clase... porque al cambiar de aula, la conexión se va continuamente y tengo que estar esperando a que se restablezca la conexión. A los profesores nos han quitado la wifi en el teléfono y ya no podemos poner las faltas con él porque, argumentan, la clave se filtra a los alumnos.

Por otra parte, creo que para poder llevar a cabo toda esta revolución el profesorado debe prepararse, y para ello necesita tiempo de dedicación. Para poder realizar mi recurso para este curso he tenido que echar unas cuantas horas, y sólo me serviría para dar una unidad didáctica para uno de los cinco cursos a los que doy clase. Me sería físicamente imposible poder preparar todo el temario con esta nueva filosofía hoy en día.¿qué os parece?

Veo que el debate que se abrió hace 10 días está teniendo gran repercusión y es de agradecer todo tipo de visión y observación al respecto.

Por mi parte me reafirmo en pensar que tenemos muchos obstáculos que vencer. Como bien dice Isabel, este tipo de cursos nos ayudan a experimentar, aprender y compartir para estar al día en la sociedad de la información, dejar de lado nuestros miedos, actualizarnos y crecer profesionalmente.

Ahora que estoy algo más al día sobre la clase invertida me parece otro recurso a fomentar entre los otros utilizados. Será entonces importante que dotemos de calidad a los recursos que en ella propongamos, procurando evitar errores de concepto, que incluso muchos libros de texto contienen (me remito a las observaciones realizadas por expertos en la materia de matemáticas, por ejemplo, que ponen de manifiesto su queja siempre acompañada de ejemplos).

Por otra parte insisto también en que para que la clase invertida pueda ser seguida por todo el alumnado, es preciso, que tod@s ell@s tengan acceso, y de verdad, no todo@s pueden, y menos hoy en día con la situación que estamos viviendo.¿ Escuela compensadora entonces? Pudiera ser. Pero a día de hoy somos cantidad de docentes los que cruzamos los dedos cuando queremos introducir la tecnología en nuestras actividades. Sienpre tenemos que contar con un plan B por si .... Nos ha pasado hoy mismo.

Y,  también estaría bien pensar en cuándo y cómo introducirla. Quizá porque me dedico fundamentalmente a Infantil y Primaria, creo que no debemos reemplazar la manipulación, la interacción personal en vivo y en directo, la experimentación con todo aquello que nos rodea, .. etc por lo virtual.

Por lo tanto, ajustarnos a los tiempos y sus exigencias es una realidad que deberemos asumir así como compaginar con las otras que como seres humanos nos ayudan a entender, conocer, mejor este mundo en el que nos toca vivir. Creo que un buen recorrido iría desde la experimentación vivencial hasta la digital. Poder plasmar y ejecutar a través de las tecnologías aquello que ya vivimos y entendímos en primera persona, con quienes nos rodean, para poder seguir aprendiendo y enriqueciéndonos.

Imagen de Helena Manrubia

La incorporación del uso de los teléfonos móviles en el aula me parece una opción muy interesante, pero le veo algunos “peligros”. En teoría, en mi centro el uso del móvil en el aula está prohibido, aunque pocos hagan caso de esta prohibición. En más de una ocasión he tenido que llamar la atención a alumnos por estar continuamente con el whatsapp en clase, cosa que ante todo, es una falta de respeto enorme. ¡Y eso que trabajo en la Escuela de Idiomas y la mayoría de mis alumnos son adultos! No me quiero ni imaginar cómo debe ser con adolescentes….Tampoco me gusta que los alumnos hagan fotos a la pizarra, materiales que yo les doy… ¡y eso sin contar que me hayan podido fotografiar a mí misma sin yo darme cuenta! Es por esto que reconozco que M-learning presenta gran cantidad de ventajas, y yo soy la primera que defiendo el uso de las TIC y de nuevos métodos, pero me pregunto cómo se podría controlar todo esto que he mencionado anteriormente. Es casi imposible.

Por otra parte, el flipped learning o clase invertida me parece algo casi obligatorio hoy en día. Yo misma, y muchos de mis compañeros, ya lo ponía en práctica a través de mi blog de clase sin saber que se llamaba así. Como ya ha dicho algún compañero en este foro, dado el imparable avance de la tecnología hoy en día, nuestros métodos de enseñanza no pueden quedarse atrás y deben de aprovechar esa fuente inagotable de conocimiento y motivación que nos ofrecen hoy en días las TIC.

Como se ve en la presentación de Nik Peachy que compartí como recurso, en algunas aulas actuales podemos encontrar dos señales contradictorias: NO SLEEPING y NO MOBILE PHONES. ¿Cómo es posible? El 90% de los alumnos actuales posee teléfono móvil personal, lo cual podría utilizarse para explotar y trabajar códigos QR, realizar chats virtuales, etc. La flipped classroom debería ser obligatoria en el panorama educativo actual, algo que personalmente vi por primera vez en Alemania y tuve ocasión de poner en práctica con mis alumnos. Lo que en principio parece una pérdida de tiempo acaba proporcionando un ambiente altamente enriquecedor donde el docente se mantiene al margen y la huella cognitiva de los alumnos se hace más profunda. Estoy de acuerdo con M. Carmen Giraldo en que muchas de nuestras escuelas no disponen de una conectividad óptima, lo que dificulta la puesta en práctica de un currículum en el que las TIC estén integradas.

Hola a tod@s!

Rosana, tu reflexión me parece muy acertada como la del resto de compañeros y considero que en un mundo donde la tecnología está cada vez más presente en nuestras vidas y se desarrolla a una velocidad de vértigo, es imprescindible que la escuela se actualice y se nutra de las TIC para sacar el máximo partido a estas herramientas. Una forma de hacerlo es utilizándolas a través de nuevas metodologías y estrategías que las integren de forma más eficiente en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Por eso considero que tanto el "mobile learnig" como la "Flipped classroom" ofrecen una posibilidad de encontrar caminos que acerquen la escuela a la realidad tecnológica de nuestro entorno y esto siempre ha sido uno de los propósitos de la educación (preparar a los alumnos para la vida real). Todo este proceso como bien se ha comentado a lo largo del debate no es fácil y se avanza lentamente,  faltan recursos económicos y aún queda camino por recorrer para muchos docentes que no somos nátivos digitales como nuestros alumnos y que debemos actualizarnos en el uso adecuado de las TIC.

Buenas tardes, voy a expresar por escrito en este foro lo que año tras años, desde hace bastante llevo repitiendo en todos y cada uno de los institutos que he pasado, creo firmemente que el futuro de la educación está en adaptarnos a las nuevas tecnologías, que más pronto que tarde las maletas de nuestros alumnos se vaciarán de libros y transportarán una simple táblet (hasta el miniportátil se ha quedado ya obsoleto), y el profesorado, con más voluntad que ayuda real, intenta adaptarse con mayor o menor maña, fortuna y paciencia a este futuro educativo tecnológico ya casi presente. El problema ¿dónde está? yo creo que donde siempre, me explico; los señores que mandan, sea del signo político que sean, siempre han tenido "la mala costumbre" (en el terreno de la educación que es en el que yo me muevo) de empezar la casa por el tejado, es decir, dotan a los institutos de miniportátiles para los alumnos (famosa escuela 2.0 en Asturias) de pizarras digitales, de salas de ordenadores, cursos y más cursos para el profesorado, grupos de trabajo, seminarios...........pero cuando llegas a clase, a exponer un trabajo que has preparado con toda la ilusión, a enseñar un recurso interesante que has encontrado en la RED, te encuentras con que la conexión no existe, que tienes que dedicar 20 minutos a que aquello funcione, que el ordenador no arranca y han recortado tantas horas al profesor encargado de ocuparse de las Nuevas Tecnologías que no tiene tiempo para ayudarte...........¿si los recursos educativos abiertos juegan un papel fundamental en el proceso de enseñanza aprendizaje? estoy convencida de ello, pero ¿qué mas da que Fernado Alonso sea uno de los mejores conductores de Formula 1 si el coche ni siquiera arranca?

Estoy de acuerdo con tu comentario. En mi instituto, el simple hecho de pasar las faltas en el programa Delphos (Castilla-La Mancha) me lleva más de un intento durante la clase... porque al cambiar de aula, la conexión se va continuamente y tengo que estar esperando a que se restablezca la conexión. A los profesores nos han quitado la wifi en el teléfono y ya no podemos poner las faltas con él porque, argumentan, la clave se filtra a los alumnos.

Por otra parte, creo que para poder llevar a cabo toda esta revolución el profesorado debe prepararse, y para ello necesita tiempo de dedicación. Para poder realizar mi recurso para este curso he tenido que echar unas cuantas horas, y sólo me serviría para dar una unidad didáctica para uno de los cinco cursos a los que doy clase. Me sería físicamente imposible poder preparar todo el temario con esta nueva filosofía hoy en día.¿qué os parece?

Buenos dias a tod@s!

Pienso que los Recursos Educativos Abiertos se van haciendo cada vez más necesarios. Las nuevas tecnologías se van imponiendo a una velocidad vertiginosa pero para ello las instituciones educativas han de adaptarse también. En muchos de los centros donde estamos trabajando no existen las dotaciones necesarias para este tipo de recursos por lo que se hace muy difícil su utilización. Todo se hace y se desarrolla en el ámbito teórico, personalmente con este curso estoy aprendiendo muchas cosas que intentaré poner en práctica el próximo curso aunque los recursos informáticos de que dispongo en mi centro son muy limitados. También me gustaría hacer constar que toda la formación que hago la realizo prácticamente fuera de mi horario con lo cual este proceso en muchos casos se fundamenta en tener buena voluntad para después formar mejor a nuestr@s alumn@s. En la Formación de Adultos, sector al cual pertenezco, es complicado concienciar a las instituciones para que nos doten de tecnologías necesarias y suficientes para llevar a cabo una formación adecuada a los nuevos tiempos.

La utilización de recursos educativos tIC en clase en una realidad desde hace algún tiempo pero en muchas ocasiones el resultado obtenido no es el deseado por la falta de formación del profesorado para trabajar con este material. Lo habitual es aprender sobre la marcha, experimentar, probar, probar y probar lo que funciona y lo que no funciona.

Uno acaba dándose cuenta de que es esencial un cambio metodológico importante y para ello la ayuda de profesionales que han recorrido ya ese camino es fundamental.

En la actualidad son muchos los recursos tecnológicos de los que disponemos pero es necesaria la preparación adecuada para usarlos.

 

 

¡Hola a todos! Yo creo que los REA son el futuro, pero ¿está cerca ese futuro? Siento ser pesimista, pero creo que no. Muchos centros educativos (al menos en los que yo he trabajado) aún no están dotados para afrontar este nuevo modelo de aprendizaje y, dada la crisis en la que estamos inmersos, creo que tardarán en estar realmente preparados.

Por otra parte, el modelo tradicional (clases magistrales, teoría impartida por el profesor,...) sigue teniendo demasiado peso en la comunidad educativa. Muchos son los alumnos que, al contar con un profesor que basa su trabajo en REA, consideran que su profesor no es bueno, no les está explicando las cosas, ya que deben aprenderlas por ellos mismos y, en conclusión, el profesor no está desempeñando bien su labor. Una opinión semejante mantienen bastantes padres y, me atrevería a decir, algunos compañeros de profesión. Por tanto, considero que este nuevo modelo educativo irá dando pasos, sí, pero lentos, aislados. Confío, sin embargo, en que estos pasos sean sólidos y, finalmente, terminen imponiéndose frente al modelo educativo tradicional.

En primer lugar me gustaría decir que nunca había trabajado ni creado un REA. Con este curso me he dado cuenta de la necesidad y gran utilidad de los mismos, sobre todo desde el punto de vista de poder compartir, aportar y mejorar trabajos propios y de otros compañeros con el fin de EDUCAR.

Por otro lado la sociedad está cambiando, y las nuevas tecnologías nos rodean en todos los ámbitos, por lo tanto en la educación están más que justificadas en mi opinión. No creo que se trate de usarlas para todo y de forma indiscriminada, pero sí son un gran apoyo a la labor educativa, que la enriquece y fortalece; no podemos olvidar además que nuestros alumnos son, en la actualidad, seres muy visuales, con capacidades de aprender diferentes debido a los cambios tecnológicos que vivimos; podemos ver a un bebe de 4 meses deslizando el dedo por una pantalla táctil...

Otro aspecto a considerar es el uso del móvil, se debe trabajar mucho "el uso responsable" de este aparato tan adictivo para jóvenes y no tan jóvenes, y quedarnos con el lado positivo del mismo; sin duda las nuevas formas de educar "mobile learning" es un paso para aprovechar todo lo bueno de un pequeño conjunto de circuitos que forman parte ya de nuestra sociedad y no podemos mirar para otro lado.

Respondiendo a la pregunta realizada, el camino es diferente para cada docente; los más mayores podrán incorporar retales y mejoras y otros usarlas con más frecuencia... Qué conste que no creo que tampoco sea una cosa de la edad; tengo compañeros a punto de jubilarse y su talento para el uso de las NNTT es más que de admirar. Por tanto, el camino que debemos escoger es el de compartir recursos, buscar nuevas propuestas, apoyarnos en lo posible en el uso de la tecnología si así creemos mejorar la calidad de la enseñanza y, personalmente, creo que el camino a través de los REA y NNTT está lleno de posibilidades y es una realidad presente, no futura...

En definitiva, creo que me gusta quedarme con todo lo positivo. Debemos caminar juntos, compartir recursos, ayudarnos, motivarnos y emplear todo aquello (antiguo y moderno) para conseguir la mejor EDUCACIÓN INTEGRAL en nuestros alumnos; después de todo de ellos depende nuestras jubilaciones... Un saludo a todos, Cristina.

 

Ahí van algunas opiniones relacionadas con estos asuntos, escritas deprisa  y sin meditar demasiado.

Evidentemente la institución educativa tiene que adaptarse a la sociedad en la que desempeña su función y tanto contenidos como metodología deberían ir cambiando, no de un día para otro, pero sí de forma continua.
Soy profesor de matemáticas y me parece lamentable que los programas no hayan evolucionado casi nada en las últimas décadas, al menos en la práctica. 
En muchos centros a la Estadística, a la Probabilidad y a la experimentación con el ordenador no se les concede el rango que merecen y en muchos cursos las tediosas y repetitivas actividades relacionadas con cálculos numéricos (castillos de fracciones, radicales,...) y con cálculos algebraicos consumen una buena parte del tiempo disponible.
Por otra parte, todo hay que decirlo, las reticencias de muchísimos profesores y departamentos a incorporar las herramientas informáticas en la práctica docente de las matemáticas significan, en mi humilde opinión, un estancamiento pedagógico indeseable e incomprensible. Por ejemplo, no usar nunca la hoja de cálculo en la clase de matemáticas es algo que no entiendo.

En lo que se refiere al mobile learning, creo que el camino se tiene que andar, despacito, porque problemas y dificultades las hay, pero debe hacerse de forma decidida. Los dispositivos móviles forman ya parte de la vida de todo el mundo y la institución educativa no se puede sustraer a su aprovechamiento pedagógico serio y meditado (porque usar libros de texto en formato pdf no creo que sea demasiado innovador aunque se usen desde una tableta). Indudablemente va a plantear innumerables retos.

En relación con el flipped classroom, en matemáticas y en los tiempos actuales, nuestras explaciones y clases magistrales en las clases ya se reducen al mínimo. La mayor parte de nuestras clases las dedicamos a trabajar aspectos prácticos y a resolver ejercicios y problemas con nuestros alumnos. Hacerlo tal y como exponen los defensores del método obligará a los profesores a elaborar materiales y cambiar planteamientos, pero quizás las dificultades sean menores que en otras disciplinas. Tampoco  hay que perder de vista que las cosas dependen mucho del curso: no es lo mismo aplicar esta metodología en 2º de bachillerato que en 3º de ESO o en 1º de ESO.

Y en relación con los materiales educativos abiertos, todo parecen ventajas. Utilizar recursos on-line o descargados y de carácter interactivo es esencial en una enseñanza moderna de las matemáticas. Puedes diseñar los tuyos, reutilizar los del prójimo si dispones de un entorno bueno de compartición, como lo es Procomún, y puedes rediseñar los de otros.

Los centros deberán ofrecer buena conexión a Internet, quizás algún filtro para impedir acceso a ciertas páginas, pero, ¿tiene sentido obsesionarse con esto, si los alumnos con las conexiones de datos de sus dispositivos pueden acceder a los sitios que deseen?

Deberán usarse plataformas de comunicación (con alumnos, profesores y padres), preferentemente gratuitas y no las que nos quieren vender los fabricantes (Samsung y otros). Hay redes buenas tipo Edmodo, que aunque no son de código público, no cuestan un euro.

En lugar de libros de las editoriales sería bueno disponer de materiales elaborados cooperativamente, pero esa es una lucha difícil y desigual.

Intuyo que dentro de algunos años se usarán dispositivos tipo tableta en lugar de ordenadores estáticos, aunque yo en las tabletas de hoy en día echo de menos el teclado y una capacidad de procesamiento mayor (eso tiene solución instalando bahías con teclado y ratón). En cualquier caso, los dispositivos van a seguir evolucionando; ¿cómo serán dentro de cinco años? Supongo que es difícil imaginarlo.

¡Un saludo!

Imagen de Ana Merino

Desde mi punto de vista, y no soy una loca de la informática, es necesario utilizar las nuevas tecnologías en educación. Estos cursos que hacemos son la prueba de que una vez te acostubras y te familiarizas con ellos, funciona: yo estoy  aprendiendo muchas cosas ( aunque también se me va mucho el tiempo porque no me salen). Como profesora de inglés veo que los recursos para aprender y mejorar un idioma son ilimitados, a veces me pregunto cómo me las arreglé yo sin podcasts, ahora que estoy todo el día bajándolos.   Aun así estoy de acuerdo con María Pilar, el profesor necesitaría mucha más formación, ¡cuando asimilamos el uso de una aplicación han salido 10 nuevas! y además vamos a tener que emplear que  mucho tiempo para elaborar los materiales, pero... todo se andará. También estoy de acuerdo con Remedios, los libros pueden convivir con los soportes digitales, incluso creo que es bueno que convivan, son diferentes formas de aceder a la información. Pero por muy completos que sean.... siempre hay algo que se puede complementar con un buen REA.

 

Respecto al "flipped teaching", me he convertido, ya estoy pensando como podría organizar el curso  que viene, y la ayuda de las tablets y móviles... me da respeto, pero... es lo que hay, si los chicos tienen que ver cierto material para seguir el curso... tendrán que utilizar las herramientas que tienen más a mano, y nunca mejor dicho, porque nos las sueltan...

 

Estoy de acuerdo en general de que hay que adecuarse a los medios disponibles en los tiempos actuales, y como concepto me parece que mejora mucho el proceso de enseñanza, lo hace más atractivo para los alumnos y fomenta que el profesor conecte mucho más con ellos, ahora bien, debemos ser conscientes de el traslado de estos conceptos a una clase real. 

Si como es mi caso se debe realizar en un centro público con escasos medios, en el que la red no funciona muchos días, y que además cubre a una zona con perfil económico de tipo bajo, las dificultades son obvias. 

Creo que en el futuro las clases serán muy distintas de como las hemos conocido, pero aun nos queda un gran camino que recorrer para poder adecuarnos a estas nuevas metodologías.

La necesidad de incluir las Nuevas Tecnologías  en la educación es un reto que queda justificado porque es vital  dar una respuesta a las demandas sociales en una sociedad tecnológica. "Si la escuela educa para formar en la sociedad, también tiene que enseñar a hacer un uso correcto de los nuevos recursos".

Al mismo tiempo es necesario mejorar los procesos educativos y por tanto la calidad de la enseñanza, ya que el uso de los medios facilita la mejor captación de la información y tiene un gran poder de seducción.

Para ello sería  fundamental la actualización en la formación del profesorado y promover  la capacitación tecnológica de los centros y de los futuros docentes.

Los posibles aspectos negativos de la aplicación de las nuevas tecnologías en la educación podrían ser :

-El desconocimiento del profesorado de gran parte de los recursos de los que dispone, falta de equipamiento y dotación en los distintos centros por dificultades económicas, algunas resistencias del profesorado como el riesgo a la pérdida de relación entre profesores y alumnos, la pérdida de tiempo no sólo en la elaboración de materiales sino también en la preparación y "puesta en escena" en el aula, la pasividad del alumno en la recepción de mensajes, la distracción del alumno ("los alumnos disminuyen su atención pudiéndoselo tomar como un juego"), el abuso de la tecnología, perdiéndose el efecto novedoso y motivador que en un principio un recurso pudiese generar y finalmente la posible manipulación a la que se somete al alumno frente a los mensajes que desde distintos medios se le ofrece desde diversas ideologías... 

Sería necesario por lo tanto una reflexión que nos ayudase a conciliar la aplicación de las nuevas tecnologías con su aplicación real en el aula y para ello es fundamental tener en cuenta aspectos como:

 -La necesaria formación y actualización del profesorado en el uso de las nuevas tecnologías.

 -Importancia de dotar a los centros educativos  con los medios adecuados.

 -La disponobilidad por parte del alumnado de los medios tecnológicos necesarios en casa.

" Demasiado a menudo, no es la máquina la que se adapta a las necesidades y perspectivas educativas del maestro, los alumnos y la comunidad, sino que son estas necesidades y perspectivas las que se adaptan a la tecnología". (Apple, M., 1989). 
 

Imagen de Laura Pérez Jubete

Debemos comprender que las nuevas tecnologías forman ya parte de nuestra vida y de la de nuestros alumnos. Por ello, debemos aprovecharlas, exprimirías al máximo, y sólo así conseguiremos sacarlas partido como se merecen.

Cierto es que requiere mucho esfuerzo por parte del profesorado, pues están en constante creación y renovación, pero bien merece la pena incluir gran variedad de recursos para motivar a los alumnos, ayudarlos en su aprendizaje y conseguir así una calidad educativa para ellos.

La nuevas tecnologías son un hecho, nuestros alumnos y nuestros hijos están mucho mejor preparados que nosotros en el uso y creación de recursos, cualesquiera que sean. Sin embargo me gustaría puntualizar que si bien se ha hablado mucho sobre la desaparición de los libros impresos, creo que nunca llegarán a desaparecer. Pueden convivir perfectamente con los soportes digitales y complementarlos. También hay que reconocer que muchos profesores aún son muy reacios a submergirse y renunciar del todo a los libros. En mis clases , todos los días uso la TBI, pero la combinación tiza pizarra+ TBI es alucinante.

Gracias

Imagen de Isabel Mar

El uso de las nuevas tecnologías, las tics, ejercicios interactivos... Es evidente que todo ello ya está aquí. No sirve de nada dejar que pase a nuestro lado e intentar ignorarlo. Definitivamente, como profesionales de la enseñanza debemos "ponernos las pilas" e intentar ponernos al día de ese mundo que a muchos nos pillaba demasiado lejos... Los que no somos nativos digitales deberíamos ya dar el paso y aceptar que ya no hay marcha atrás. Los adolescentes manejan la tecnología porque forma parte de su vida... tienen una vida familiar, una vida en la calle y una vida en un mundo virtual al que a nosotros nos es muy difícil llegar porque apenas sabemos nada de él.

Como profesionales de la enseñanza, yo soy partidaria de utilizar todos los medios necesarios para que ellos salgan adelante... y si tenemos que utilizar tablets, móviles o recursos digitales pues lo hacemos. Personalmente imparto clases de lengua y empecé con los ordenadores e internet hace pocos años, me ha costado hacerme con los conceptos y ahora después de tiempo estoy empezando a utilizarlos en clase. Voy poco a poco. Empecé por integrar en mi vocabulario el suyo. Internet entró por medio de palabras en clase y empezaron a prestar mayor atención. Voy integrando poco a poco mis conocimientos (que son pocos) para que ellos puedan acceder a "sitios" divertidos pero seguros tanto en contenidos como fiabilidad. Integro en el trabajo para casa ejercicios interactivos... en fin poco a poco para que no lo vean como rutina porque para ellos no es una novedad lo que para nosotros sí. Si nos pasamos probablemente acaben rechazando todas estas que para nosotros son "nuevas tecnologías"

Creo que las Nuevas Tecnologías se ha impuesto, ya no sólo en el mundo de la enseñanza, sino en nuestras vida cotidiana, si no ¿por qué estaríamos haciendo este curso a distancia? Aunque muchas veces nos resulte un poco incómodo tanta modernidad, no nos queda otro remedio que “entrar por el aro”, porque nuestra juventud sí que está preparada para estas innovaciones tecnológicas, que avanzan de una forma vertiginosa.

Por tanto, a pesar del apego tan grande que le tenemos al libro de texto, hay que ser conscientes (si los recortes lo permiten) que el uso de la pizarra digital con la que podemos introducir de una forma dinámica los recursos que estamos aprendiendo, es la que se impone en la actualidad.

Es un hecho que los dispositivos informáticos forman parte de nuestra vida cotidiana y, por tanto, deben utilizarse en las aulas para enseñar a nuestros alumnos.

Creo que, así como ha llegado el momento en el que cada uno de nosotros lleva un teléfono movil en el bolsillo, (algo que parecía ciencia ficción no hace tanto) también llegará la hora de los libros digitales, las tablet en el aula ...

Todo esto lleva su tiempo. Eso sí, en algun sitio he leido: "Cualquier viaje, por largo que sea, empieza con un primer paso".

Para empezar este camino lo que me parece más importante es que los profesores estemos concienciados, convencidos, motivados y bién formados, puesto que nosotros somos el motor que mueve esta máquina. Nosotros somos los responsables y los encargados de llevar el cambio al aula.

Probablemente, cursos como este que estamos realizando en INTEF, nos sirvan para adquirir conocimientos y, además, para plantearnos y reflexionar sobre cuestiones como las que hoy estamos debatiendo. 

Dicho esto os voy a explicar mi opinión sobre los temas que nos ocupan:

"La clase invertida" me parece que parte de una premisa que en pocas ocasiones se cumple:

" El alumno va a llegar a casa y se va a sentar frente a su ordenador a  ver la explicación que yo le he enviado por Internet. Además va a reflexionar sobre ello y va a apuntar las dudas oportunas para preguntarme al día siguiente."

Yo me pregunto:"¿Cuántos de mis alumnos harían eso?"  Respuesta:" Pocos"

Además, pienso en alguno de los alumnos que se sentarían a hacer la tarea y, si a la dificultad que tienen en matemáticas, les añadimos  las posibles dificultades informáticas...."Apaga y vámonos"

Una cosa es que les guste el ordenador para chatear, jugar...Y otra muy diferente es sentarse a trabajar sobre un tema de cualquier asignatura.

Aprender solo en casa, (y no solo con el ordenador, pasaría lo mismo con un libro) necesita madurez, resposabilidad y dedicación...

Posiblemente, esta forma de trabajar, puede ser efectiva con alumnos de Enseñanzas Superiores a quienes se les supone las cualidades anteriores.

Respecto al "mobile learning", me imagino que cada vez será más frecuente el enviar tareas a dispositivos móviles pero, no nos engañemos, para poder aprender algo es necesario esfuerzo, concentración y dedicación.

Por otra parte, los recursos educativos abiertos pueden ser un complemento ideal en nuestras clases. Si de vez en cuando se hace "algo diferente" los chicos se encuentran más motivados.

Por tanto, las herramientas informáticas son útiles para el proceso de enseñanza y aprendizaje de los alumnos pero, utilizándolas en su justa medida.

Mi opinión es que hoy en día, la utilización de las nuevas tecnologías en el aula es imprescindible. Pero pienso que no por el simple hecho de que el alumno tenga un ordenador delante está más motivado para aprender. Incluso a veces es al contrario, sólo está trabajando en lo que se le ha propuesto cuando el profesor pasa por delante, pero tiene minimizada cualquier pantalla de cualquier jueguecito. 

En mi opinión, despertar el interés por aprender viene dado más por una buena secuencia de actividades que inciten al alumno a plantearse interrogantes a resolver. Evidentemente que internet es una gran fuente de recursos que debemos aprovechar en nuestras aulas, que hay programas  que facilitan la exposición de trabajos de los alumnos (poster Gloster, PowerPoint....) y aplicaciones que permiten programar robots, simular circuitos  etc.......Pero a mi parecer, lo realmente importante para despertar el interés por aprender es que el alumno se sienta creador de su propio aprendizaje y el profesor facilitador de ese aprendizaje. Esto último es lo que me gusta de la clase invertida, no que se gane tiempo. Que como dice Rita, ¿quién te asegura que todos los alumnos hayan visto el vídeo? Para que todos se sientan motivados a ver el vídeo y antepongan ver el vídeo en sus casas antes que hacer otra cosa, además de asegurarse que todos tienen acceso  a internet, hay que haber creado las ganas de ver el vídeo. 

Además, personalmente creo que en Ciencias, la mayoría de las clases por no decir todas, deberían de impartirse en el laboratorio. Para mi no hay nada más cierto como la frase que dice " Me lo contaron y lo olvidé, lo ví y lo entendí, lo hice y lo aprendí".

Imagen de Rita Jiménez

Cualquier cambio en clase suele ser bien recibido por el alumnado. La novedad motiva. Por otra parte, la atracción que los alumnos sienten por las nuevas tecnologías es innegable.
El hecho de hacer una flipped clase puede ser interesante porque rentabiliza el tiempo de una clase. De alguna forma nos ahorramos un tiempo de explicación ya que los alumnos la han recibido/visionado el día o los días anteriores y podemos pasar a hacer actividades/debate sobre ese tema. Además hemos obligado al alumno a pensar por si mismo, a trabajar de forma autónoma.
Pero nos podemos  encontrar con distintos problemas: el alumno debe ver ese video o material y eso cómo nos garantizamos que lo van a hacer?. De la misma forma que hay alumnos que no realizan las tareas va a seguir habiendo alumnos que no vean el video o que no lo hayan podido ver (un problema técnico que haya surgido, tienen un examen etc) , con lo cual el debate/aplicación  posterior en clase puede quedar frustado.
Por otra parte puede haber alumnos que no dispongan de PC en casa o de conexión a Internet por sus limitadas posibilidades económicas y no siempre pueden depender de ir a casa de un amigo. En mi clase eso existe y además son alumnos con muchísimo interés.
También puede ocurrir que lo utilicen para engañar a sus padres diciendo que están trabajando con Matemáticas y que se pongan a jugar con el ordenador.
Es evidente que ,cualquier sistema que obligue al alumno a pensar por si mismo y a trabajar de forma autónoma debe ser bien recibido porque en el fondo es el objetivo que estamos todos persiguiendo.
De todas formas creo que no hay un único método de enseñanza-aprendizaje que sea la panacea. En la variedad está el secreto: combinar clases tradicionales con otras en los que se use el ordenador o las tablets, que hagan trabajos basados en proyectos,usar los  juegos, videos y la prensa como recursos didácticos etc…..

En mis cuatro años de experiencia como he profesora interina he estado en 6 institutos. Salvo en uno de ellos, en el cual estaban intentando obtener la certificación de calidad, siempre me he encontrado con la falta de recursos. Soy profesora de matemáticas y de informatica. En la asignatura de informatica si que tengo un aula asignada con ordenadores y conexión a internet. Cuando imparto matemáticas intento llevarlos al menos una vez cada 15 dias a realizar ejercicios interactivos en el ordenador. No puede ser más a menudo debido a la falta de aulas disponibles.

En cuanto a la formación y motivación de los profesores, al menos los interinos, estamos obligados a estar en continua formación en inglés, informatica, realizando continuamente cursos.

Yo creo que el cambio debe ser un proyecto comun del centro y de las administraciones que nos deben proporcionar los recursos y la formación que solicitemos en todo momento.

 

No cabe duda que hoy estamos viviendo en la era digital. Nuestros hij@s y alumn@s saben manejar perfectamente las redes sociales y los programas informáticos. De hecho si les dejaramos pasarian horas y horas conectados. Quizá sea hora de plantarnos que las motivaciones han cambiado y han cambiado mucho. Los adolescentes están totalmente desmotivados en el Instituto, quizá si les ofrecieramos otra forma de acceder a los contenidos se mostraran más interesados en estudiar. 

Con todo este rollo quiero decir que ya es hora que nos pongamos las pilas y empecemos a aprovechar todos los recursos que se nos ofrecen, claro que..... para ello los profesores deben estar preparados y los coles deben contar con recursos materiales adecuados ya que ni los ordenadores son capaces ni las conexiones a internet son buenas.

Totalmente de acuerdo en el uso de las TIC en el aula. 

Sin ánimo de polemizar me gustaría hacer un matiz. Una cosa es ser un nativo digital tal y como usted lo define y otro muy distinto es "saber manejar perfectamente los programas informáticos". En esto, como en la mayoría de cosas, también existe gente -niños y no tan ninós- que no sólo no saben manejar bien las herramientas informáticas sino que además padecen un estrés añadido por esa razón. Creo que debemos estar preparados para enfrentarnos a otro reto que no creo tarde mucho en patentizarse en nuestras aulas. La digitofobia -si es que la podemos denominar así- va a suponer que una parte de las personas que se enfrentan a las tecnologías digitales novedosas cree un cierto rechazo por su complejidad en el manejo. Los que nos dedicamos a la Educación de Adultos tenemos bastante claro que una parte de nuestro alumnado sigue siendo analógico "hasta las cachas" e incluso una parte del profesorado lo sigue siendo. Necesitamos, tal y como he comentado anteriormente, un cambio que favorezca la superación de estas situaciones.

Páginas

Procomún

sdsdsd
101622 Recursos
32551 Miembros
Administradores
  • Administrador DelSistema Procomún
Comunidad pública