¿Qué significa ser un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital?

imatge de María Jesús García  San Martín
Preguntat per María Jesús García San Martín |  Fa 4 anys respostes 158

Comparte impresiones sobre las siguientes preguntas:

  • Qué sé sobre el significado de ser ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital.
  • Qué pienso acerca de cuál es el modelo educativo más apropiado para la formación de este tipo de ciudadanía.
  • Qué me pregunto acerca de todo esto.

Los espacios de debate en esta comunidad del MOOC pretenden ser lugares de intercambio de información, de diálogo y comunicación; espacios de socialización, así como de trabajo colaborativo entre los participantes.

Comentaris

imatge de Marcos Novoa Ojea

Mi reflexión:
Un ciudadano culto en la sociedad digital lo primero que tiene que ser es consciente de que hablamos de un sistema en “Beta permanente”, es decir, un sistema en contínua evolución en el que es imposible estar siempre actualizado. Esta limitación es muy importante tenerla en cuenta para perderle el miedo al cambio y poder desarrollarse en la sociedad TIC. Un ciudadano culto será aquel que pueda desarrollarse libremente y sin miedo mediante el uso de las tecnologías TIC, será aquel que aunque no conozca un nuevo dispositivo no tenga miedo a enfrentarse a él para poder dominarlo, el que delante de una nueva aplicación informática sienta lo mismo, y que en conjunto se desarrolle socialmente de forma correcta (netiqueta) mediante estas herramientas ya que una de las máximas de la sociedad digital es la hiperconexión.

Un ciudadano culto sabrá buscar información, gestionarla, crearla, difundirla y rebatirla mediante la tecnología y mediante sus propios medios digitales, lo que le dé la autonomía. Aquí entramos en otro problema de la sociedad digital; el acceso a la tecnología. Pero eso es otro cantar.

imatge de Belén San Nicolás

Me gusta lo de "sistema beta permanente"

Un ciudadano culto y autónomo en la SD supone el saber acceder, manejar y seleccionar toda la información que nos ofrece el mundo digital para poder resolver cualquier situación o problema que se nos presente en el día a día.

El modelo más apropiado es aquel que tiene como objetivo hacer del estudiante una persona creativa, resolutiva y con gran poder de adaptación, basandose en unos conocimientos básicos y desarrollandolos mediante las herramientas digitales que están a su disposición.

La pregunta que más me hago es que este modelo de ciudadano de la era digital hace mucho hincapié en el manejo de la información, pero creo que se puede estar dejando a un lado el valor fundamental y es que por mucha información que manejen esto no conlleve la comprensión de la misma.

Hola a tod@s!! Considero que un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital, es un individuo dotado de conocimientos y competencias que le permite resolver situaciones complejas, de manera colaborativa y bajo nuevos formatos (audiovisual, hipertextual, multimedia). El ciudadano digital, innova, crea y se adapta a los cambios que subyacen. De aquí la importancia de la cultura líquida en la escuela y en las prácticas docentes centradas en la construcción del conocimiento. Todo ello hace posible el ecosistema informático y la evolución de la ciudadanía digital (homo digitalis).
Para lograr este tipo de ciudadanía considero que es necesario desarrollar un modelo formativo centrado en la construcción del aprendizaje mediante la colaboración entre pares.

Para mí un ciudadano culto y autónomo es aquel que está concienciado y comprometido con la necesidad de cambiar constantemente. Nuestra sociedad sufre una continua evolución en todos los ámbitos, profesional, social, político, educativo, y como no, tecnológico. Por tanto, el ser capaz de adaptarnos a estas nuevas circunstancias que se nos presentan a diario es la clave para poder hacer frente a los retos que nos surgen en nuestras vidas. Eso es ser culto, el poder dar una respuesta a las situaciones que se nos presentan. De ahí, como hemos visto en el vídeo del MOOC, la educación debe estar basada en experiencias que puedan anticipar dichas situaciones de cambio, para que nuestros alumnos puedan solventar sus futuras situaciones de la mejor manera posible. La educación del siglo XXI debe crear supuestos similares a la vida real para proporcionar al alumnado de la experiencia necesaria para poder ser competentes en sus vidas. En términos jurídicos, la educación del siglo XXI debe crear jurisprudencia en las aulas para que cuando se presente un caso parecido en la vida real, el alumno sea capaz de eliminar el obstáculo con las habilidades adquiridas.

imatge de Belén San Nicolás

Estimado José,

Muchas gracias por tu aportación. En tu comentario indicas que la educación del siglo XXI debe sentar las bases que permitan formas a los ciudadanos y ciudadanas de mañana. Desde un punto de vista ideal, ¿que contenidos, competencias y metodología debe formar parte de esta escuela?

Saludos
Belén

imatge de Alicia Gómez Camus

Hoy en día, una persona culta no es la que atesora conocimiento, sino aquella que es capaz de resolver problemas prácticos,de forma creativa y autónoma: buscando información útil que se compartirá en las redes, utilizando las herramientas de comunicación digital y multimedia más adecuadas.
El modelo educativo mas adecuado, para adquirir estas competencias, no es el aprendizaje memorístico, sino aquel que se produce a partir de la experiencia propia, trabajando a partir de proyectos colaborativos.
Ahora que ya hemos asumido que hoy, nuestro ecosistema es el digital, tenemos que asumir los riesgos que ello conlleva en cuento a falta de privacidad, y controlarlos en la medida que sea posible.

El modelo más adecuado para formar a los ciudadanos digitales es aquel que permite la construcción del conocimiento con los otros, la interacción con diferentes herramientas que responden a los intereses, necesidades y ritmos de aprendizaje de los estudiantes.
Un modelo que ve al profesor como un agente mediador y facilitador de experiencias significativas que fomenta la reflexión, el análisis y la interpretación de la información, para que el estudiante logre aplicar sus conocimientos en el contexto en el que se desenvuelva

imatge de Valeria Ruiz

Muy buenas tardes, respondiendo un poco tarde a la consigna del foro, a mi criterio ser un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital implica ser capaz de desenvolverse exitosamente en una sociedad globalizada, atravesada por la innovación tecnológica y por profundos cambios sociales, culturales, políticos y económicos. Frente a este contexto es necesario ser flexibles, creativos, reflexivos, autónomos y ser capaces de trabajar en forma colaborativa. Todo esto debe sustentarse en el conocimiento y manejo de las nuevas tecnologías. Frente a esto, el modelo pedagógico debe estar focalizado en el aprendizaje del estudiante, considerando no solo sus características, capacidades y experiencias, sino también su entorno y hábitos.

Saludos a todos, Valeria.

imatge de Ines  Orta Medina

Casi en el límite (la tecnología no es amable) me incorporo a este debate. He podido leer aportaciones muy interesantes de mis compañeros y compañeras.
Ser un miembro culto y autónomo de la sociedad digital significa para mí que se poseen los saberes, habilidades y actitudes necesarias para desenvolverse en ella, participar y ser miembro activo en dicha sociedad.
No es una tarea fácil para la escuela responder adecuadamente al reto de formar a los miembros de esta sociedad, más cuando corremos el riesgo de centrarnos en los saberes y habilidades y dejar de lado lo que me parece más importante, las actitudes: flexibilidad, adaptabilidad, generosidad en compartir y generar conocimiento, sentido crítico... Estas deberían ser las bases de la sociedad digital, de lo contrario nos enfrentariamos a un modelo social deshumanizado y poco ético
El mejor modelo educativo será el que responda a estas necesidades emergentes. Debería apartarse de los modelos de la cultura "sólida" (asignaturas, libros de texto, exámenes, individualismo,...) y progresar en formas más abiertas que permitan que el alumnado, acompañado del profesorado, experimentar la transformación de su propio rol, de agente pasivo del sistema a agente plenamente activo (desarrollo de proyectos, trabajo en equipo, conexión con las necesidades e intereses del alumnado y su entorno,etc.) .
A estas alturas, con más de 30 años de escuela a mis espaldas, espero que seamos ágiles en esta transformación ya que los cambios sociales nos llevan la delantera; y que la administración educativa apoye las "buenas prácticas" que abren caminos de cambio en vez de crear trabas burocráticas que frenen este progreso.

Buenos días, Inés.

Puedes estar absolutamente tranquila, ya que los debates estarán abiertos durante todo el curso y siempre hay tiempo de leer, reflexionar y compartir.

¡Adelante!

imatge de Ines  Orta Medina

Casi en el límite (la tecnología no es amable) me incorporo a este debate. He podido leer aportaciones muy interesantes de mis compañeros y compañeras.
Ser un miembro culto y autónomo de la sociedad digital significa para mí que se poseen los saberes, habilidades y actitudes necesarias para desenvolverse en ella, participar y ser miembro activo en dicha sociedad.
No es una tarea fácil para la escuela responder adecuadamente al reto de formar a los miembros de esta sociedad, más cuando corremos el riesgo de centrarnos en los saberes y habilidades y dejar de lado lo que me parece más importante, las actitudes: flexibilidad, adaptabilidad, generosidad en compartir y generar conocimiento, sentido crítico... Estas deberían ser las bases de la sociedad digital, de lo contrario nos enfrentariamos a un modelo social deshumanizado y poco ético
El mejor modelo educativo será el que responda a estas necesidades emergentes. Debería apartarse de los modelos de la cultura "sólida" (asignaturas, libros de texto, exámenes, individualismo,...) y progresar en formas más abiertas que permitan que el alumnado, acompañado del profesorado, experimentar la transformación de su propio rol, de agente pasivo del sistema a agente plenamente activo (desarrollo de proyectos, trabajo en equipo, conexión con las necesidades e intereses del alumnado y su entorno,etc.) .
A estas alturas, con más de 30 años de escuela a mis espaldas, espero que seamos ágiles en esta transformación ya los cambios sociales nos llevan la delantera) y que la administración educativa apoye las "buenas prácticas" que abren caminos de cambio en vez de crear trabas burocráticas que frenen este progreso.

Hola, Buen día, Saludos desde Guatemala, como respuesta a las preguntas puedo comentar lo siguiente:

¿Qué sé sobre el significado de ser ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital.?

Un ciudadano Culto y autónomo es aquel que pone en práctica los conocimientos adquiridos y a logrado las competencias que lo hacen competitivo en un mundo globalizado, en cuanto a la autonomía esta persona lo hace de manera personal y con la utilización del pensamiento crítico.

¿Qué pienso acerca de cuál es el modelo educativo más apropiado para la formación de este tipo de ciudadanía.?

El modelo educativo más apropiado es aquel en el que el aprendiente sea el protagonista, de tal manera que sea constructor de su propio conocimiento.

¿Qué me pregunto acerca de todo esto.?

lo que me rgunto es ¿Qué pasará en un futuro cercano con las nuevas generaiones y si serán capaces de absorber el ritmo vertiginoso de las nuevas tecnolog{ias, sobretodo en un pais como el mio, Guatemala?

imatge de Davis Carpio

Con respecto al modelo educativo comento lo siguiente:
Como se menciona en una revista de investigación docente, las nuevas generaciones no necesitan hacer cambios para adaptarse a los procesos de enseñanza aprendizaje actuales, más bien "nosotros" debemos adaptarnos a ellos y en tal sentido detectar necesidades y debilidades conforme a este sistema. Debe predominar un aprendizaje experiencial, un aprendizaje por descubrimiento, colaborativo. El docente debe funcionar como una guía, instructor, un enlace para generar un cambio mental, emocional y social en cada estudiante; esto sin olvidar nuestro propio sistema cerebral triuno

Ante todo, creo que el ciudadano culto y autónomo es aquel que, haciendo uso de la tecnología, es capaz de ganar tiempo a las tareas a las que se enfrenta día a día. En una sociedad tan basada en los trámites y donde todo queda en la actualidad registrado, el ciudadano competente es capaz de realizar las tareas obligatorias de una forma rápida y sencilla, aprovechando las ventajas de las TIC para dedicarle menos tiempo a las tareas diarias (realizar la compra, pagar recibos, comprar entradas,...) y más a aquellas funciones y tareas que desea (estar con la familia, pasear, hacer deporte,...).
Está claro que el modelo debe cambiar, y lo debe hacer desde la propia organización. No tiene sentido que sigamos organizando las clases por áreas de contenido si después debemos aprender y enseñar por competencias. Debe haber un trabajo más integrado entre docentes, que permita un aprendizaje basado en proyectos, donde el alumno realmente se enriquezca de lo que haya realizado.

imatge de Katia Pedreira

Estoy de acuerdo con muchas de las cosas que leo estos días de mis compañeros en sus blogs y comentarios.
En resumen de lo que se plantea y lo que comparto o no con todo ellos, mi opinión es:
- Ser un ciudadano culto y autónomo en la actual sociedad digital es saber usar las nuevas tecnologías de forma eficaz y eficiente (saber distinguir cuándo estoy tabajando con ellas y cuándo puedo distraerme) y aprovecharse de todos los beneficios que estas permiten (acceso a la información, diferentes opiniones, enlaces a sitios concretos de gran utilidad para cada duda...)
El modelo educativo actual está anticuado. Se dice que hay que incorporar las nuevas tecnologías, se habla de la competencia digital, se ponen cañones, ordenadores, PDI en las clases, pero no se forma antes al profesorado, por lo que cada cual se busca la vida para saber cómo usarlas y cómo incorporarlas en sus clases... pero los padres siguien pidiendo que se tenga un libro de texto de referencia (aunque luego se quejen de sus costes, que es una queja real, ojo). Creo que se debería indicar qué es incorporar la competencia digital, tener unos parámetros concretos... entre otros, la ley de no poder tener los teléfonos móviles en los centros plantea muchas dudas: a mí me gustaría poderlos usar en determinadas clases como complemento a alguna de mis clases (en lugar de llevarme a todos los chicos al aula de informática), pero interfiere con las normas de mi comunidad y, por lo tanto, de mi centro sobre su uso.
Me pregunto: ¿cómo puedo incorporar de forma eficiente las NNTT en mis clases?
Si permito el uso de teléfonos móviles en mis clases, ¿cómo controlo que estén usando lo que deben para lo que yo quiero?
¿cómo resuelvo que algunos niños cumplan la norma del centro de no traerlos al cole?
¿cómo manejo que cada uno tenga una tecnología y una rapidez?
¿tendrián que usar su tarifa de datos? (puesto que la contraseña de la WIFI del centro es exclusiva para profesores)
¿cómo puedo incorporar algunas opciones tecnológicas (Twitter, Facebook, etc) en mis clases de ESO si por edad no deberían tener perfil mis alumnos?
Yo suelo contar con un blog por asignatura que imparto, pero ¿Cómo competir con los castigos de los padres a no acceder a internet cuando los chicos suspenden?
Con todas estas dudas y pocas respuestas, acabo planteando una situación dual: tengo el blog, les recomiendo que usen determinadas tecnologías, que consulten determinadas fuentes.... pero sigo basando la clase en la explicación en el aula (aunque sea compartida con ellos).

Me llamo María José Galán, soy de Cáceres y trabajo como docente de Servicios a la Comunidad en un Instituto de Educación Secundaria impartiendo clases en diversos ciclos de Grado Superior y de Grado Medio.
Mi respuesta a lo que planteamos en este debate es la siguiente:
Un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital significa utilizar los recursos digitales adecuadamente y optimizando todas las ventajas que nos ofrecen. En este uso entraría una adecuada curación de los contenidos que recibimos teniendo un especial cuidado en la protección de nuestra identidad personal.
Para ello es muy importante educar en la competencia digital, no sólo en el manejo sino fundamentalmente en el uso que le demos a estas herramientas. Vivimos en una época de continuos y vertiginosos cambios a la que tenemos que adaptarnos y para ello la necesidad de estrategias moldeables a las situaciones que se nos presenten. Además, la información es veloz de ahí parte la necesidad de desarrollar en nuestros alumnos la capacidad crítica de realizar procesos de curación del exceso de información que nos llega por todas partes para quedarnos con la visión más objetiva.

El modelo educativo que debemos promover es sin duda un modelo que tenga como eje transversal la competencia digital; el manejo de la información que se difunde a través de la red y la protección personal dentro de la misma es una cosa muy importante.
Mi pregunta de cada día es ¿cómo transmitir esto al grupo de alumnos y alumnas con el que trabajo, personas que han decidido estudiar formación profesional y que necesitan a la vez que una formación profesional una formación personal en este ámbito?. La mayoría de mis alumnos y alumnas son jóvenes que a pesar de que conocen como funcionan los aparatos en la práctica no los utilizan en su aprendizaje diario como sería deseable, es en este punto en el que a mi me encantaría ser su guía para poder aprovechar al máximo lo que esta nueva era nos ofrece. Asi como entender los riesgos que el mal uso de la competencia tecnología puede tener en el desarrollo de su persona, por ejemplo el acoso a través de las redes sociales....
Espero que en este curso me ayude a conseguir este reto.

imatge de Pere Petrus Robert

No quiero repetir las ideas que han expuesto mis compañeros, dado que me he incorporado más tarde. Coincido con la mayor parte de ellas. El ciudadano en la sociedad digital tiene que ser hàbil en el manejo de la información que tan fácilmente està expuesta en tan diferentes canales de la red de Internet, esto conlleva a tener una gran capacidad de sentido crítico, saber comparar de forma eficaç diferentes fuentes para poder elaborar una opinión o tomar una decisión acertada para sus objetivos personales o profesionales. Pero también tine que tener una gran capacidad de adaptación, para moverse y aplicar nuevas herramientas y estratégias para conseguir estos objetivos. Está claro, que este tipo de sociedad ya no le vale las pautas repetitivas, los cambios tecnologicos són tan rápidos que las necesidades de los ciudadadnos precisan de una gran adaptación.
Los futuros ciudadanos tienen que formarse para ser capaces de gestionar de la mejor manera possible la información y que ésta le sirva al mismo tiempo para hacer cambios de estrategias y capaz de replanterase nuevas preguntas y encontrar nuevas soluciones.
Yo creo, que cada vez somos más conscientes del camino que hay que seguir en la profesión docente: el aprendizaje creativo. De hecho, creo que ya existia, en menor proporción, antes de la explosión tecnologica, pero queda claro que ahora tiene que ser la predominante.

imatge de JUANA JARAMILLO

Buenas tardes mi nombre es Juana Jaramillo docente venezolana, con muchas ganas de aprender y compartir conocimientos con todos ustedes. En cuanto al primer aspecto ¿Qué es ser ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital?, considero que implica muchos aspectos, ya que si conversamos con nuestros estudiantes la gran mayoría consideran que tienen competencia digital por el solo hecho de usar aplicaciones en su móvil, computadora o Tablet y considero que la competencia digital va mucho más allá de saber usar una serie de herramientas en aparatos electrónicos y estar conectados a la red. Para analizar si se es un ciudadano culto y autónomo, es necesario preguntarse de que manera busca la información, se valida dicha información, la analiza, es crítico y reflexivo ante todo la información que tiene disponible, qué hace con esa información, la repite o a partir de ella aprende creando y por ultimo sin ser menos importante tiene unas normas básicas de comportamiento en la red.
Con relación al modelo educativo, es evidente que la escuela en estos momentos tiene una tarea fundamental que no se puede ignorar y es precisamente formar a los estudiantes en competencia digital así como se forman en lectura, escritura y matemática ahora la sociedad digital requiere estudiantes formados en competencia digital y como plantea la Unesco “las tecnologías de la comunicación pueden ampliar el acceso al aprendizaje, mejorar la calidad y garantizar la integración”, pero para lograr esto se deben formar a los estudiantes y por supuesto a los docentes.

La sociedad digital es todavía demasiado selecta, pero ha creado herramientas y medios sociales para multiplicar las posibilidades de comunicación en el espacio público. La ciudadanía se puede ejercer como usuarios de las redes sociales, como creadores de contenidos en textos multimodales que se difunden por los medios sociales y como prosumidores (no presumidores) de cultura, capaces de (pro)curar a otros una parte de los ingentes caudales informativos, después de valorar dichos contenidos y comentarlos en una comunidad-red. La sociedad-red es global y monstruosamente grande; las comunidades de comunicación y aprendizaje en red ("comunidades de práctica") son las moléculas que la componen, donde podemos reconocernos personalmente como átomos con identidad digital definida; donde intercambiamos emociones, negociamos, hacemos amigas y amigos. Cierto que, cuando varias moléculas se reúnen podemos cambiar el mundo, para mejor o para peor. Así pues, además cultos y autónomos, tenemos que ser corresponsables, construir y compartir valores.
El mejor modo de educar a ciudadanas y ciudadanos cultos, autónomos y corresponsables comienza por serlo uno mismo. En el concepto de "uno mismo" incluyo la organización democrática y participativa del centro educativo, así como las estrategias para convertir el aula en un espacio compartido e inclusivo de enseñanza y aprendizaje: aprendizaje cooperativo, ABP, cambio de roles (Flipped Classroom), la atención personalizada a la diversidad de personas, sus talentos y sus múltiples competencias.
Ahora mismo, me pregunto cómo puedo superar las dificultades que se plantean en mi centro para desarrollar la competencia comunicativo-digital (ambas son inseparables), dado que me han encargado la docencia de varios grupos sin acceso a ordenadores ni dispositivos: línea no bilingüe, FP Básica. He optado por pedirles que traigan sus dispositivos a clase, solicitando permiso a sus padres (en 2º ESO): BYOD al canto. Pero es una fuente segura de conflictos, que intentaré resolver con la ayuda de los ángeles digitales.

imatge de GABRIEL SORIA DIAZ

El modelo educativo más adecuado es aquel que favorezca la creatividad y autonomía del alumno, aquel que construya personas críticas y participativas en una sociedad que necesita un cambio a mejor. Saber investigar y encontrar las respuestas adecuadas a las problemas actuales es fundamental en la persona y esto es lo que debemos conseguir en nuestros alumnos. El uso de TIC, aunque no sea fundamental, si es muy importante y son los maestros los primeros que tienen que tener conciencia de esta necesidad.

imatge de GABRIEL SORIA DIAZ

Un ciudadano culto y autónomo en la SD es aquel que sabe elegir los instrumentos y contenidos adecuados a cada una de las situaciones que provoca Internet y todas aquellas aplicaciones que nos inundan en nuestra vida digital. Saber que, cuando, como y donde debe estar en cada momento es fundamental para desarrollar su autonomía y su cultura digital. Tener una huella digital que se pueda seguir con facilidad y sin dar muchos tumbos es básico en este mundo de informaciones masivas.

¡Hola! Me llamo Cristina y soy profesora de Valencià: llengua i literatura en un instituto de Torrevieja (Alicante).
En mi opinión ser un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital es aquella persona que sabe adaptarse a un entorno digital en continuo cambio, que sepa adaptarse e intente, a través de los diferentes mecanismos, adquirir aquellos conocimientos que le falten para ir actualizándose, renovarse para no quedarse desfasado y saber buscar las soluciones para las dificultades y obstáculos que nos vayamos encontrando por el camino de la vida.
Respecto al modelo educativo más apropiado para la formación de la ciudadanía creo que para mí es aquel modelo que más se parezca a la vida real, a lo que nuestro alumnado vaya a encontrarse fuera del recinto escolar, basado en potenciar la autonomía y en proporcionarles las herramientas para saber solucionar los problemas o obstáculos que vayan a encontrarse así como saber utilizar de forma adecuada las herramientas digitales en un mundo cada vez más globalizado.
Esta reflexión la realizo después de hacer una clase magistral y, por tanto, mucho tendrá que invertir la escuela pública para facilitar las herramientas y tecnologías necesarias para poder formar a alumnado competente, culto y autónomo en una sociedad digital.

De todas las definiciones que he leído y escuchado sobre lo que se entiende por "ciudadano culto", me quedo con la que dice "alguien que está interesado y comprometido con la cultura de su época". En nuestro caso con la cultura propia de la sociedad digital.

Por ciudadano autónomo entiendo aquel que no depende de los demás, para realizar actividades en dicha sociedad digital.

La competencia digital es imprescindible en la época actual, para ser un ciudadano culto y autónomo.
De ahí la importancia de la inclusión de esta competencia en el currículo de TODOS los ciudadanos. Por ser ambicioso que no quede.

Para mí un o una ciudadana digital es la persona que es capaz de buscar, encontrar, crear y compartir en las diferentes aplicaciones, redes, navegadores que nos ofrece la red. Una persona autónoma, con capacidad crítica, capacidad de discernir y con ganas de contribuir a una sociedad mejor, más avanzada y más justa.

El modelo educativo más adecuado en mi opinión es aquél que permita al alumno ser sujeto activo de su proceso de aprendizaje compartiendo este proceso con sus compañeros y profesores y en definitiva con su comunidad.

imatge de Mildred Longobardi

Saludos a todos, ser un ciudadano culto y autònomo en una sociedad como la nuestra, es lo que todos queremos llegar a lograr y estamos en ello, pero es un proceso de aprendizaje constante, donde los cambios se suceden rapidamente y debemos adaptarnos, para nosotros como docentes el logro serìa que nuestros estudiantesdesarrollenr su conocimiento o saberes construtyendolos ellos mismos, que sepan diferenciar la informaciòn relevante de la que no lo es, que recursos son los mas adecuados de utilizar por lo que le interesa o por lo que estudia, ser capaces de atravès de la red buscar respuesta a sus inquietudes o preguntas y a partir de allì construir su saber, pero a la vez debemos enseñarlos a compartirlo. Saludos cordiales...Mildred

imatge de Laura Garcia Rubio

En nuestra sociedad dinámica y multidisciplinar, el ser un ciudadano autónomo o culto es igual a saber resolver problemas y cambios de manera automática, sirviéndonos de las ayudas que proporcionan las nuevas tecnologías principalmente. También, es saber captar lo que se esconde detrás del mensaje de los medios que nos rodean (redes sociales, periódicos digitales, televisión): qué aceptar y qué rechazar. Para ello, se necesita un espíritu crítico y analítico que nos permita ser auto-suficientes en un mundo que pretende etiquetarnos a su antojo e interés.

El modelo más apropiado sería un modelo ecléctico que combinase no solo las nuevas tecnologías, sino también las mejores características que metodologías del presente y del pasado han dado sus frutos. Debemos tener en cuenta que en un mundo cada vez más masificado y globalizado, es importante aceptar las diferencias, emprender, colaborar. Para ello, los proyectos, los trabajos colaborativos y la educación comprensiva son esenciales.

Mis principales preocupaciones se centran en mi formación sobre las nuevas aplicaciones y nuevas tecnologías aplicadas a la educación, ya que existen algunas novedades con las que me gustaría estar familiarizada y utilizarlas en clase.

Un ciudadano culto y autónomo en la Sociedad Digital es, para mí, una persona que es capaz de desenvolverse con eficacia en la Sociedad de la Información. No quiere decir que lo sepa todo sobre la tecnología, ni que maneje al 100% todos los recursos que la red nos ofrece. Pero si que sepa resolver los problemas y retos que se le presentan.

El modelo más apropiado de educación para que este tipo de ciudadanía sea la mayoritaria, creo que pasa por un modelo de aprendizaje que parta de la persona y de sus capacidades reales presentándole retos asequibles y motivantes en cada etapa.

Esto me genera dudas ya que nosotras y nosotros hemos sido educados en un sistema que no tiene nada que ver y ni nuestra cabeza, ni la institución escolar están preparadas para un cambio tan radical. Por ello creo que es necesario motivar al profesorado, ponérselo fácil y acompañarlo en ese cambio. La administración debe cuidar y dar muchas pistas y facilidades para ir haciendo ese cambio.

Saludos, comunidad.

Llegando el fin de semana y prestos a disfrutar del mismo, os ofrecemos un interesante slide sobre la conferencia que Linda Castañeda impartió esta primavera en ScolaTIC 2015, bajo el sugerente título de " ¿Competencia Digital Docente o Competencia Docente en un mundo digitalizado?"

Para los que dispongáis de más tiempo, aquí está igualmente el vídeo de su ponencia (es un montaje que nos parece magnífico)

Buen fin de semana. Y no os olvidéis de seguir interactuando que es lo que más nos ayuda a construir comunidad :-)

Ser ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital significa, a mi entender, saber seleccionar información adecuadamente, adaptarse a los cambios que se suceden de forma vertiginosa, ser crítico con las tecnologías, saber hacer buenas preguntas y buscar respuestas a esas preguntas. Por otra parte, también es necesaria una competencia en cuanto al trabajo en forma colaborativa, por proyectos que den solución a problemas reales y un manejo adecuado de las redes sociales.

imatge de Reyes Lobo Moreno

Opino que ser un ciudadano culto en la SD, implica tener el conocimiento y la capacidad suficiente para trabajar utilizando recursos digitales, extrapolándolos y sacándoles partido día a día y, a su vez ser capaces de renovar y aprender porque todo lo digital evoluciona a gran velocidad y la cantidad de recursos y posibilidades que existen es muy extensa.

Desde mi punto vista un ciudadano culto y autónomo es aquel que utiliza las TIC cumpliendo los siguientes requisitos:

Saber manejar las diferentes herramientas básicas de TIC y tener la capacidad de adaptarse a las novedades que que aparecen constantemente
Ser capaz de seleccionar que información de la red que es veraz y útil para un fin determinado
Elegir la herramienta más idónea según el problema que se desee resolver
Uso correcto de las redes sociales, no sustituir la vida social por la vida en las redes
Tener conocimiento de la perdida de privacidad cada vez que publicamos o introducimos información en la red
Si se desea publicar información en la red tener la capacidad de generar información útil, correcta y con el formato más adecuado según su finalidad

imatge de Angel Camoira Ouro

En esta sociedad cambiante, el ciudadano culto no es sólo quien sabe mucho, sino quién está preparado para adquirir nuevos conocimientos y habilidades utilizando los recursos de que dispone y si no dispone de ellos, saberlos buscar. La palabra clave es “adaptación”.

imatge de Guillermo Correa

¿Qué significa ser un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital?
Ser un ciudadano en la sociedad digital, es ser ciudadano en dependencia de otros, con otros y para otros. Un ciudadano colectivo. Un ciudadano dispuesto a dar más que a recibir. Por lo tanto, no encuentro adecuadas las palabras culto y autónomo, porque entiendo que “culto”, aquel dotado de conocimientos, y creo que, desde éste enfoque está planteado, refuerza el ser individual y lo reafirma la palabra autónomo, alimentando la línea de pensamiento sobre un ciudadano desde su individualidad y para su individualidad.
La sociedad actual, la sociedad digital, requiere de un colectivo de ciudadanos, no un colectivo de individuos “cultos y autónomos”. El colectivo es el dotado de diferentes conocimientos, donde participan, interactúan, colaboran, construyen, comparten diferentes ciudadanos. Entendemos al “Ciudadano” como miembro de una colectividad que lo reconoce, mientras que “individuo” es independiente de las demás, es decir, “culto y autónomo” reconocen más al individuo que al colectivo.
La sociedad digital, ha transformado los vínculos sociales, políticos y económicos hacia la colectividad. Implica desarrollar más la capacidad interpersonal que intrapersonal. Un ciudadano flexible a la constante interacción, para lograr el avance colectivo. Es imperioso construir ciudadanía desde la ciudadanía, con la ciudadanía y para la ciudadanía.

Hola a todos, vaya desde aquí mi saludo personal a Mª Jesús García San Martín con la que tuve el enorme placer de colaborar y trabajar, y ahora desde este foro nos volvemos a ver. Un cariñoso saludo Mª Jesús y a todo tu equipo.
Comencemos por responder a la primera cuestión que aparece. Ser un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital es ser capaz de manejar herramientas digitales para su uso personal además de para poder hacer gestiones, aprender de forma autónoma, dentro de un marco seguro que el mismo ciudadano es capaz de diseñar.
El modelo educativo más apropiado para la formación de este tipo de ciudadanía debe estar basado en la posibilidad de enseñar herramientas digitales desde temprana edad.
Me pregunto si el modelo actual da o podrá facilitar a los ciudadanos del presente herramientas del mañana...

¿Ciudadano culto? Muchos dirían que podría ser un concursante de SABER Y GANAR. Pero creo que un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital tiene mucho que ver con los procesos de EMPODERAMIENTO, concepto muy usado últimamente y que tiene su origen en el planteamiento pedagógico de Freire. El empoderamiento entendido, eso sí, como un proceso individual para ser más autónomo y autosuficiente, y añadiendo la dimensión participativa y colectiva que conlleva una transformación. En fin, para mí eso sería la base de un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital, una persona capaz de llegar al conocimiento aprovechando las herramientas y posibilidades digitales de participación, compartición, publicación... y a través de un espíritu crítico que le ayude a seleccionar y no engullir los conocimientos para transformar la sociedad.
El modelo para la formación de esta ciudadanía se escapa en mi entender del modelo memorístico, basado en contenidos, rígido, magistral, individualista y dirigido. Apuesto por un modelo basado en aprender a aprender, reflexivo y autónomo del propio aprendizaje.
Personalmente me siento lleno de dudas, con ganas de cambio, haciendo pequeños pasos... pero me pregunto cómo llegar a implementar los cambios sin morir en el intento. Solo es imposible. S.O.S. amigos

imatge de Lucía Alvarez

Hola. Un debate muy interesante. He leído algunas impresiones y estoy de acuerdo con muchas de ellas.
Para mi una persona culta y autónoma en la sociedad digital es aquella que conoce cómo utilizar los diferentes medios y herramientas de comunicación e información que la sociedad digital nos ofrece. Esa persona tiene que conocer también cómo formarse utilizar esos medios en su trabajo y en su día a día. Todo ello unido a un sentido crítico de las propias herramientas.
En cuanto al modelo educativo más adecuado, creo que es fundamental que se utilicen los medios digitales para ampliar el acceso a la información y la formación. Lo digital no puede ser un fin en si mismo, sino una ayuda para preparar ciudadanos cultos y autónomos. Las metodologías deben buscar el conocimiento práctico, real, duradero y constante.
Las preguntas que me surgen vienen motivadas por la brecha digital que se está produciendo y que cada vez es mayor debido al rápido desarrollo de las TIC-TAC y la lenta introducción en muchos casos de estas tecnologías en los centros escolares.
Un saludo

Entre los muchos comentarios publicados hasta ahora he visto que la mayoría entiende el grado de cultura de un ciudadano en la SD en función de sus habilidades para desenvolverse con herramientas digitales. Se ha apuntado que sería aquel que no se pierde en mitad del enorme mar de información existente, e incluso aquel que evita riesgos respecto a su privacidad y datos sensibles. Yo voy un poco más allá, porque creo que el ciudadano culto es también aquel que usa la tecnología con moderación y que no cae en las nuevas formas de adicción. Todos conocemos casos de alumnos que usan las TIC a la perfección pero que al mismo tiempo tienen la necesidad psicológica de tener el móvil en la mano esperando que le llegue un mensaje de alguien.
El modelo educativo tiene que incorporar las TIC como un vehículo de trabajo dinámico adaptable a las capacidades de cada alumno, pero al mismo tiempo ha de educar en el manejo sano de estas tecnologías para evitar los fuertes problemas de dependencia que todos sabemos que se están gestando en muchos jóvenes.

Para mi entender, un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital es aquel que es capaz de desenvolverse con soltura o habilidad en las nuevas aplicaciones digitales que existen y se generan continuamente. Es aquel que es capaz de salir de la llamada "zona de confort" y no duda en probar/experimentar hasta darse cuenta de que sabe hacer.
Considero además que un este ciudadano culto en la sociedad digital, posteriormente además debe saber conjugar su labor docente y entrelazar contenidos con sus conocimientos digitales para crear actividades/recursos que resulten atractivos para sus alumnos. No hay que perder de vista que los alumnos de este siglo son alumnos que han nacido en la era digital. No tengo la certeza de que el rendimiento sea mayor pero si que debemos estar acorde con el tiempo en que vivimos.
Me pregunto como evolucionará todo esto, la educación en contenidos con el uso de competencia digital, ya que el paralelismo que existe tiene un desfase en muchos casos demasiado evidente.

imatge de David Ruiz Moreno

Puedo observar y leer un gran número de aportaciones muy interesantes y acertadas que, a estas alturas, poco margen deja para poder aportar algo novedoso o distintos respecto a lo ya comentado.

Señalar que el ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital encarna una serie de conocimientos, pero sobre todo competencias que le dotan de las habilidades necesarias para su desenvolvimiento con las tecnologías de la información y la comunicación. Y que además, le permiten aportar un pensamiento crítico y autónomo a los datos recavados a través de las diversas fuentes disponibles, sea esta digitales o no.
Como docente en activo considero que el entorno educativo más propicio para conseguir esto difiere netamente del actual, anclado todavía en un modelo industrial del siglo XX de retención de datos y repetición a través de "exámenes". La teoría está clara, se precisa de un modelo más proactivo. La energía existe, somos muchos los docentes que nos formamos y preparamos para este cambio. Sin embargo no se percibe en las instituciones un compromiso real con un modelo educativo adecuado a estos objetivos y sobre todo, sostenible en el tiempo más allá una o dos legislaturas.
Me ha parecido muy interesante la aportaciones de varios compañeros entorno a lo que nos cuestionamos. Que son aquellos peligros y ventanas de incertidumbre que abren este nuevo ecosistema digital. Nuestra sobreexposición a terceros y a compañías. La intromisión en nuestra privacidad. Laboralmente me planteo el papel del profesorado.

Hola a todos,

estoy prácticamente de acuerdo con todos vosotros, y voy a tratar de dejar mis impresiones acerca del tema tratado.
Para mí, un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital es aquel que posee una actitud proactiva hacia la adquisición de conocimientos y experiencias y que para tal propósito hace un uso eficiente de las herramientas que esta sociedad "digital" pone a su disposición y, al mismo tiempo, comparte conocimientos y experiencias con el resto de la sociedad "digital". Los centros educativos tienen un papel protagonista en este proceso, han de alentar esta actitud con el fin de que los alumnos adquieran esta y todas las competencias necesarias para desenvolverse en la sociedad, digital o no. Pero, ¿están los centros educativos preparados?

Un saludo.

Hola a todos, mi opinión sobre lo que es un ciudadano culto y autónomo en la SD se asemejaría a la persona que posee conocimientos digitales, sabe cómo utilizarlos y los utiliza para gestionar mejor, ya sea personalmente o en grupo, los cambios que se producen en los entornos digitales donde trabaja o se relaciona.
Sobre cuál es el modelo educativo más adecuado, diría que es aquel que consigue que sus alumnos adquieran todo tipo de habilidades y competencias, tanto las digitales como todas las demás, en un entorno colaborativo y creativo.

Buenas tardes, no queda mucho más que añadir. Para mi seria una persona que conoce y domina las nuevas tecnologías, sabe desenvolverse en ellas, resuelve problemas prácticos, busca información y la comparte de manera cooperativa, puede crear contenidos innovadores, todo ello de manera segura y respetuosa con los demás, mediante un pensamiento critico y bien formado. Como profesionales de la educación sencillamente es nuestra responsabilidad formar a los alumnos para esta nueva era, siempre a través de una metodología activa donde el alumno aprenda creando sus propios conocimientos.

imatge de Belén San Nicolás

Gracias Josefina, Alejandra, Azucena, Ricard por vuestras aportaciones,

Aunque ciertamente las palabras "culto y autónomo" tienen significado por si mismas si tenemos en cuenta el contexto digital en el que nos encontramos, como ciudadano debemos saber desenvolvernos articulando una serie de competencias básicas.

¿cuáles son estas competencias? ¿la escuela actual las está desarrollando?

Felicitaciones por vuestras aportaciones que nos ayudan a todos a aprender.

Saludos
Belén

Buenas tardes, no queda mucho más que añadir. Para mi seria una persona que conoce y domina las nuevas tecnologías, sabe desenvolverse en ellas, resuelve problemas prácticos, busca información y la comparte de manera cooperativa, puede crear contenidos innovadores, todo ello de manera segura y respetuosa con los demás, mediante un pensamiento critico y bien formado. Como profesionales de la educación sencillamente es nuestra responsabilidad formar a los alumnos para esta nueva era, siempre a través de una metodología activa donde el alumno aprenda creando sus propios conocimientos.

Ser un ciudadano culto refiere por las personas que respetan la individualidad de cada quien que le rodea, además de ser conciente de sus actos y el ser autónomo en la sociedad digital va de la mano con el ser independiente y por decisión propia de las herramientas tecnológicas y aplicaciones que quiera aplicar para comunicarse en el entorno digital.
Considero que el modelo educativo más apropiado para la formación de este tipo de ciudadano es el de aprender-haciendo, en donde exista un ganar-ganar, yo aprendo, yo aplico, yo puedo tener creatividad, yo puedo opinar, yo me involucro, de esta forma, la persona siente la libertad de expresión, de aportar y dar a conocer sus conocimientos, de forjar sus propias competencias que le harán ser un mejor ciudadano digital.

Buenos días.
Me parece que ya las palabras culto y autónomo tienen significado suficiente. Tanto en nuestra actual "sociedad digital" como en cualquier otra sociedad, entorno, "ecosistema". Conocimiento e independencia, aprendizaje activo, constante duda y constante construcción de preguntas para resolver.

Ser un ciudadano culto y autónomo en nuestra sociedad es aquel que sabe desenvolverse en la vida cotidiana, resolver problemas, buscar soluciones con todo tipo de herramientas digitales (cajeros, tablets, teléfonos, ordenadores...).
No debemos tener un modelo educativo propio para que los alumnos sepan desenvolverse en esta era digital, ya que desde pequeños han ido creciendo con ella y deberíamos tener incorporado en nuestro sistema educativo todas estas herramientas. Todas las áreas han de estar digitalizadas, ya que la sociedad está creciendo con la tecnología.
¿Quien es el profesor? Actualmente todos aprendemos: profesores de alumnos, alumnos de profesores.

Buenos días, comunidad

Estamos encantados con vuestra claridad de ideas y con las buenas preguntas que hacéis. Hay que abrazar la incertidumbre y las dudas para encontrar las soluciones que nuestro alumnado demanda, y transitar hacia el futuro por caminos alternativos.

En este punto, os lanzamos algunas cuestiones más para que sigamos indagando:

¿La alfabetización digital está debidamente considerada en la escuela?
¿La sociedad digital plantea nuevos modelos de clase entre l@s ciudadan@s?
¿Cómo puede contribuir la escuela a luchar contra la desigualdad a través del uso de la tecnología en las clases?
¿Ayuda la tecnología, efectivamente, a que l@s ciudadan@s podamos expresar nuestras opiniones o, simplemente, las diluye en el torrente continuo de información?

Adelante, comunidad :-)

imatge de Carmen Gómez

#CDigital_INTEF
¿Qué es un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital? La verdad es que no tengo mucho que añadir a todo lo anteriormente expuesto por otros participantes..... es aquel ciudadano competente ny totalmente alfabetizado difitalmente, que dispone de las habilidades básicas para desenvolverse con soltura en este mundo TIC globalizado, siendo también consciente de los riesgos... Por tanto el modelo educativo que sustente esta sociedad"líquida" y cambiante habrá de ser uno que fomente la autonomía y el pensamiento crítico, dotando al alumno de todas las hewrramientas necsarias para un aprendizaje "a lo largo de su vida"..... Lo que me pregunto es... ¿estaremos los profesores lo suficientemente formados y a la altura de un reto semejante? ¿Qué resursos va a destinar la administración?

Pàgines

Enseñar y evaluar la competencia digital

sdsdsd
326 Recursos
271 Membres
Administradors
  • Clara Cobos Jurado
  • David Álvarez
  • María Jesús García  San Martín
  • Miguel Barrera Lyx
  • Aprende INTEF
  • José María Muñoz Rosa
  • Azahara García Peralta
  • Jesús Santos Cuesta
Comunitat pública