%node:title-field

Imagen de María Jesús García  San Martín
Preguntado por María Jesús García San Martín |  Hace 4 años respuestas 31

Comenta elementos destacados e indicadores de éxito en el aprendizaje visible en relación con una buena metodología AICLE.

Puedes participar dando tu opinión en forma de tuit o con un párrafo de reflexión que publiques en este foro, o con una presentación que referencies aquí, o incluso con un montaje en vídeo, o una grabación de audio en la que reflejes tu reflexión o propuesta.

Dejamos el formato de participación en este debate a tu completa creatividad.

Comentarios

Imagen de Ana  Murcia Llorca

Para mi aportación a este debate reflexionare sobre dos de las conclusiones más importantes de este estudio.
1. Retroalimentación (feedback): La pieza más importante del puzle en el Aprendizaje Visible. Como profesor-emisor hay que estar muy atento, en la medida de lo posible, a la respuesta de un alumno o grupo. Esto permite al profesor adaptar su metodología.
por otro lado, el alumno o grupo también actuara de emisor y recibirá una respuesta por nuestra parte (profesores) que hará que saque sus propias conclusiones sobre la materia. esta segunda parte es quizás la menos estudiada en la relación enseñanza-aprendizaje pero que no deja de ser importante.

2. “Mastery Learning” que nos dice que todos los alumnos son capaces de cumplir con los criterio de evaluación si se dan las siguientes condiciones: alto nivel de cooperación entre los compañeros; retroalimentación dirigida del profesor que sea tanto frecuente como de diagnóstico e individualizada; permitir la flexibilidad en el tiempo que el alumno necesita para alcanzar los objetivos.
Es difícil que se den las tres condiciones en un mismo grupo de alumnos, de ahí una de las dificultades de la educación tal y como la conocemos.
Creo que la clave para que se den estas condiciones es que las clases sean de entre quince y veinte alumnos.

Hola,
Llego un poco tarde al debate y por eso creo que ya se han repasado todos y cada uno de los principios fundamentales del aprendizaje visible de Hattie, pero me gustaría contaros un par de experiencias que he tenido recientemente y en las que me ha hecho pensar el material desde otro enfoque.
Acabo de tener la suerte de poder visitar algunos centros educativos en Escocia en una visita de estudios con observación directa. La experiencia ha sido impresionante desde todas las perspectivas, pero lo que seguramente me ha impresionado más es la cultura de evaluación que tienen en todas las direcciones, momentos y desde todos los agentes. El docente pregunta a las niñas y niños de infantil al final de cada proceso de aprendizaje que acompaña (no imparte) cómo creen que lo ha hecho él/ella, qué cosas podría mejorar para que ellos puedan aprender mejor. Y es desde esa perspectiva que el alumnado asimila la evaluación constructiva como parte de su propio proceso de aprendizaje y no identifican la palabra Evaluación con una calificación numérica.
Ejemplo y forma fantástica de visibilizar el aprendizaje, ¿verdad?
Pero es que la cosa jo no queda ahí. En la escuela de infantil y en la de primaria que visité las aulas no son espacios cerrados. Tienen siempre una parte abierta que los comunica con otros espacios y docentes y alumnado se mueven en un fluir continuo de personas, intercambio, proyectos y evaluación constante. Aprendizaje visible. Relación de enseñanza aprendizaje en todas las direcciones: alumnado-alumnado, profesorado-profesorado, profesorado-alumnado y viceversa.
Pero es que no sólo ocurre esto, y ahora llego al AICLE. Es que las dos escuelas (primaria e infantil) eran coles bilingües en español e impartían prácticamente todas las asignaturas en nuestra lengua. Las profes de infantil no sabían todavía mucho. Aprendían con los niños y trabajaban sobre todo vocabulario. En primaria sabían mucho más, pero me sorprendió lo mucho que hablaban los alumnos a pesar de la baja competencia lingüística del profesorado. El proceso de aprendizaje se había planteado como un proceso de aprendizaje colaborativo en el que están implicados todos los agentes educativos. Me pareció impresionante.
Sé que es una cuestión sistémica y que hace falta voluntad de cambio y un sistema propicio para llegar ahí, pero tras la lectura de los materiales pienso en estas escuelas y veo magníficos ejemplos de aprendizaje visible.
Buenas noches,
Victoria

TRABAJO CON TALLERES DE LECTURA

Muy de acuerdo con la autora del artículo, es importante hacer partícipe al alumno del propio aprendizaje. Objetivos claros así como criterios de evaluación compartidos. El hecho de iniciar una unidad de aprendizaje con una lluvia de ideas tiene una doble finalidad, nos da la posibilidad de diagnosticar las situaciónes individuales y del grupo-clase y además aumenta la motivación de los alumnos

Cuando he comenzado a escribir este artículo, no sabía por donde empezar. Quiero exponer aquí una forma de trabajo muy motivadora para el alumnado, y es el Taller de Lectura. Yo ejerzo en un Centro de Adultos de la provincia de Jaén, al que acuden personas mayores que en su día no tuvieron oportunidad de ejercer su derecho a la educación. Pues bien, muchas de estas personas apenas saben leer o escribir, por lo que una buena manera de acercarles a la lectura y a la escritura es el taller. Este curso estamos llevando a cabo un taller de poesía del Siglo de Oro español. Se les va proporcionando unas plantillas con el fin de que se coloreen. A continuación, conocen al escritor o escritora, por medio de una imagen que colorean y colocan en un marco de plantilla, además de conocer su vida. Y para conocer su obra, se van copiando textos sobre el autor en cuestión, eso sí, tras leerlos en voz alta para toda la clase, pasándolos a una plantilla. Por último, se realiza lo que se llama Homenaje. Esto consiste en proporcionarles un texto mutilado del autor o autora, a la que le faltan palabras. El alumnado debe colocar las palabras que crean convenientes, siempre que no rompan la estructura de la obra, así que de este modo, surge la creatividad en sus producciones, resultando nuevos textos. Así se van trabajando varios autores/as, y se procede del mismo modo. También se les pide que por último escriban un poco sobre su vida personal, que será algo que quedará incluido al final del trabajo. Al finalizar el taller, se encuadernan los trabajos realizados, y este es el fruto de su esfuerzo y dedicación a lo largo del curso escolar. Este taller es una manera de acercarlos a la lectura, a la creación, a la escritura, al gusto por leer. Las caras de satisfacción al recibir sus trabajos, no se puede describir, ya que ya piensan a quién se lo van a enseñar: nietos/as, hijos/as, vecinos/as. Espero que sea algo que podáis utilizar en vuestros Centros, y que os haya gustado. Un saludo.

Trabajo con talleres de lectura

He estado repasando este debate iniciado hace ya dos años y son muchas las conclusiones a las que se llena mediante esta retroalimentación profesor-profesor. Gracias por todo ello, en primer lugar.

En relación a lo que se comenta sobre el caso del error en la clase de idiomas, y en todas, concreto. Efectivamente, estoy de acuerdo que el ensayo-error lleva al éxito. Convivo con ello a diario en mis clases. Creo que por ser una profesora nativa de español mis estudiantes se avergüenzan de hablar delante de mí. Poco a poco han ido soltándose, porque les he explicado que sin fallos no hay comprensión ni aprendizaje. He conseguido reforzar contenidos y perfeccionar su expresión oral a través del humor y la aclaración de, por ejemplo, preposiciones mientras iban hablando. En este sentido, creo que es necesario tomar el error como algo natural y muy bienvenido en la comunidad de la clase.

Por otro lado, y continuando con el debate aquí iniciado, creo que el profesor, como agente de cambio, debe explorar la manera más eficaz para obtener transparencia en la comunicación con el alumnado: la comprensión, los contenidos alcanzables pero que ofrezcan un reto para ellos, y una adecuada variedad de actividades con ejemplos realizados de carácter práctico, así como las rúbricas o rejillas, son elementos claves para ganar su confianza en la clase y esperar que se superen, cada uno a su ritmo para alcanzar lo que Hattie denomina "Mastery Learning", el alcance de los objetivos para todos en el aula. Para ello, y concluyendo, opino que es completamente necesario crear una atmósfera de segura y relajada en la clase, de comprensión individualizada, de reflexión del propio profesor, y de entendimiento entre iguales y con el profesor.

Un saludo a todos.

Imagen de Ester D.M

Hola a todos. Me gustaría volver a abrir este tema de "Apendizaje visible y AICLE" gracias a una de las actividade del curso de AICLE de INTEF, y así poder dejar un poco mi opinión y conocimiento sobre el mismo.
Como hemos aprendido gracias al curso, John Hattie lleva a cabo uno de los trabajos de investigación más influyentes en el campo de enseñanza-aprendizaje, proporcionándonos unas interesantes conclusiones como bien ha comentado por encima nuestro compañero Miguel Ángel.
De dichas conclusiones, me gustaría comentar un poco la siguiente:

"El reto es otro de los ingredientes centrales del aprendizaje efectivo. La clave está en proponer un reto de dificultad apropiada para el alumno. Así no debería ser tan difícil como para que el objetivo parezca inalcanzable, lo que acaba con la motivación de los alumnos, y lo mismo ocurre si es demasiado fácil."

Desde mi punto de vista, considero este aspecto muy a tener en cuenta si queremos ver resultados en nuestros alumnos y que dicho aprendizaje sea visible en nuestras clases de AICLE.
Yo soy muy partidaria de la hipótesis del "input comprensible"; esto es: el aprendiz aprende una segunda lengua cuando es capaz de comprender un input en el que los elementos lingüísticos del mismo sean ligeramente superiores a su nivel de competencia actual.
Krashen, elaboró la fórmula «Input + 1» para referirse al input comprensible que contiene elementos lingüísticos ligeramente superiores +1, al nivel actual del aprendiz y lo definió como «el ingrediente esencial en la adquisición de otras lenguas».
¿Qué pensáis vosotros? ¿Debe ser en todo momento un Input+1, o dependiendo del momento de aprendizaje se debe adaptar el input? A la hora de dar clase, ¿lleváis a cabo un input+1?

Pienso que sí debe haber siempre un estímulo nuevo , diferente, con nuevo enfoque para atraer el interés por aprender, por hallar respuestas nuevas .
Ahora bien, en algún momento , puede tener que adaptarse a circunstancias generales o particulares .

Pueden acaecer hechos sociales o en el propio centro que retarden algo el ritmo , por desviar la atención de los estudiantes hacia otros estímulos, que pueden ser diversos , desde espectáculos , semanas culturales , hechos fortuitos, accidentes, discusiones, pueden llevar a descentrar a toda una clase , y en esos casos hay que seguir a un ritmo menor , de repaso , de recapitulación .

No obstante , el ínput+1 o interés por investigar aspectos culturales nuevos o presentados en forma distinta es básico para que se afirme la cordialidad , amenidad y profesionalidad incluso del quehacer cultural .

Así pues, pienso que siempre hay que preparar actividades secuenciadas dentro de la programación , en detalle , incorporando novedades y cambios de medios o puntos de vista , para hacerlas más atractivas , pero que la novedad no sea obsesiva, pues mantener el ambiente de cultura , social y de progreso le antecede y si alguién no está en condiciones provisionales de aumentar su ritmo o interés por aprender lo nuevo, pues debe considerarse una pausa no continuada, es decir un quehacer cultural básica que mantenga su interés.

Pienso que sí debe haber siempre un estímulo nuevo , diferente, con nuevo enfoque para atraer el interés por aprender, por hallar respuestas nuevas .
Ahora bien, en algún momento , puede tener que adaptarse a circunstancias generales o particulares .

Pueden acaecer hechos sociales o en el propio centro que retarden algo el ritmo , por desviar la atención de los estudiantes hacia otros estímulos, que pueden ser diversos , desde espectáculos , semanas culturales , hechos fortuitos, accidentes, discusiones, pueden llevar a descentrar a toda una clase , y en esos casos hay que seguir a un ritmo menor , de repaso , de recapitulación .

No obstante , el ínput+1 o interés por investigar aspectos culturales nuevos o presentados en forma distinta es básico para que se afirme la cordialidad , amenidad y profesionalidad incluso del quehacer cultural .

Así pues, pienso que siempre hay que preparar actividades secuenciadas dentro de la programación , en detalle , incorporando novedades y cambios de medios o puntos de vista , para hacerlas más atractivas , pero que la novedad no sea obsesiva, pues mantener el ambiente de cultura , social y de progreso le antecede y si alguién no está en condiciones provisionales de aumentar su ritmo o interés por aprender lo nuevo, pues debe considerarse una pausa no continuada, es decir un quehacer cultural básica que mantenga su interés.

De las conclusiones alcanzadas por Hattie sobre aprendizaje, en la que se fundamenta en conceptos como la retroalimentación, la relación profesor-alumno, los retos adaptados al alumno y el papel del profesor experimentado, creo que el esencial es el de la retroalimentación, relacionada con el concepto de afectividad en el aula.

Mi experiencia es la de docente que usa el español en un entorno AICLE, al estar en un centro italiano con alumnos italianos.
Al llegar el año pasado al centro noté el rechazo de los alumnos ante los cambios que iba proponiendo, a mi juicio ese rechazo provenía del miedo que tenían a ser evaluados de una manera distinta, puedo afirmar claramente que es esencial el concepto de un clima cálido y cordial en el aula, como plantea Hattie.

Tenemos que hacer entender a los alumnos que nuestro principal objetivo es lograr que aprendan unos contenidos y una lengua, no evaluarlos sobre ellos, cuestiones en este sentido básicas son transmitir que:
- Aprendemos del error, el error nos sirve para reforzar conocimientos, no para ser castigados.
- Cada uno a su ritmo, fomentar estrategias que fomenten diversos ritmos de aprendizaje, para ello las herramientas TIC fuera del aula nos van a permitir adaptarnos mejor a esa diversidad.
- La evaluación es continúa, no deben pensar en un examen como el éxito o el fracaso total.

Todo esto es más fácil si hay sonrisas, bromas, dentro de un orden claro, y si empezamos a mirar detrás de sus miradas, un profesor experto debe saber cuando esa mirada indica: duda, hastío, incredulidad, alegría, complicidad, etc., y ser capaz de actuar en consecuencia.

En fin, he querido hacer una aportación desde mi experiencia que pueda servir para reflexionar juntos.

Uno de los aspectos del aprendizaje visible más importante para mi es el concepto de error, el concepto de error debe cambiar, no es negativo sino generador de aprendizaje, es una manera de retroalimentación que si se lleva bien puede ser muy positiva.
Y en general, todavía nos parece negativo...

Ya me diréis qué os parece el error.
Saludos!

Leyendo las teorías de Hattie te das cuenta que mucho de lo que menciona creo que lo ponemos en práctica a diario, es decir, creo que todos buscamos una metodología más apropiada, todos buscamos soluciones para mejorar nuestra práctica docente, discutimos y cambiamos opiniones y prácticas con nuestros compañeros...
Me llama la atención lo de que el profesor "experto" cree que sus alumnos pueden alcanzar los objetivos con éxito, que la inteligencia es cambiante, no fija, que se desarrolla con el ejercicio... creo que eso lo creemos todos también, lo único, lo más importante: lo creen nuestros alumnos???? Somos capaces de convencerles de ello???? Creo que ahí está el problema principal!!! jajaja!!!

Imagen de Inmaculada Benito

¿Y la diversidad?
El Aprendizaje visible en AICLE supone ser valorado mediante varios factores. Tal como indica John Hattie, ambos, profesor y alumno han de ser conscientes del impacto y evolución del aprendizaje. En el siguiente párrafo del resumen del libro “Visible Learning for Teachers: Maximizing Impact on Learning” (tdschools, 2013) de John Hattie (Routledge, 2012), se muestran varios de los puntos a tener en cuenta en el aprendizaje visible:

“…teachers need to examine the impact they have had on each student’s learning. They need to be able to answer:
• Are you aware of each student’s progress on the journey from his or her starting point toward attaining the success criteria?
• How close is each student to attaining the success criteria?
• What now needs to occur to help each student to move closer to meeting the success criteria?”

Podemos extraer de aquí que uno de los puntos clave en el Aprendizaje Visible es la atención individualizada a cada estudiante. ¿Cómo podemos saber qué necesita cada alumno para llegar a un aprendizaje significativo? Conocer qué es lo que ya sabía antes de empezar un nuevo tema –prior knowledge- no es suficiente: debemos averiguar cómo aprende y cómo evoluciona el aprendizaje en ese estudiante a lo largo del tiempo. Entonces, sabiendo inicialmente el qué, el cómo y el hasta dónde podremos preparar los que se podrían llamar “mediantes”, ya sean lecturas, presentaciones, rúbricas, trabajos colaborativos, prácticas en laboratorio, etc.
En resumen, una clase es una mezcla de personas, con necesidades educativas y habilidades para aprender diferentes. ¿Qué supone esto para un profesor? Muchas necesidades, sobre todo tiempo para poder conocer inicialmente cómo es su grupo-clase, pero también necesita la ayuda del resto del equipo educativo para poder comentar y coordinar las acciones educativas que se pueden llevar a cabo. La atención a la diversidad se ha convertido en un puntal para todos los centros educativos y, en las reuniones del claustro de profesores, he podido constatar que cada vez más, se trabaja en poder ofrecer ayuda y recursos a los profesores y alumnos para rebajar las diferencias de aprendizaje entre ellos. Actualmente en nuestro país tenemos el problema del aumento del ratio de alumnos por clase, lo cual hace que la labor del profesorado sea todavía más complicada.
Según mi opinión, el sistema AICLE permite dar recursos e ideas al profesorado para la enseñanza de una asignatura en un idioma extranjero (L2) que deberían, o sería muy recomendable, aplicarse también al resto de asignaturas no impartidas en la L2. La idea del Aprendizaje Visible y AILCE, nos aporta herramientas para que los profesores nos preparemos para ser alguien que tenga un impacto positivo en el proceso de aprender a aprender de nuestros alumnos.

Extraído de http://www.tdschools.org/wp-content/uploads/2013/08/The+Main+Idea+- +Visible+Learning+for+Teachers+-+April+2013.pdf [acceso 26-09-2016]

ME GUSTAN LOS DESAFÍOS

En su teoría del aprendizaje visible Hattie apunta como esencial que los profesores entiendan que evaluar el efecto de sus acciones en el proceso de aprendizaje de los alumnos es su principal tarea. La presencia de los profesores tiene que inspirar. Y tiene que ser una inspiración dinámica que se ajuste a varios contextos. Es lo que genera impacto. Profesores motivados y que generan impacto pueden llevar a los alumnos a alcanzar buenos resultados.

Resume Hattie estas ideas en un nuevo marco mental del docente que hace funcionar el aprendizaje visible y que se estructura en ocho premisas:
- Evalúo el efecto de mis acciones en el proceso de aprendizaje de mis alumnos.
- Hablo más de aprendizaje que de enseñanza.
- Utilizo la evaluación como retroalimentación sobre mi impacto.
- Motivo a los alumnos con diálogos (no con monólogos).
- Me gustan los desafíos.
- Motivo a través de relaciones positivas.
- Informo a las familias acerca del lenguaje del aprendizaje.
- Entiendo el aprendizaje de mis alumnos como resultado de lo que he hecho o no como educador.

Por el título del comentario ya habréis descubierto que me inclino a pensar que la primera premisa necesaria es la afición por los retos. Es un desafío, y de los grandes, lanzarse a este nuevo enfoque, sin duda basado en evidencias reales de éxito, y por el que apostar con los ojos cerrados en el aula AICLE y en cualquier otra.

En relación al aprendizaje visible, estoy con vosotros en cuanto a la necesidad de que seamos capaces de auto-evaluar nuestro proceso de enseñanza, y buscar soluciones. Como dicen los compañeros, es necesario poder tener esa retro-alimentación profesor-profesor para compartir nuestra auto-evaluación sobre nuestro proceso, que otros compañeros nos aporten ideas, e incluso todos vayamos construyendo una mejora de nuestras prácticas.

Otro de los indicadores esenciales es el de "la mentalidad en crecimiento". El docente en el aula debe transmitir a los alumnos la idea de inteligencia cambiable y no fija, para que nadie se sienta condenado por el "tu no vales para nada". La inteligencia cambiable y mentalidad en crecimiento es algo que se puede experimentar en las clases del idiomas con mucha frecuencia. Cada alumno necesita más o menos tiempo para acumular y fijar las estructuras y vocabulario, antes de producir de forma oral y escrita, de manera aceptable. En este sentido, he tenido experiencias muy interesantes que prueban la veracidad de la mentalidad en crecimiento, o no sé si se podría decir "inteligencia en crecimiento"

Imagen de Rodrigo González

Otro aspecto destacado en los estudios realizados por Hattie es el de plantear retos a los alumnos. Me gustaría incidir sobre lo difícil que puede resultar a veces plantear retos de dificultad adecuada a los alumnos, sin pasarse ni quedarse corto. A veces la línea que separa el reto de la frustración es muy delgada, a mi me ha pasado más vez al plantear una actividad a los alumnos y supongo que a vosotros también. Lo importante es saber detectar a tiempo los alumnos que tienen dificultades y plantear algún tipo de andamiaje que les permita llegar a la meta

Creo que tenemos que hacer como en salto de altura, ir subiendo el listón, y ahí la individualización es necesaria.

Ello no nos debe llevar a bajar el listón. Hay una cosa que odio de nuestra manera de evaluar: un 3 o un 4 lo convertimos en 5, ¿alguna vez habéis convertido un 8 en un 9 o un 10?

Debemos ayudarles, pero tenemos que tener cuidado en no reforzar el conformismo.

Imagen de Marina Fuste

Rodrigo, ese es un aspecto que me preocupa bastante. ¿Tenemos que ayudar a los alumnos a que lleguen a la meta?. Para mi, són los mas importantes y la respuesta és si.

Respecto al aprendizaje visible, uno de los aspectos fundamentales es el feddback, ya sea alumno - alumno y alumno - profesor, que nos permiten mejorar las actividades realizadas, y la profesor - profesor, no tan habitual i que dependerña de la cohesión del profesorado, que en secundaria, todavía hay mucho que hacer.

Respecto al enfoque, es evidente que después de un período de conocimiento de las capacidades del alumnado con el que trabajarás, desgraciadamente ya reconocemos que alumos serán susceptibles de cumplir los objetivos y que alumno difícilmente lo asolirán. Para intentar maximizar los resultados, habrá que fomentar actividades con mayor feedback entre alumnos y modificar el objetivo en función de las capacidades de los alumnos, siempre dentro de un mínimo.

Por tanto, creo que para tener indicadores de éxito, una buena manera sería establecer los criterios de evaluación entre los alumnos y el profesor, por ejemplo con una rúbrica concensuada, a partir de una evaluación inicial. Dejar claro a los alumnos que lo importante es participar. Yo por ejemplo les digo "el que tiene boca se equivoca". Además será importante fomentar la cooperación entre el profesorado implicado en el AICLE, ya se de la L2 o de los contenidos propios de la materia

Invitar a los alumnos a implicarse tanto hasta el punto de consensuar los criterios de evaluación y la rúbrica me parece una gran idea. De este modo tendrán una idea clara de qué se pretende y cómo conseguirlo.
Siempre ha funcionado decidir con ellos las normas de comportamiento, se sienten más motivados a cumplir porque han sido propuestas por ellos mismo, no es algo ajeno que les llueve desde fuera.

Buenas tardes, al hilo de lo que estáis planteando, desde mi punto de vista, los alumnos tienen que ser capaces de poner en práctica esos contenidos y aprendizajes. Algo que está muy asociado a las competencias clave, para que el aprendizaje sea visible. Además creo conveniente que al inicio de cada unidad debemos de tener en cuenta las características, intereses y necesidades de nuestros alumnos para poder diseñar y planificar los contenidos de forma adecuada.
Un saludo.

La idea me parece excelente, siempre que no se te "suban a las barbas" e intenten que se lo pongas lo más fácil posible.
En cualquier caso la interacción entre ellos es fundamental, porque a veces son capaces de explicar las cosas de un modo más accesible que nosotros.
La coordinación con los profesores se la segunda lengua es también vital, para no duplicar explicaciones, para asegurarnos de si conocen ciertas estructuras...

Imagen de Isabel Méndez Ruiz

Creo que todos estamos de acuerdo en la retroalimentación es fundamental en nuestro trabajo, pero estamos de acuerdo en la retroalimentación profesor-alumno, alumno-profesor e incluso en la de alumno-alumno. Pero, ¿estamos dispuesto a tenerla profesor-profesor? Creo que es fundamental hacerla y fomentar la confianza en el profesorado para que podamos llevarla a cabo. ¿Alguna vez hemos dicho a algún compañero que entre en nuestras clases para que nos ayude a mejorar? Creo que hay mucho camino que recorrer en este sentido.

Hola Isabel, tienes toda la razón! Sin embargo en muchas ocasiones utilizamos la evaluación entre los alumnos y nosotros no la llevamos a cabo...pienso que deberíamos de mejorar este aspecto. Un saludo

La retroalimentación es importante en todos los aspectos, para mejorar nuestra práctica profesional. Aprender a partir de nuestros errores, para crecer día a día. Pero, en mi opinión creo que nos cuesta confiar en los compañeros, debemos fomentar actividades colaborativas y cooperativas, para aprender unos de otros, como es el caso del tándem entre un profesor especialista en la materia y un profesor de idiomas, para formar un equipo perfecto.
En cuanto a la figura de un coordinador es necesaria, para coordinar todas las acciones de centro relacionadas con la implantación de programas AICLE y hacer más, con menos esfuerzos.

Cuando el alumnado tiene poca edad (en primaria) las expectativas que tiene sobre sí mismo y las del profesor hacia él son muy altas. Este alumno no tiene miedo al error y cuando falla todos aprendemos de él. Su actitud es muy positiva y la relación con el profesor muy afectiva, en líneas generales.

"Retroalimentación" es la palabra clave en un programa AICLE. Entendiendo ésta en varias versones: profesor-alumno, alumno-profesor y profesor a sí mismo junto con otros profesores. El objetivo es ir viendo qué funciona y qué no, siempre desde el punto de vista positivo, entiendiendo el error como una nueva oportunidad, siempre en busca de la mejora continua. El fin es un aprendizaje más visible.
Estoy a favor de un coordinador del equipo bilingüe redireccionando a los miembros a una metodología apropiada de una materia en una L2.

Totalmente de acuerdo con Raúl, basta ya de papeleos es hora de hablar de los alumnos y de sus dificultades. Y de nosotros y nuestros problemas. El mundo del informe, el papel, el objetivo parece ser lo único que interesa a los que están por encima de nosotros.

La "retroalimentación" profesor-profesor es desde mi punto de vista una de las necesidades actuales de nuestro sistema educativo ya que la mayoría de las reuniones "forzadas" dentro de nuestro horario van más dirigidas a cumplimentar documentación e informes de alumnado, habiéndose casi perdido la simple posibilidad de comentar lo que hacemos en clase y nos da buen resultado (o no). En este aspecto estoy también a favor de una coordinación del programa bilingüe que promueva estrategias y metodologías comunes, orientadas sobre todo a la enseñanza de la L2 en la que la mayoría no hemos sido formados.

Manuel Jesús, estoy de acuerdo contigo en la necesidad de reuniones productivas y no aquéllas que solo nos ocupan el tiempo en trámites burocráticos. Y lo peor es que esto, el papeleo desmedido, no tiene visos de acabarse.

Uso de REA para AICLE

sdsdsd
277 Recursos
230 Miembros
Administradores
  • Pilar García Freire ()
  • María Jesús García  San Martín
  • Aprende INTEF
Comunidad pública