Una buena dieta y nutrición es importante para el alto rendimiento de los estudiantes.

Imagen de jose fernandez
Publicado por  jose fernandez |  12/01/2019
En los grupos
respuesta 0

Si bien la ingesta de alimentos es importante para que la persona tenga un rendimiento adecuado, muchos de los alimentos disponibles y populares en las escuelas llegan a entorpecer el aprendizaje de los niños. Estos se debe a que se encuentran cargados de azúcares, productos químicos, cafeína y sodio, alimentos que en exceso dejan a los niños cansados, nerviosos, desconcentrados y enfermos, lo que no sólo repercute en las calificaciones y el rendimiento, sino que también influye en su comportamiento y estado de ánimo.

Una mala alimentación produce falta de energía y concentración

Según la Society for Neuroscience, estudios recientes revelan que las dietas con altos niveles de grasas saturadas llegan a ser perjudiciales para el aprendizaje y la memoria. Desafortunadamente, los alimentos con grasas saturadas son los más asequibles y disponibles en las escuelas. Las papas fritas, los postres azucarados, las nuggets de pollo y otros alimentos comunes de la cafetería. Alimentos que reducen su capacidad cerebral del niño antes de enviarlos de regreso a clase.

Una de las teorías que explican la relación que existe entre las grasas saturadas y el efecto cerebral que tienen estos alimentos son los efectos que produce la glucosa y los azúcares; en exceso dentro de estos alimentos. Esencialmente, la glucosa proviene de los carbohidratos, y mientras que la glucosa es vital para la producción de energía, paradójicamente los alimentos que son altos en glucosa causan que los niveles de energía bajen. 

A medida que se ingiere la glucosa, el cuerpo libera insulina con el fin de procesar los alimentos recién consumidos. Normalmente, después de una comida balanceada saludable, los niveles de glucosa aumentan ligeramente, y el organismo se sentirá energizado después de aprovechar sus nutrientes.

Hoy en día, sin embargo, los niños y adultos llevan dietas altas en glucosa que producen un "choque" post-alimentario, donde la ingesta de glucosa es demasiada que el cuerpo empezará a apagarse para procesar todos los alimentos. Las comidas populares en las cafeterías a menudo incluyen panes blancos y refinados, dulces, frituras y refrescos; opciones de comidas que causan esta increíble caída de energía, produciendo una falta de concentración y un mal desempeño mental. Como si esto fuera poco, una dieta rica en glucosa puede producir daño en los riñones, nervios, ojos y vasos sanguíneos.

Por fortuna, cada vez son más los colegios que prohíben la venta de estos productos en sus instalaciones.  Siendo este un artículo escrito para concientizar a aquellas instituciones que aun no lo han hecho a hacerlo. 

Un plan en casa

Para promover una alimentación saludable y la función cerebral fuera de la escuela, los padres también deben proporcionar a sus hijos un mejor plan de alimentación. Una recomendación es que las comidas saludables sean repartidas en comidas y refrigerios más pequeños cada tres o cuatro horas. Informes revelan que la sensación de fatiga y estrés disminuye después de una merienda o comida nutritiva después de sólo treinta minutos. Así que no olvides proporcionar a los niños una adecuada ingesta de glucosa para aumentar su energía y mejorar su concentración.  

 

Área de conocimiento: